La depilación

Al salir del clóset (?) tenía muchas dudas sobre qué debía hacer cuando saliera con una chica. Por ejemplo: ¿quién invita?, ¿ella o yo?, ¿quién se supone que debe tomar la iniciativa?, ¿quién debe dar el primer beso?, ¿debía depilarme?

La última era la que más me preocupaba. Creo que a la mayoría de hombres no les importa los vellos púbicos de las mujeres, creo que a la mayoría les gusta, pero a mí no me gustan, y menos verlos en otra mujer, creo que sería insoportable, aunque quizás tendría que acostumbrarme.

Le pregunté a varias chicas, todas me dijeron que debía depilarme. Entonces me decidí a depilarme, compré uno de esos afeitadores que se consiguen en todas partes, fui a la ducha, me eché bastante jabón y comencé a depilarme. Me daban un poco de pena los pobres pelitos cayendo, pero sentía que esto era como una especie de ritual, dejaba atrás mi heterosexualidad y comenzaba mi homosexualidad, y ese debía ser el primer paso, además yo pensaba que iba a ser rápido este asunto de acostarme con alguien, y quería estar preparada (ya sabrán que me equivoqué rotundamente).

Terminé, por fin estaba libre de todo ese vello, estaba lista para acostarme con quien quisiera acostarse conmigo. Pero no pasaba nada en semanas, lo vellos crecen y cuando crecen pican (que alguien me dé una mejor manera de depilarme por favor, es la primera vez que lo hago y creo que debe haber mejores formas).

Así que voy a dejar que crezcan y ya habrá oportunidad de depilarme alguna otra vez, cuando realmente lo haga con alguien. Ojalá que esa persona me enseñe cómo se hace.

Anuncios

Mi problema con las mujeres

Me han aconsejado que no desespere, que tenga paciencia, que vaya lentamente, que no me ilusione y muchas cosas más. Y creo que tienen razón. Cuando salgo con alguna chica creo que es la mujer de mi vida, y no es así, y en el fondo yo sé que no es así, pero que ganas de joderme la vida pensando lo contrario.

 

Le pregunto al papá de mi hija por qué las cosas no me funcionan. Él se ríe. Imagínate que un hombre venga y te diga que quiere acostarse contigo, ¿qué le responderías?. Que no. Pues lo mismo pasa con las mujeres. Pero yo no le digo a nadie que se acueste conmigo, le respondo. Ya lo sé, pero lo has puesto en tu blog y las chicas creen que eres, no sé, una mujeriega, superficial pero sobretodo que estás más loca que una cabra. Si, ya lo sé. Además, es difícil conquistar a una mujer, no sabes lo que sufrí para conquistarte, demoré años, y tú crees que  en una semana ya vas a tener novia y una relación que te va a satisfacer, complementar y durar toda la vida, y no es así.

 

Yo lo escucho, él debe saber algo de mujeres, me imagino. Me gusta conversar con él. No me odia por haberlo dejado y ser lesbiana. Creo que hasta me comprende y le doy un poco de lástima. Tiene un poco de temor que sus padres se enteren de lo que está pasando. Frente a ellos actuamos como la pareja perfecta. Con sus amigos es igual. Él me presenta como su esposa y yo le doy besitos a todo el mundo, nos abrazamos, y cuando termina todo nos vamos de la mano. Somos amigos y lo adoro, pero todo el camino lo único que hago es pensar en mujeres. Y él no sé en qué pensará.

 

Termina el contacto social y termina nuestro contacto táctil. Nos convertimos nuevamente en los mejores amigos del mundo, al que le cuento mis frustraciones, y mis malos desempeños en esto de ser lesbiana. Él sonríe y trata de aconsejarme, escucharme, y no importarle. Espero con todo el corazón que no sufra, que no le importe, que no tenga esperanzas de que algún día volveré con él. Deseo con todo el corazón que me olvide y me saque de su corazón. Que acepte que seremos solo amigos y nada más, que asimile la situación y no lastimarlo. Que encuentre una mujer que lo quiera y que sea el hombre más feliz del mundo. Siempre estaremos unidos así no queramos, tenemos una hija a la que adoramos, pero las cosas han cambiado y él cree que todo es una simple fase, una etapa graciosa y medio loca de mi vida. Un desliz, simple curiosidad y ganas de joderlo. Pero no es así. Imagino un futuro con una mujer, no con un hombre. Un futuro con la mujer de mi vida. Un futuro en el cuál el no será la parte central de mi vida.