Gracias

Sé lo que es el amor, me enamoré un par de veces, las dos veces me trataron como a trapeador, pero yo hice lo mismo con gente que ni recuerdo. Sólo recuerdo a los que me lastimaron, y eso se llama egoísmo del más puro. Pero así es el ser humano. Por eso es bueno, a veces, no amar, no sentir, no pensar. Tranquilidad duradera. Pensamientos claros y razonables. Soledad de la buena, y de la mala también. No tengo por quién llorar en el día. No tengo por quién embriagarme en la noche. Busco constantemente miradas que me perturben. Sonrisas que me digan más de lo que dicen unos simples dientes blancos. Manos que al contacto me estremezcan. Nadie llora por mí. Lloro por cualquier cosa menos por el amor. Lamento los caminos vacíos en las noches, los carros llenos de borrachos, la mejilla en la ventana viendo a la poca gente que queda en las calles pasar. Lamento el dolor de pies, el mareo de la embriaguez, la resaca del día siguiente. Lamento derramar una lágrima cada vez que me despido. Lamento que no pase nada y que pase todo a la vez. Detesto la soledad, pero creo que ella es la única que me ama.

El que sigue es un poema de Wislawa Szymborska (el que más me gusta):

Agradecimiento

Mucho debo
a quienes no amo.

El alivio al enterarme
que intiman con otros.

La alegría de no ser
el lobo de sus corderos.

En paz estoy con ellos,
y en libertad,
dos cosas que el amor no puede dar
ni sabe tomar.

No les espero,
yendo y viniendo de la puerta a la ventana.
Con la paciencia
de un reloj de sol,
comprendo lo que el amor no comprende,
perdono
lo que el amor jamás perdonaría.

Entre una carta y una cita
no transcurre la eternidad
sino sólo días o semanas.
Los viajes son siempre perfectos a su lado,
los conciertos se escuchan,
las catedrales se visitan
y los paisajes se contemplan.

Y cuando siete montes y ríos
nos separan,
son montes y ríos
señalados en el mapa.

Suyo es el mérito
de poder yo vivir en tres dimensiones,
de un espacio no lírico y no retórico,
frente a un horizonte movedizo y, por tanto, real.

Ignoran
cuánto me entregan sus manos vacías.

“Nada les debo”,
diría el amor
acerca de tan discutible cuestión.

Anuncios

4 comments

  1. Carolina · enero 27, 2008

    Pase de nuevo a verte, me impresionan tus palabras, te cuento que agregue tu blog a mi space y deseo agregarlo a mi blog, si me lo permites, ya que considero importante compartir tan buenas lineas. Te envio un abrazo.

  2. exploradoralunar · enero 28, 2008

    Hola Carolina, qué amable de tu parte agregarme a tu space, puedes poner mi blog en donde quieras. Un abrazo para ti también.

  3. mariela · enero 28, 2008

    Yo no sé de pájaros,
    no conozco la historia del fuego.
    Pero creo que mi soledad debería tener alas

    pizarnik.

  4. exploradoralunar · enero 28, 2008

    yo también adoro a esa argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s