El hogar es un lugar en la mente

Se siente raro esto de llegar a una casa que no es la mía. Saber que abriré la puerta y mi hija no vendrá corriendo a decirme: mamá, qué me has traído. Y yo le daría cualquier dulce que habría comprado en la calle pensando en ella y en su alegría tan primaria, tan básica y natural. Tan niña.

Pues no, ahora nadie sale a recibirme, ya no escucho esos pasitos pequeñitos y saltarines ni esa sonrisa juguetona. Solo me espera acostumbrarme, simplemente no hay otra alternativa. Acostumbrarse, adaptarse, adecuarse. ¿Por qué todas comienzan con “a”? Es la primera letra, es como comenzar de nuevo todo, aprender el abecedario de la vida. Un abecedario silencioso, oculto, instintivo. Un abecedario que solo la soledad puede enseñarte. Y del que uno, si aprende, saldrá con galones. Terminaré como capitán de mi soledad, al mando de mis sentimientos. Al margen de las pasiones. O simplemente en las redes de la locura.

Desde hoy solo espero aprender a vivir conmigo, con mis pesadillas, con mis miedos, y extrañando pero sabiendo que es lo correcto, que es lo necesario, que es vital apartarme y dejar, y escapar y saltar, y alejarme y no voltear.

Quiero que Cami termine el colegio para comenzar una vida juntas, las dos, si ella quiere, si es su decisión, si está dentro de sus deseos. Solo faltan cinco meses. Resistiré. Por ella. Por mí. Por las dos.

PD: Pero esta es la última eh, no crean que estoy a un paso del suicidio, es mi último post melancólico (por lo menos en dos semanas). Ahora estoy decidida a ser una chica L word, o sea, cínica, andrógina y bipolar, pero también guapa, pendeja y exitosa. Seeeeeeee.

PD2: Lo más seguro es que me quede chateando en mi casa (soy bien monse).

PD3: Me muero por llamarla o escribirle diciéndole que la extraño, pero me aguanto, tengo que ser fuerte. Fuerza de voluntad, fucking explotadora. Un par de cachetadas. Dos patadas (solo dos) en mi suave trasero. Y a seguir jodiendo.

PD4: El día que nevó en el Sahara, 18 de febrero de 1979.

Anuncios

2 comments

  1. rayita · agosto 4, 2008

    Interesante dato lo del sahara. Llegaste a conseguir compañera para lo de tu cuarto? imagino q si porque hace ya unos dias q mencionaste eso, pero recien estoy recuperando mi lectura habitual de tu blog, normalmente lo leo todos los dias desde que me dijiste q tenias uno (de alguna forma se ha vuelto mi libro favorito, se que no es un libro pero siempre lo considere asi nose porque) pero por haber estado d viaje deje d leerlo, en fin ya estoy llegando al 4 de agosto aunque mis ojos me han empezado a leer por haber perdido mis anteojos. Cuidate, no lo digo porque si, en serio cuidate, un abrazo imaginario, bye.

  2. exploradoralunar · agosto 5, 2008

    Hola Rayita, qué agradable saber que aún me lees, porque tú fuiste una de las primeras chicas con las que hablé y la primera en chotearme cuando te invité a salir, de ahí puedes creer que ya no invité a nadie jajaja, me quedé traumada, ahora espero que me inviten o en el msn que me saluden. Casi no hago el menor intento por entablar una conversación, para mí es algo complicado aún.
    Si, ya tengo con quien compartir el cuarto, pago 200 soles pero es como ir 4 veces a un hotel, la verdad se ahorra más y es más chévere no tener que irte antes de las 12.
    Lo de “mi libro favorito” me ha dejado apabullada, la sonrisa que tengo en el rostro no se me borrará en días. Y eso es bueno porque no tenía muchas ganas de sonreír últimamente.
    Gracias por tus palabras. Me cuidaré, no te preocupes. Un abrazote para ti también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s