Amor mutante

Frenéticas. Apenas se veían faltaba poco para que se desnudaran en medio de la calle. La búsqueda de un lugar donde estar solas era imperiosa. Era simplemente de vida o muerte. Las dos, sin nadie alrededor, sin miradas ajenas, sin alientos extraños. Se necesitaban demasiado para estar pensando en perder el tiempo. Se buscaban intensamente, con roces en el auto, con leves toques en las calles, sintiendo el éxtasis apenas sus pieles chocaban por pocos segundos. Imaginando lo que harían posteriormente. Derritiéndose con los estremecimientos de sus cuerpos. Porque a pesar del silencio que debía dominarlas rodeadas por la gente, sus cuerpos tenían vida propia. Su propio ritmo respiratorio, su sudoración alterna, sus movimientos espasmódicos incontrolables a la voluntad. Poseídas por el deseo, dejaban que sus cuerpos cobren vida en cualquier calle, mientras ellas solo podían mirarse sonriendo y luchando por contenerse ante las llamaradas crecientes de la pasión, de esa necesidad animal que consistía en devorarse mutuamente. En desear estar metida en el cuerpo de la otra. En busca de su olor en cada respiración, en cada suspiro, en cada gemido. En apropiarse de una vida ajena por unos minutos. Ser de la otra. Completamente. Intensamente. Urgentemente.

Lola te quedaste sola
Lola se te fue tu amor

PD: ¿Se nota que no tengo nada que hacer en el trabajo? Y todavía hago horas extras, ja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s