Crónica rápida de un día laboral

Nos dicen que mañana tenemos que venir elegantes, porque van a visitarnos clientes VIP, o sea, prohibidos los jeans.

Mi amigo comenta que por fin volveré a vestirme como en las primeras semanas y los chicos de la oficina de al lado preguntaban por mí. La cosa es que no volví a vestirme así porque de los dos únicos pantalones de vestir que tengo, uno me queda a reventar (he aumentado dos kilos por estar casi todo el día sentada) y el otro tiene la basta rota de tanto pisarla. Así que tendré que coser el roto porque no creo que baje dos kilos de un dia para otro.

Hoy es una de las pocas veces que salgo a comer, como aquí hay un comedor lo más cómodo es entrar a él, pero desde hoy me fugo todas las tardes, aunque sea para caminar un rato a ver si bajo de peso. En el restaurante, la chica que atendía me miraba constantemente, yo estaba viendo las olimpiadas y no me percaté hasta que realmente su mirada se convirtío en insistente y venía acompañada de un sonrisa. Me preguntaba si tenía algo en la cara así que fui al baño a revisar, pues no, cara sin marcas de tinta, dientes sin comida, todo normal, solo me miraba porque sí.

Mi chief me ha conseguido un libro de Italiano, dice que para que haga algo productivo (¿?), aprender otro idioma en lugar de estar llenando crucigramas. Lo intentaré. Hoy me toca Ricardo Palma y luego el Twin. Ya estoy emocionada y eso es algo que no sentía hace mucho. Espero no hacer horas extras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s