Cartas de amor cuando ya no hay amor

Hoy te escribo esta carta porque siempre te quejabas de que nunca te enviaba cartas de amor.

Querida B:

Tan pronto yo te vi no pude descubrir, el amor a primera vista no funciona en mí.

Cuando te conocí no me gustaste nadita (me refiero a románticamente), primero porque yo estaba en otra y mi idea en ese momento no era ligar con nadie, sino desligarme de todo (y de todas), entonces, normal nomás, nada de hacerme la linda o misteriosa para agradarte, o esponjarme como malagua si me hubieras gustado un montón. Por suerte no pasó nada de eso y me conociste tal y como soy, o sea, sin máscaras ni artificios. Claro que yo no te conocí tal y como eras, porque podemos tratar de ser 100% sinceras, pero según tú yo si te gusté a la primera así que en esas situaciones no somos tan verdaderas.

Ibas y venías y yo imaginaba que serías una chica más de las que conozco siempre por ahí. Una más. Pero a veces la insistencia de las amigas surte efecto. Y Cupido sí que jodía. Así que para que deje de joder porque ya se quería ir le dimos gusto, y nos besamos. Y tampoco fue del otro mundo (hasta podría decir que fue medio del inframundo). Pero al rato me emborraché y mis actos (y por suerte mi memoria) dejaron de ser reprimidos por mi “superyó” y comenzó a funcionar mi “ello” (ese conch, fucking Freud). Y pasó lo que tenía que pasar cuando nadie me reprime. Y a pesar de eso tampoco me gustaste. De eso fue testigo Cupido los días posteriores.

Nos conocimos sin saber que un cigarrilo y un café serían excusa para el tiempo de las dos. Voy a salir a caminar y aunque es muy grande la ciudad yo presiento que nos vamos a encontrar.

Nos volvimos a ver después de un mes porque siempre ocurría algo que no permitía que nos encontráramos, quedamos un sábado para almorzar juntas y no se pudo, luego otro sábado para ir a la casa en donde vivías con tus amigas, pero tampoco se pudo, la última ni me acuerdo por qué no se pudo, pero al mes nos volvimos a encontrar en el Twin. Conversamos, me refrescaste un poco la memoria, y pucha tampoco me gustabas tanto como para ser algo más que amigas. Salimos y junto a aquel arbolito me besaste, pero estábamos casi en medio de la pista, mucho roche, así que caminamos un poco más y comenzamos otra vez, ahí fue cuando se acercó la policía a pedirnos documentos. Y te palteaste.

Creo que antes ya habíamos acordado en ser amantes. Me mandabas mensaje tras mensaje, cada uno más largo que el otro, y yo te contestaba con otros mensajes cada uno más corto que el otro. No sabía que esa sería la primera de las cosas que no me gustaban pero que terminarían gustándome y cambiando las cosas. Pero no era que no me gustaran realmente, sino que me sorprendían por extrañas: tus terribles bromas, que yo como idiota creía; el sonido que hacías cuando torturabas a Fito, pensé que solo lo hacías con él, pero creo que lo haces con perros y niños por igual; tus incansables “cómo se llama” que quizás nunca dejes de decir; esa frase que decías cuando ya estabas a punto y que ya no quieres decir; tus mensajes preguntando cómo había amanecido sabiendo que no había otra que abriendo los ojos; tus continuos “amor” por acá y “amor” por allá, haciéndome creer que realmente era tu amor. ¡¡¡¡No me vuelvan a decir amor si no me aman!!!!! Ajo, are, erda.

En el transcurso de la amanticidad y de nuestros locos encuentros, porque todos terminaban en el telo, fue mi cumpleaños y la pasaste conmigo, y fue uno de los cumpleaños más bonitos que he pasado, no importa que el telo era una porquería y después te diera alergia, estuve contigo y eso era suficiente, y demasiado. Nos dimos una vuelta por el Mhol, conocí a tus “papás” y en todo ese poquito tiempo la pasé de rechupete.

Bueno, como amantes duramos más que como pareja (y qué raro, con mi exex también la primera vez estuvimos un día y luego un mes, y contigo lo mismo, esto ya es el colmo).

Tú tenías un pasado que no podías dejar atrás por miles de razones desconocidas para mí (y lo del pasado se vuelve a repetir, es el colmo).

Y yo no podía hacer nada contra eso. Claro, solo darme cuenta de que no me gustaba y que yo no “ERA” pues. Y eso es fácil de deducir. Cuando alguien es, “ES”, y no hay ninguna duda al respecto, todo queda atrás, todo comienza de nuevo. Pues no pasó eso. Debí sospecharlo desde un principio. Pipipipipipi.

Entonces, terminamos a menos de 24 horas de comenzar. Luego, volvimos, yo quería hacerlo como amantes porque eso de pareja es muy complicado, pero ya no quisiste. O pareja o nada. Y acepté, pero las cosas ya estaban más claras, nada de quejas, y si el producto llegaba en mal estado no había lugar a reclamos ni devoluciones. Tenía que aceptarte toditita como eras. Y eso estaba bien para mí.

El tiempo que pasó resultó aún mejor, nos conocíamos de antes y sabíamos lo que queríamos las dos.

Luego había que realizar una “reingeniería” al blog. Cambiar la B por una L porque tu ex estaba más L que tú. ¡Qué L! hasta me dio miedo. Y para evitar posibles reacciones Ls de tu ex L, pues te puse L, aunque tú no estás tan L, es más, para mí eres todo lo contrario a una L que he conocido, porque he conocido bien Ls ah.

De ahí a ser felices.

Al amanecer tu imagen se va misteriosa mujer, dejaste en mí lujuria total, hermosa y sensual.
Tu presencia marcó en mi vida el amor… lo sé, es difícil pensar en vivir ya sin ti.

Pues no. El destino que nos demuestra que los ricos también lloran se cruzó otra vez en nuestro camino. Renunciaste a tu trabajo y te fuiste a cuatro horas o ¿cinco? de mí, y nuestra relación se volvió medio internesca. Pero igual logramos vernos tres veces, las tres semanas que duramos, haciendo esos cálculos que hacen los técnicos de jútvol peruano, matemáticamente teníamos posibilidades. Tú viniste dos veces y yo fui una.

Voy a tu casa, hoy quiero estar contigo, es mi tiempo, es la primera vez, nada tenía hasta hoy sentido, quizá mañana tampoco lo tendrá.

Así que conocí el lugar en donde correteaste de pequeña, en donde pasaste los momentos más felices y más tristes de tu vida, ese sitio que ha marcado con fuego tu existencia, que ya está debajo de tu piel con sus temblores y sus paracas, y sus cebiches y sus playas, y tu hija y tus recuerdos.

La siguiente ibas a venir tú a la capital para celebrar tu cumpleaños que es hoy. Seguiré esperando.

Tú que fuiste entonces la costa que se aleja, ahondaste en el poniente tu luz definitiva.
Yo me adentraba con tu nombre a la deriva, ahora se vuelve incomprensible y ya me deja.

Y fue ahí en donde hiciste la pregunta que no se pregunta, aquella que si no quieres escuchar la respuesta mejor te la guardas porque qué sentido tiene escuchar algo que no se quiere oír y preguntar algo que no se debe saber. Pero lo preguntaste, como quien no quiere la cosa, quizás para acelerar el final, como para ir hasta al fondo antes de que las cosas se te escapen de las manos, porque tal vez necesitabas que pasara, porque es parte de tu estilo, porque eres así y no hay forma ya de cambiar, porque detestas que traten de cambiarte, pero qué lindo debe ser cambiar una solita por amor, porque yo no quería hacer el menor intento de cambiarte ni nada, me gustas así, pero quizás tú pensabas que sí. A pesar de que tú sola cambiabas sin que yo me diése cuenta. Y yo cambiaba contigo.

A la pregunta: ¿Me amas? qué se responde. Pues la verdad.

Pero si te han enseñado toda la vida que no debes lastimar a las personas, que debes ser educada, que debes dar la otra mejilla, que el bienestar de los demás está primero, que debes ser buena, amable y cordial. Y que por todos los diablos, si voy a decir algo que puede dañar a otra persona mejor no lo diga, laca ps.

Entonces, así no sepas lo que sientes, así no te hayas puesto a analizar el asunto de forma seria, así creas que lo que vas a decir es exagerado, insincero y tirado de los pelos, pero que lo contrario sería lamentable, humillante y triste, además de sumamente descortés, respondes lo primero que se te viene a la mente, que es lo que el cerebro va a hacer para tratar de responder esas preguntas difíciles.

V: ¿Ah?
B: Responde
V: ¿Tú me amas?
B: ¿Por qué me respondes con una pregunta? Es tonto
V: No es tonto
B: Si es tonto
V: No lo es
B: Si lo es
V: No
B: Si
V: Bueno
B: Ya, responde
V: Pues (pucha)
B: …
V: A ver (mierda)
B: …
V: Si (laca)
B: …
V: …
B ¿Por qué?
V: No lo sé
B: ¿Por qué?

¡¡¡¡¡¡¡¡¡Para qué preguntas si no quieres escuchar ese tipo de respuestas!!!!!!!!!!

Y lo dije, la respuesta que no se debe responder a la pregunta que no se debe preguntar. Esa palabreja contraria al NO que siempre me ha traído problemas.

Mi vieja: ¿Tú rompiste el florero?
Yo: Si.
Combo
Maldito gato, todo para que no te maten

Mi viejo: ¿Te comiste toda la carne?
Yo: Sí
Combo
Maldito gato de mierdaaaaaaa. Con razón tienen siete vidas

Mi hermana: ¿Quieres tomate?
Yo: Si
Infarto
Al hospital por tragarme un rocoto de un mordisco y sin respirar ni pensar ni nada. Me picaba hasta el cu… bierto.

Mi exexex: ¿Lo hacemos?
Yo: Si
Camila

Cami: ¿Las niñas pueden besar a las niñas?
Yo: Si
Profesora de Cami en pleno ataque de nervios viendo como las niñas se besan y tratando de impedirlo de buenas maneras.
Lo que se hereda no se hurta

Cami: ¿Me puedo casar con Jossie cuando sea grande?
Yo: Si
Papá de Cami con infarto cerebral: Tú te vas a casar con un hombre, te vas a casar con un hombre, te vas a casar con un hombre ad infinitum per saécula saeculorum.

Y a todo esto no recuerdo ni para qué estaba escribiendo.

Bueno, total, solo dije: Si. Nada con esa otra palabra que también trae problemas y que comienza con “te” y termina con “mo” pero ya me di cuenta que solo de pensarla uno se puede meter en conflictos que ni se imaginó y por eso se vuelve impronunciable.

Solo quería decirte Feliz cumpleaños.

Te extraño
Te deseo
Te necesito
Te quiero

Pienso en ti,
Interminablemente en ti
Quiero ser, una respuesta para ti, pienso en ti.

Creo en ti,
Inagotablemente en ti
Como tú, que confiaste en mi saber,
Creo en ti, solo en ti.

Y despertar a tu lado,
cada amanecer,
hacer rodar mis labios sobre tu piel, creo en ti

Estoy en ti
desesperadamente en ti,
y hasta hoy,
he aguantado sin hablar.
Estoy en ti, solo en ti.
Y despertar a tu lado, cada amanecer,
hacer rodar, mis labios sobre tu piel.
Creo en ti.
Creo en ti.
Solo en ti.

Anuncios

13 comments

  1. Virgo · agosto 1, 2008

    Hola explorer:
    Qué complicado es ser mujer
    Qué complicado es ser lesbiana
    Qué complicado había sido hallar una realción estable siendo mujer lesbiana.
    Heterosexualidad? No, no creo.
    Hablamos

  2. exploradoralunar · agosto 1, 2008

    Hola Virgo, pues la vida misma es muy complicada para complicárnosla más pero parece que somos medio masoquistas.
    La heterosexualidad no es una alternativa para nada. Sería ir de mal en peor.
    Espero estar un día como tú, con el corazón tranquilo y abierto a las posibilidades. Por el momento el pobre se ha clausurado indefinidamente

  3. Virgo · agosto 1, 2008

    Hola Explorer: Cuándo me invitas a ser parte del tour de las amigas de los corazones rotos?
    Masoquista?uhm…no creo, crédula o como decía alguien muy cercana a mí para hablar acerca de la buena fe que una puede llevar consigo para iniciar una relación…ilusa!!!tremendamente ilusa!
    Bueno, entiendo lo que me dices…pero por ahora el mío tb está clausurado temporalmente…está en reestructuración,pues pasará por una inspección detallada antes de volver a palpitar por alguien, sino quizá se detenga o se clausure definitivamente.
    Quizá sea mejor ir con las peores intenciones…parece que esas personas tienen mejor suerte y si no tienen la intencio e igual hacen daño …da lo mismo, siguen teniendo más fortuna en estos asuntos.
    Por qué es así, ah?
    V: Exijo una explicación.
    VP: ¡Plop!

  4. exploradoralunar · agosto 2, 2008

    Hola Virgo, no necesito invitarte, tú ya eras socia premium del club, bueno, ya somos dos, espero que se unan más para hacer bulto. Nada de círculo de amigas ni el club de la pequeña lulú, somos tristes, desafortunadas y andamos con el corazón sangrante, las cosas cambiarán pero el corazoncito se queda con su bypass.
    Creo que no van con mala intención, o eso es lo que quiero creer, bueno, no sé, no conozco mucho a las mujeres para poder decir eso, o seguro es por ello ja. Espero que si hay, no sean muchas.

  5. Virgo · agosto 3, 2008

    Amén explorer, amén

  6. T · agosto 3, 2008

    Y bueno yo ya pase x eso, mejor dicho ahora toy bien, aun asi me aceptas en tu club

  7. exploradoralunar · agosto 4, 2008

    Yo acepto a todas. Dime cuándo, cómo y dónde. Somos más, pagamos menos.

  8. yadira · enero 7, 2009

    una persona que pierde el amor
    puede enamorce otra vez????

  9. yadira · enero 7, 2009

    una persona que pierde el amor puede anamorce otra vez??????

  10. exploradoralunar · enero 7, 2009

    Espero que si. Espero que si.

  11. alexander · julio 7, 2010

    espero q estes leyendo esto q me enamore de una virgoriana y fue delo mejor pero eso fuelomalo q aora note puedo olvidar. javier un sajitario enamorado teamo yuli si margara tu.

  12. alexander · julio 10, 2010

    q onda chicas espero q aiga otro corazon q este esperando ser soldado con amor pasion y fidelidad espero q aiga uno porq yo lo estoi esperando porq quisiera enamorarte con una cancion al oido les deseo vuena suerte y espero q su corazon vuelva a encontrar ece latido q le ace falta les deceo vuena suerte chicas suerte. javier

  13. alexander · julio 24, 2010

    ola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s