Dos mujeres

Susan Sontag vivió como quiso. A los 17 ya estaba casada con su profesor de sociología de la universidad de California a la que había ingresado a los 15 (su noviazgo duró 10 días, estaba apurada) y tuvo un hijo (futuro editor de sus libros). Ocho años después se divorciaba. ¿Por qué? Descubría que las mujeres eran más lindas (eso nadie lo duda).

Destacaba por provocadora y polémica. Nada se escapaba de su mente despejada de telarañas y podía hablar de lo que sea. Se quejaba de que la consideraran una “máquina de opinión”. Los periodistas la perseguían por ello. Buscaban a alguien que les dé una respuesta lúcida ante tanta hipocresía imperante en su país (sí, vivía en USA).

Fue periodista en la guerra de Vietnam y de sus experiencias escribió sus ensayos: Contra la interpretación, Estilos radicales y Bajo el signo de Saturno. Cuando enfermó de cáncer escribió: La enfermedad y sus metáforas. Publicó Sobre la fotografía mucho antes de conocer a Annie Leibovitz, el amor de su vida y con quien pasaría sus últimos años. Claro que escribió un montón de cosas más, pero no voy a enumerarlas todas. Se le consideró la más europea de las escritoras estadounidenses y eso ya es bastante decir de la estima en que la tenía la opinión pública. Filósofa y combativa, su verdadera pasión siempre fue la literatura ‘porque aumentaba su capacidad de comprender y de compasión’.

Sontag escribe de manera conmovedora sobre quienes resisten ante la injusticia y quizás justificando su nulo activismo, porque ella tenía bien claro que si declaraba abiertamente su orientación sexual sus ideas y opiniones serían vistos y somtidos a una óptica, un nivel y una índole muy diferente:

Empecemos con los riesgos. El riesgo de ser castigado. El riesgo de ser aislado. El riesgo de ser herido o muerto. El riesgo de que lo ridiculicen a uno. Todos somos reclutas en un sentido u otro. A todos nos cuesta trabajo romper filas, incurrir en la desaprobación, la censura, la violencia de una mayoría ofendida cuya idea de la lealtad es diferente a la nuestra. (…) Romper filas con nuestra tribu, salir de esa tribu hacia un mundo que es más amplio mentalmente, pero más pequeño numéricamente, es un proceso complejo y difícil para quienes no ven la alienación y la disidencia como una postura habitual o satisfactoria“.

Annie Leibovitz es una de las mejores fotógrafas del mundo. Solo se necesita ver una de sus fotos para quedar completamente fascinado con ella. De una fotógrafa realmente no se debe decir mucho, solo se debe apreciar su trabajo para comprender lo gran artista que es.

Suan escribió: “Fotografiar a las personas consiste en violarlas, verlas como nunca se ven a sí mismas, conocerlas como ellas nunca podrán hacerlo”.

Annie conoció a Susan en el 89 cuando la fotografió para la portada de uno de sus libros. El flechazo fue instantáneo. Annie podía decir en una foto lo que Susan trataba de explicar en decenas de libros. Eran el complemento perfecto. Para la sucinta, intensa y rápida Annie había llegado la mujer. Para la verborrágica, analítica y profunda Susan, también. Silencio y sonido. Imagen y palabra. Pasión y razón.

Vivieron más 15 años juntas (pero separadas, cada una en su propio apartamento del mismo edificio). Tuvieron una hija en el 2001: SarahCameron (Annie afrontó la cesárea a los 52 años). En el 2005, Annie tuvo gemelos (con una madre de alquiler).

Pudieron aprovechar su estatus para luchar por la causa homosexual, pero no lo hicieron y tampoco era necesario. Suficiente con saber que dos mujeres de su inteligencia y talento eran lesbianas para sentirnos orgullosas de pertenecer a esta tribu.

Ellas siempre aclararon sobre su relación romántica/intelectual que lo suyo era una historia de amor. Al preguntársele a Annie por qué no llamaba a Susan ‘compañera’ o ‘pareja’, en lugar de ‘amante’, ella respondía: “Díganos ‘amantes’. Me gusta ‘amantes’. Ya sabe, ‘amantes’ suena romántico. Quiero ser perfectamente clara. Yo amo a Susan”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s