Poemas

I

Mira, voltea, sacude las sombras que arremeten a tu alrededor,
Escúpelas, espántalas con los brazos, con las piernas, con los labios.

Voltea, diles que las rechazas, que vas más lejos,
Que el dolor no es tan poderoso, que no entrará hasta el final,
Que hay un resquicio que continuará iluminado.

II

No puedo más que aceptar las sombras
Que como terribles olas negras del mar
Me empujan contra las piedras
Dejando mi cuerpo sangrante
Al pie del precipicio.

Me muerdo las uñas
Soñando con cosas bellas
Las sombras esperan que despierte
Para rasgarme otra vez el alma.

III

Hay de todos los colores pero no de todos los tamaños,
Todas son pequeñas, lo cual es paradójico porque encierran grandes beneficios
Hay azules, verdes, rojas, blancas, amarillas, y también bicolores
Azul con blanco, rojo con amarillo, verde con crema,
Antes eran carísimas pero ahora han bajado de precio,
Las puedo conseguir en cualquier lado sin receta, ya me conocen
Antes, hace muchos años, una eternidad, creía que no había solución,
Ahora, la solución la tienen ellas, me revuelven el cerebro y me lo dejan tranquilo,
Ya no jodas, le dicen, apenas logro pasar una con mi taza de café,
Aliviando el desasosiego, el gran peso del alma, la amargura de vivir.

Son pequeñas, pero qué grandes a la vez, qué maravillosas,
Encapsulan la desesperación, reprimen la pesadumbre diurna,
La someten a 24 horas de calma, atrapan la desdicha
En una porción insondable de mi mente, no la dejan escapar,
Para continuar viviendo, para atender a mi hija, para amarla como debo amarla,
Para leer todos los libros que quiero leer, para seguir soñando con la felicidad.

IV

Te imagino grande, corriendo, no sé por qué
Te imagino hombre, sonriente, veloz
Serían seis o siete años no sé
Escucharía tus palabras de amor en mis oídos
Recordaría sentada en las aulas,
Tu llanto, tu mirada, tus gestos
Te llamaría suavemente por tu nombre
Te hubiese cantado canciones llenas de ternura
Te hubiese tendido en la cama agotado y feliz
Te hubiese visto leyendo libros, escribiendo poemas
Rompiendo en ira, sacando tus fantasmas
Te hubiese amado tanto
Que me hubiese aferrado a la muerte
Sólo para verte una vez en mis sueños.

V

En mi mente secreta
Tengo una mentira secreta
Al despertar está ahí mirándome
Se mueve como un trompo por el dormitorio
Se pasea luego ligeramente entre los muebles.

Me mantiene viva y me llena de desesperación
Me obliga a callar y a mentir por ella
Soy capaz de engañar mil veces por ella
Soy capaz de matar y morir mil veces por ella.

En mi mente secreta
Vivirá por siempre esta secreta mentira
Pasarán los años y seguirá conmigo
Al principio me perseguía sin descanso
Ahora yo voy tras ella
Sé que sin ella mi vida no sería igual.

Anuncios