Controversias

Fui a una conferencia en la Biblioteca Nacional que iban a dar la abogada y activista lesbiana Susel Paredes y el psiquiatra René Flores sobre las nuevas formas de familia y la diversidad sexual. Ambos tenían posiciones contrapuestas: una defendiendo los derechos ciudadanos de los gays y lesbianas y el otro considerando la homosexualidad como una enfermedad. Una del amor que es capaz de dar una persona o pareja gay a sus hijos adoptivos y el otro, de las posibles tristes consecuencias  de  la adopción. habían bastantes activistas y también otra gente.

Aquí un resumen:

Susel dijo:

1.      que la homosexualidad no es una enfermedad desde 1973 cuando una Asociación de psiquiatras de USA lo decidieron (ellos deciden qué es o qué no es, como siempre). Luego, la OMS retira la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales en 1990.

2.      el matrimonio es un derecho civil por ser este una institución civil, así de simple, así de claro, si tenemos los mismos deberes debemos tener los mismos derechos.

3.      la homofobia: discriminación por orientación sexual y por identidad de género. En Irán, Emiratos Árabes y Somalia hay pena de muerte, en la mayoría de países africanos hay pena de cárcel, en Canadá, Bélgica, España, Países Bajos y Sudáfrica hay matrimonio, en Francia hay uniones de hecho, en Perú no se garantiza ni se penaliza lo que permite mucha arbitrariedad y libertad de interpretaciones que nos mantienen en un limbo legal.

4.      la Carta Andina para la Promoción y Protección de los DDHH y el Código Procesal Constitucional Ley 28237 nos defienden, el Plan Nacional de DDHH es un mamotreto.

René dijo:

1.      que la palabra diversidad sexual es un mal uso de otras palabras que si representan lo que es la diversidad como la biodiversidad o la diversidad de etnias, etc. La palabra diversidad tiene connotaciones sociopolíticas que contiene un amplio espectro de expresiones sexuales y que no es sinónimo de sano ni saludable (digno de promoverse). Fue creada ex profeso para contrabandear algunas ideas y manipularlas para que ganen legitimidad social. No es una diversidad natural y contiene a las parafilias y a las desviaciones sexuales; y es usada por los liberacionistas sexuales que abogan por el conocimiento informado pero que este conocimiento es muy precario y utópico.

2.      que homosexualidad y homosexual no es lo mismo, aunque no explicó porqué.

3.      que son grupos beligerantes y politizados los que asumen una representación que no tienen pues no representan a todos los gays, que ya no es una minoría sexual sino política, y que muchos gays no se sienten representados por ellos y prefieren tener su sexualidad en secreto o muy discreta y que eso es lo mejor.

4.      que la condición homosexual es un debate que no acaba y que se divide en dos: a) variable de la conducta sexual; b) desorden, trastorno, enfermedad.

5.      la OMS es un organismo político que obedece las consignas de los gobiernos de turno.

6.      que los psiquiatras liderados por Robert Spitzer retiraron la homosexualidad por un lobby homosexual que además gritaba y los amenazaba, y por eso tuvieron que votar a favor (suena increíble que cuestiones científicas se decidan así). El retiro de la lista de enfernmedades se debió a razones técnicas, es decir, no reunían las condiciones.

7.      que hay una etiología de la homosexualidad: a) hormonas prenatales que definen el cerebro; b) terapia psiquiátrica. Se ha comprobado científicamente que los gays tiene cerebro femenino y las lesbianas cerebros masculinos.

8.      que hay tres tipos de curar la enfermedad, llamadas reversiones: a) la reparativa (psicoanálisis); b) reconversión (religión); y c) aprendizaje (conductista).

9.      que se ha desvirtuado el término homofobia y que cualquiera que se oponga a algo que hagan los homosexuales ya es tachado de homofóbico.

Susel dijo:

1.      que el 25% (según censo 2007) de hogares son jefaturados por una mujer sola,o en menor porcentaje, por un hombre solo. También hay hogares conformados por trans mayores que adoptan socialmente a trans adolescentes que son echados de sus casas.

2.      el caso español: argumentos en contra del matrimonio: la etimología, argumento a favor: las instituciones jurídicas no pueden ser esclavas de las palabras que las definen (sino en nuestro salario nos darían como pago sal).

3.      el caso español: argumento en contra: el matrimonio está destinado a la procreación. Argumento a favor: los ancianos no podrían casarse, ni las personas estériles ni los que no quieren tener hijos.

4.      la adopción es compatible con las parejas gays ya que estas desean tener hijos, están dispuestos a luchar y dar todo por ellos ya que han sufrido y luchado mucho para poder tener el derecho de adoptar uno. Son capaces de dar su vida y esperar con infinita paciencia.

5.      la OMS no retrocedió porque la ciencia no puede retroceder, a pesar de haber pasado por gobiernos ultraconservadores como el de Bus hijo

René:

1.     ha surgido la heterofobia y la bifobia de parte de los homosexuales

2.      patologías como el desorden de la identidad sexual en niños continúa en la lista de enfermedades, así como el trastorno sexual (no explicó cuál)

3.      los homosexuales tienen un proyecto político que es destruir a la familia tradicional, ese es su gran objetivo

Susel:

1.      los homosexuales solo quieren vivir en armonía en una sociedad que respete y asuma sus derechos

2.      no quieren destruir a la familia, quieren que se reconozcan los otros tipos.

René:

1.      el término diversidad es un abuso y hace que se pierda el sentido de este.

2.      hay diferencias entre el homosexual gay y el homosexual no gay (aunque usted no lo crea): el primero tienen un programa político que cuestiona a la sociedad, el segundo, que es la mayoría, no tiene ninguna afiliación política.

Cuando llegó el turno de las preguntas intervinieron varios activistas haciendo preguntas de cuestiones legales que suceden en la vida real pero que quizás el público nunca las haría, hasta hubo uno que fue de cura y en cierta forma explicó la problemática de los curas gays. Un señor se dio cuenta de lo que pasaba, se molestó y dijo que le reventaba que hicieran asunciones pseudoreligiosas, pseudocientícas y pseudotodo cuando no había ninguna base para lo que los homosexuales querían y que mejor formen una asociación aparte. Susel contestó que eso no es posible porque sería formar un ghetto homosexual, y nosotros lo único  que queremos es una ciudadanía igualitaria y equitativa, nunca apoyaremos ningún tipo de apartheid que no sea el personal o privado.

Estuvo bien interesante y a pesar de todo lo que dijo el psiquiatra no me siento para nada enferma aunque me enferma los que piensan como él. Todos los comentarios son discutibles y analizables pero ya no hay tiempo. Hasta la próxima.

PD: Este sábado Esther Vargas presenta su libro “Yo no busco novio” en el Lola Bar de Miraflores a las 8 pm. que es la edición de sus mejores post del blog que ella escribe: sexonosex (el lado les). Además, las lesbianas del MHOL ya tienen su canal de tv por internet. Entren a su blog y ahí se enterarán de todo: lesbianasmhol.blogspot.com

Sueño

“No creo haber cambiado, solo me dejó de importar”. Acabo de escuchar eso en la publicidad de Cinemax y lo sentí muy cercano a mí. Sigo siendo la misma, eso es cierto, mis obsesiones y mis manías continúan torturándome y gratificándome a la vez en una situación sumamente masoquista pero habitual y a la que ya me acostumbré. Todo sigue como siempre excepto que ya no salgo a las fiestas, ya no busco chicas, ya no me interesa el romance. ¿Qué ha cambiado en mí? Nada, solo que muchas cosas dejaron de importarme.

 

Quizás las cosas cambien si aparece algo que me devuelva las ganas de desear todo lo que deseaba el año pasado. Pero encerrada en mi cuarto no creo que lo encuentre. Ayer todos se fueron a una fiesta y yo me quedé sola en casa. No tenía nada que hacer y me puse a ver esa película con Jennifer Tilly y Gina Gershon llamada “Sin límites” (Bound) y me trajo demasiados recuerdos.

 

Me trajo ganas también de que alguien me abrazara, alguien a quien realmente quisiera así ella no me quiera mucho, alguien que solo me dé una enorme felicidad con su presencia así yo la aburra demasiado. Y me sorprendió porque hacía bastante tiempo que no pensaba en nada de eso y me sentía tranquila, y ayer, otra vez, sentí esa enorme soledad que me envolvía como nunca antes. Por suerte hoy ya pasó esa sensación tan devastadora. Esa sensación que me hacía sentir unas terribles ganas de ir a una disco y encontrarme con mis amigas y embriagarme hasta perder la conciencia solo para no pensar más en que estoy sola. Por suerte, como repito, ya pasó.

 

Imagino que también esa sensación de tristeza y soledad me hizo soñar con mi ex. Estábamos en una fiesta de puras chicas, todo estaba muy bien, yo conversaba con ella y con todas las demás. Sentadas en el mismo sillón una al lado de la otra, y con varias chicas al lado de nosotras. Era un sillón grande y entraban como seis. Una de las chicas que conversaba con mi ex comenzó a besarle el cuello. Todas estábamos medio ebrias así que normal, esas cosas suelen suceder, además, eran amigas. Yo conversaba con otras chicas porque no era mi problema, hasta que escuché que mi ex le decía que no siguiera, que lo dejara así, que no insista, que parara. La chica se detuvo y se fue y yo me giré para ver cómo estaba y vi su rostro y de sus ojos caían unas lágrimas pesadas, pocas pero que caían lentas, y me entró otra vez esa honda tristeza que sentía cuando la veía y ya nos habíamos separado (y recordé la única vez que la vi llorar, ella no lo recuerda pero yo sí. Me desperté en medio de la noche y sus débiles sollozos me sorprendieron. Pensé que tenía una pesadilla, unas horas antes habíamos estado tomando y nos fuimos a dormir bastante ebrias. Pero nunca supe qué fue, solo lo sospecho, ella sollozaba y sus lágrimas salían pesadas y lentas como en mi sueño. Traté de despertarla pero no me hizo caso así que volví a dormir. Cuando se lo conté al día siguiente no lo recordaba y lo dejamos ahí).

 

Sigo con el sueño. Luego de verla llorar no sé lo que pasó, pero yo desperté al día siguiente en el mismo sillón porque alguien tocaba la puerta. Al abrir los ojos vi a una chica a mi lado, durmiendo conmigo, una chica linda que me abrazaba como si no quisiera perderme, me tenía casi encadenada con sus brazos y parecía una niñita sino fuera porque era más alta que yo. Me solté despacio de sus brazos y me dirigí a la puerta, cuando la abrí vi a mi padre sonriéndome y diciéndome: te traje esto, puede que lo necesites Verito. Y me da una bolsa y yo la abro y encuentro un montón de papeles y libros que dejé en mi antigua casa a la que ya no voy hace mucho tiempo (porque no quiero). Le doy las gracias y se va casi corriendo (siempre que sueño a mi padre lo sueño caminando, lo que es raro porque él estuvo en silla de ruedas casi 10 años antes de su muerte). Cierro la puerta y ahí termina mi sueño.

 

Pero soñar en el mismo sueño con dos personas a las que quise mucho y a las que perdí era demasiado para mí. No sé como pude resistir el llanto, tal vez porque no se comparaba a la felicidad de por lo menos ver a mi padre en sueños, caminando, sonriendo y diciéndome Verito como siempre lo hacía. Y a ella conversando conmigo como si nunca hubiera pasado nada malo ni feo entre las dos. Y si me pongo a contrapesar entre tristeza y alegría, gana la última por una cabeza.

 

Y ya que estoy en plan nostálgico les dejo la letra de una canción que me gusta mucho y que cada vez que la escucho me regresa a donde ya no quiero regresar pero como soy medio masoquista la sigo escuchando, es de Kany García y se llama “Estigma de amor” (claro que sería mejor dejar el video pero no quiero, prefiero escribir, pueden encontrarlo en tutubo):

 

Si miro al cielo siempre encuentro consuelo

porque aunque tú estés lejos es el mismo techo,

si escribo poemas en que hable de tus recuerdos

sé que tu oración en respuesta es “pierdes tu tiempo”.

 

Y el mismo no es en vano he vivido demasiado

aún con tanta historia tú estás y permanecerás.

 

Te abrazaré y te besaré en mis sueños

despertaré mojada en tu recuerdo

caminaré sabiendo que un día estuve entre tus dedos

serás mi estigma de amor pues te tuve

y perdí tu vuelo.

 

Mirando entre las calles hallé tu silueta

y voy desesperadamente a entregarte un abrazo

no llego a la esquina del tren a enfrentar mi fracaso

por miedo a saber quién es ella que hoy coge tu mano.

 

El tiempo no es en vano he vivido demasiado

aún con tanta historia tú estás y permanecerás.

 

Te abrazaré y te besaré en mis sueños

despertaré mojada en tu recuerdo

caminaré sabiendo que un día estuve entre tus dedos

serás mi estigma de amor pues te tuve y perdí tu vuelo.

 

Qué difícil es borrar memorias más allá del cuerpo

convertiste el amor en todo un misterio

y aunque ya no estés no importa 

ya solo basta con saberlo.

 

Te abrazaré y te besaré en mis sueños

despertaré mojada mojada en tu recuerdo

caminaré sabiendo que un día estuve entre tus dedos.

 

Serás mi estigma de amor pues te tuve

y perdí tu vuelo.

Serás mi estigma de amor ya es orgullo saber

que tu boca me perteneció ayer.

Braille y crónica

El lunes fui a recoger unos libros a la universidad, más concretamente, 7 copias de libros. El martes fui al Reniec a sacarle su DNI a Cami, como su papá está asegurado desde el año pasado, ella también puede ser atendida, y de colada yo que paso como conviviente, así que el miércoles fui a hacer mi cambio de domicilio. Todo los años que vivimos juntos nunca cambié mi domicilio y ahora que estamos separados se supone que legalmente somos convivientes, con tal que me arreglen las muelas yo feliz.

 

El jueves andaba por Abancay perdiendo mi tiempo y entro un rato a la Biblioteca Nacional, tengo mi carné caducado y pensé en renovarlo, pero antes me metí por todas las salas para chequear los cambios. En una de esas que andaba de sapa entro a la sala de invidentes. Una señorita me pregunta qué deseo y yo, como si nada, le pregunto si hay cursos de Braille. Me dice que si, pero que comenzaron dos días antes, es decir, el martes. Me lamento rápidamente y me dispongo a salir, pero un señor con lentes negros se me acerca y me dice: yo te puedo ayudar, en la primera clase solo han hecho las 10 primeras letras, no es muy difícil. Levanto los hombros como diciendo “bueno” y me dispongo a dejarme guiar, pero el señor no se mueve, sigue ahí frente a mí como esperando algo. A veces puedo ser así tan estúpidamente distraída. El hombre no había visto mi gesto de aceptación, era imposible que me entendiera. Era ciego. Ok, le digo. Sonríe. Era la 1, la clase comienza a las 3 así que me dice que vuelva a las 2 para empezar la primera lección y no esté retrasada.

 

Vuelvo a las 2, le paso la voz, me saluda y se dispone a enseñarme, me guía hacia su escritorio, saca unas hojas, una cajita con huequitos llamada regleta (creo) y un punzón. Me siento y comienza a explicarme. Lo hace de una forma bien simple y entiendo todo. La hora se pasa volando. A las 3 comienzan a llegar los demás alumnos. La secretaria ve en la lista a una chica que tiene mi mismo apellido, me pregunta si somos familiares y le digo que no. Luego tenemos que ir a otro salón en donde se dicta la clase, el señor me toma del brazo y vamos juntos, veo que ahí está la hija de mi hermano por parte de mi padre, es decir, mi sobrina. Sí era mi familiar, aunque casi nunca nos hablamos, y eso que vivimos como 20 años una al lado de la otra, nuestras casas eran contiguas.

 

El profesor es joven y ciego (obviamente), me explica algunas cosas, pero no entiendo nada. Me dice que con la práctica voy a entender. Eso es seguro, le contesto. Practico y practico hasta las 5, hago bien todas las tareas, solo con algunos pequeños errores naturales por ser la primera vez, el profe me felicita y me dice que avanzo muy rápido, pero la verdad es que no es muy difícil tampoco. Las cosas se hacen fáciles cuando puedes ver, así que la última media hora traté de hacerlo con los ojos cerrados, me demoro más y lo hago mal, pero sino no tiene sentido, tengo que ponerme en la piel de ellos. Mi próxima clase es el sábado, dos clases más, martes y jueves, y se termina.

 

El viernes acompañé al papá de Cami a un curso de Gramática del español (sigue también el 23 y 27 de febrero y el 2 de marzo) en el Centro de investigaciones lingüísticas, él necesita certificados de capacitación, y yo de paso visitaba a mi profesora que es la directora del centro. Vi a varias personas conocidas y conversé un rato con ellas. De paso mi profesora me regaló un disco sobre unas conferencias en Colombia sobre revitalización de lenguas que están por desaparecer, así que salí ganada. Me dijeron que podía quedarme sin pagar, que no había ningún problema (eso es lo bueno de ser medianamente conocida), pero yo quería ir a un taller de crónica que está dictado por Esther Vargas en la Cámara Peruana del Libro. Así que después de despedirme de todos me fui para allá.

 

Llego puntual, pero me demoro pagando, el taller está 60 soles pero yo pago 30 y dejo debiendo para la próxima semana, solo es los viernes y sigue los días 27 de febrero, 6 y 13 de marzo. Cuando entro al salón la profesora ya está conversando con los alumnos, les pregunta qué es una crónica, la mayoría dice que es una historia, un relato, una narración, que puede se cronológico de un hecho necesariamente verídico, porque sino traspasaría los límites y se convertiría en literatura.

 

Yo digo que es literatura de algún hecho periodístico, primero porque rompe las reglas de un simple reportaje. Eso es lo que yo creo, que el periodista que escribe la crónica quiere hacer literatura de no ficción, así como algunos cineastas hacen biopics, que no es lo mismo que documentales que serían la analogía del reportaje. Es decir, crónica es a biopic como reportaje es a documental.

 

¿Que es lo que caracteriza a una crónica y a un biopic? que el periodista necesita de la belleza del lenguaje como el cineasta necesita de la belleza de las imágenes, me refiero a que hay algo de montaje en todo eso, así sea basado en hechos verídicos, hay subjetividad y una necesidad conciente o inconsciente de ponerse del lado de alguien, sea del bueno o del malo. Ejemplos de ello son Truman Capote y Susan Orlean, en el lado de la crónica, en donde han creado obras literarias de indudable valor como A sangre fría y El ladrón de orquídeas. Y en el cine, podemos ver The Doors de Oliver Stone y Yo no estoy aquí de Todd Haynes. En cambio, un reportaje es una narración fría, imparcial y distante de algún hecho actual que conmocionó a la sociedad y en el cual se puede rescatar algún problema de fondo de la estructura social, por ejemplo, todos los reportajes que se han hecho sobre Uchuraccay; y el documental es muy parecido, como los que hace Michael Moore.

 

Bueno, nos ofrecieron gaseosas y galletas, por suerte, ya que me moría de hambre; nos dejaron una tarea que es ir pensando en un tema para una crónica y el tema es algo sobre Lima, cualquier cosa. Un rato no sabía que hacer, la mayoría de alumnos son periodistas aunque me sorprendió encontrar dos estudiantes de lingüística (eso sí que es raro), así que me puse a dibujar a la profesora. La organizadora también intervenía de vez en cuando y decía cosas graciosas, parece medio hiperactiva en comparación con la profesora. Fue entretenido. Al despedirme le regalé el dibujo.

 

Así que ya tengo mi tiempo un poco ocupado mientras dejo el francés (ojalá que solo por este mes), aunque aún tengo esperanzas de continuarlo, espero un milagro.

 

Oro

Estas semanas he estado yendo al cine varias veces, he visto El curioso caso de Benjamin Button, Guerra de novias, Coraline y Quisiera ser millonario. cuando me acerqué a la caja a pagar mi entrada me dijeron que tenían un reglao para mí. me acerqué a Atención al cliente y era mi Tarjeta Premium Oro. Por fin. El año pasado fui un montón de veces al cinme con tal de ganarla y ahora que no tenía la mínima esperanza me la da. No sé ni porqué me emociono tanto, pero no importa. yY la tengo. Yupi.

Parece que el próximo mes dejo el francés porque ando misia, lo retomaré en abril, así que tendré tiempo de sobra para avanzar la tesis, y ver un montón de películas y leer lo que pueda.

Desde enero no voy a ninguna fiesta ni salgo con mis amigas como antes. Ya parezco monja. Mi amiga K llegó de Trujillo y me llamó para salir y nada, no me dio ganas, mi amiga Y también, pero ya era demasiado tarde. V me pasa la voz de vez en cuando pero también demasiado tarde. No salgo, estoy tranquila en casa estudiando, pero ahora que deje el francés, aunque sea solo por un mes, me voy a aburrir horriblemente, y cuando me aburro es cuando hago más tonterías, mejor conocidas como locuras.

Razones

Buscando la explicación para las contradicciones que siento cuando hago o quiero hacer algo bueno, retrocedí hasta mi infancia buscando la imagen de bondad que he tenido de pequeña, y las únicas que tuve fueron de mis padres. Aquí unos ejemplos:

 

1.      Mi padre, cuando era dirigente sindical, tuvo que enfrentarse a muchas cosas para luchar por los derechos de los trabajadores. Por ello, muchas veces estuvo en la cárcel, pero siempre lo dejaban libre ya que el sindicato presionaba para que salga. Y de nuevo a la lucha y de nuevo a los problemas. Los dueños de la empresa decidieron partir el sindicato, o mejor dicho, dejarlo sin cabezas. Así que ofrecieron mejores puestos de trabajo, y por ende mejores sueldos a los dirigentes. Muchos aceptaron, casi todos los antiguos, menos mi padre. Él se quedó como obrero para seguir apoyando a sus compañeros. Gracias a ello siempre sintió su conciencia limpia. Cuando se jubiló le dieron una de las jubilaciones más bajas y eso, junto con el gobierno de Alan (o sea, el peor momento para jubilarse porque el dinero no valía nada) hizo que nosotros pasáramos por muchas estrecheces.

 

2.      La primera esposa de mi padre, con quien tuvo tres hijos, lo abandonó para irse con su amante quien era un compañero de trabajo de él. Tuvo que quedarse con sus tres hijos hasta que en un accidente el amante murió. Entonces, fue a buscar a su ex mujer y le pidió que vuelva a la casa por sus hijos. Ella volvió, pero él quedó con su imagen hecha trizas. Tuvo que enfrentarse a burlas y sarcasmos por mucho tiempo.

 

3.      Le regaló la casa a mi madre, su segunda esposa, cuando todos le decían que dejara las cosas como estaban, que mi madre era muy joven y que en cualquier momento le da la locura, se va y lo deja. Él no le hizo caso a nadie. Mi madre lo dejó y se fue con su nueva pareja. Los hijos más pequeños nos quedamos con él. Se quedó sin mujer, sin casa y sin amor. La depresión hizo que tomara muchas decisiones malas y se endeudar, lo que agravó nuestra situación económica.

 

4.      Mi madre se arrepintió de irse con el vago de mi padrastro y volvió a casa con mis dos hermanos más pequeños. Mi papá la recibió, le perdonó todo y comenzamos a actuar como si fuéramos una familia unida, pero éramos muy malos actores.

 

5.      De todas las empleadas domésticas que contrató mi madre, que habrán sido unas seis (en el tiempo de las vacas gordas), todas menos una nos resultaron robando o dinero o ropa o artefactos. Mi madre era muy confiada y mi padre también. Y no sospechaban de nadie pues no comprendían que personas a las que trataban como parte de la familia, que comían y veían tele con nosotros, pudieran ser capaces de defraudar esa confianza. Pero así fue.

 

6.      Mi madre recibía a mis amigos y amigas como si fueran parte de la familia, así como a los amigos de mis hermanos y a sus propios amigos y amigas siempre ha sido así, mi casa estaba abierta a todo el que quisiera venir, y si no tenía a dónde ir podía quedarse en ella, nadie le diría que se vaya (somos gente muy rara). Muchas de las personas que venían terminaban llevándose algo de la casa. Una vez le alquiló una habitación a una pareja que tenía tres hijitos y le daba mucha pena verlos padecer. Pero ella no sabía que a escondidas ellos vendían drogas. Cuando la policía se enteró allanó mi casa rompiendo puertas y ventanas, y se llevaron a todos detenidos, incluidos a ella y mis hermanos, y también artefactos eléctricos, dinero y teléfonos celulares que nunca devolvieron. Tuvo muchos problemas para probar su inocencia ya que ella era la dueña de casa y a la policía le parecía imposible que no supiera nada de lo que pasaba ahí, pero si la hubieran conocido un poco mejor sabrían que así era, ella siempre anda en las nubes.

 

Y así pueden haber muchos más ejemplos. La cosa es que ellos siempre han sido muy buenos con todos y con todo, y aunque han cometido muchos errores en sus vidas, especialmente con sus hijos, no puedo negar que con los demás han sido demasiado generosos.

 

Entonces, viendo todo lo que les ha pasado por confiar en los demás y tratar de hacer las cosas bien, me asusta pensar que yo terminaré igual que ellos, como mi padre abandonado, endeudado y con una jubilación miserable por tratar de ser íntegro, o como mi madre defraudado por todos y llena de problemas por tratar de ayudar a quienes lo necesitan.

Conflicto

Andaba por el centro de Lima y me moría de sed, tengo el dinero siempre con las justas así que lo pienso mucho antes de comprarme algo. Entro a una tienda y compro una gaseosa, simplemente ya no puedo soportar la sed. Le doy 2 soles al muchacho que atiende, me recibe el dinero, me da la gaseosa y me entrega el vuelto: 8 soles con 80 céntimos.

 

Miro el dinero, lo cuento, sé que es un error, solo le he dado 2 soles y de vuelto tengo que recibir 1 sol con 20. Pero tengo en la palma de mi mano más dinero del que debo tener. Reviso mis bolsillos para ver si le he dado realmente más, quizás sin darme cuenta le di 10 soles, que aparecieron de la nada porque sé, estoy completamente segura, que no tenía más que 3 miserables soles habitando mi bolsillo. Salgo, pero me quedo en la puerta mirando al muchacho que ve televisión sin pensar en mí, en lo que está pensando en mi conciencia en ese momento.

 

Cuando me pasa esto, y me ha pasado varias veces, no reacciono inmediatamente como se supone una persona íntegra debe reaccionar: darse cuenta de la equivocación y devolver el dinero rápidamente. Pero no. Tengo dos sentimientos que me invaden y que comienzan a atormentarme, y justo me pasa cuando tengo poco dinero, necesito más y me muero de hambre.

 

Debo decidir entre ser honesta y sentirme idiota, o ser deshonesta y sentirme mala. Lo intento, realmente intento ser deshonesta, sentirme contenta con el dinero recibido “del cielo” y “justo cuando más lo necesitaba”, además, “qué suerte tengo” y “qué huevón es el vendedor”. Trato de recurrir a todo lo que sé que me diría la gente normal que conozco: “asu, qué suertuda”. Pero no puedo, pienso en mi hija y siento que es algo que me avergonzaría contarle con una sonrisa. Pienso en mis amigos y sé que es algo que tampoco les contaría con orgullo.

 

No sé porqué me hago tanto lío, lo más fácil es devolver el dinero e irme con la conciencia tranquila. Pero no es tan fácil. Crecí dentro de una sociedad en donde muchos se aprovechan de los pequeños errores de los demás, de sus pequeñas distracciones, de sus pequeños desatinos para ganar alguito, para tener ventaja, para llegar primero. Por eso no puedo reaccionar tan rápido como se supone debo hacerlo.

 

Sigo parada en la puerta, el muchacho ni me mira, espera que compre otra cosa quizás. Tal vez yo espero que me diga: “amiga, me equivoqué, te di de más”. Y así, me libere de escoger entre lo que debo y lo que puedo hacer. Pero no me dice nada. Tengo que decidirlo yo solita. Pienso: sentirme idiota o sentirme deshonesta, sentirme idiota o sentirme deshonesta, sentirme idiota o sentirme deshonesta. Aaaaahhhhh. Me detesto.

 

Desde pequeña siempre he pensado que así se comienza la corrupción del alma, se sigue con la corrupción del cuerpo y luego, simplemente ya no hay límites, podría convertirme en una de esas ratas que nos gobiernan pensando solo en el dinero con esa ambición que no cesa, y yo me sentía orgullosa de evitar siempre ese tipo de corrupciones, esa forma de pudrirme por dentro, pero nunca he podido evitar sentirme, a la vez, mal por ello. Los sentimientos de orgullo y vergüenza habitan al mismo tiempo y en el mismo momento en mí. Asocio ser vivo y tramposo con tener éxito, y ser honesto e íntegro con que te agarren de lorna toda la vida.

 

Por fin decido. Realmente no ha pasado mucho tiempo, apenas tres minutos o menos mientras todo se revuelve en mi cabeza. Luego camino hacia el paradero para ir a mi casa, me duelen los pies, estoy cansada y me siento idiota. Solo quiero llegar, servirme mi comida y descansar. En el carro me sigo sintiendo idiota, pero sé que cuando por fin llegue a casa y abrace a Cami, solo me avergonzaré de haber pensado 180 segundos aproximadamente, en hacer lo contrario.

El amor es el amor pues

La exposición fotográfica estuvo genial. Primero fue una breve conferencia en la cual hablaron del origen de la muestra. Encontré a algunas amigas y con ellas conversé mientras hacíamos la cola. Todos querían la programación porque siempre tiene un diseño especial. El centro cultural de España se distingue porque, aparte de ser el point cultural gay de Lima, diseña sus programas como pequeñas obras de arte.

Cuando celebraron el día de la papa peruana, su programa tenía forma de papa; cuando hicieron el evento sobre criminología, su programa tenía la forma de esa bolsita en donde guardan las pruebas del delito en el escenario de un crimen; en enero regalaron un pequeño cuadernito de apuntes, ahora hicieron una caja de regalo como cuando alguien regala chocolates, y adentro un librito espiralado con las fotos de la exposición como si fuera un álbum. Como sabía que se iba a acabar en un ratito salí un poco antes de que empiece la conferencia, cuando ya todos estaban sentados, a pedir mi programación.

Cuando terminó la conferencia nos invitaron a ver la muestra y luego a la pequeña fiesta que se haría en el patio. El sitio estaba repleto, casi no se podía caminar y hacía mucho calor, pero a nadie le importaba, la gente estaba muy feliz de ver a tanto gay junto. Luego, en el patio, los drag queen hacían su pequeño espectáculo. Habían colocado una consola para hacer música, el dj con un vestido y un casco plateado, el matrimonio compuesto por una drag queen y un drag king, y otra drag más bailaban en la parte de atrás. La gente se divertía y bailaba con la música electrónica. Afuera y adentro todo estaba muy lleno. Dieron pisco sour, yo me tomé tres y ya estaba sonada. Mis amigas se fueron y me quedé un rato más viendo como la gente la pasaba bien. Habían más hombres que mujeres pero era igual.

En la puerta por donde salían los mozos, había un grupo de viejitos esperando los piscos. Salían los mozos y se tiraban encima, se tomaban el pisco rapidito y luego trataban de agarrar otro. Daba un poco de penita verlos así. Cuando salieron los pedazos de torta igual, querían agarrar dos o tres pedazos. El mozo no podía dar más de dos pasos después de abrir la puerta. El pisco desaparecía en un ratito. No llegaron más allá del primer salón.

Eso pasó el jueves, pasé un viernes tranquilo y hoy fui como voluntaria a la intervención urbana “El amor no discrimina” aprovechando que habían llevado a Cami al matrimonio de un familiar. Estuve a las 11 ahí y me dieron un montón de calendarios para repartir. Los calendarios eran pequeñitos, esos de bolsillo y eran de tres tipos: dos mujeres besándose (empleada del hogar y ama de casa), dos hombres (un sacerdote y un militar) y dos hombres más (un chef y un heladero). Éramos poquitos pero hacíamos mucha bulla.

Yo solo repartía los calendarios, estaba en un perfil bajo (ya saben, mi timidez). Los que actuaban (o sea, los mismos de las fotos de los calendarios) eran los que atraían toda la atención, porque se besaban y demostraban su afecto frente a todos. Les tomaban muchas fotos y los grababan. La policía nos rodeó y, en cierta forma, cerró el camino para que la gente no pudiera verlos cómodamente. Hasta quisieron botarnos, pero no podían porque la Constitución protege este tipo de manifestaciones. Vinieron algunos periodistas de algunos canales de televisión y de la prensa.

Unos señores se pusieron a gritar: pervertidos, degenerados, enfermos (lo de siempre), pero no les hacíamos mucho caso, hacerlo era peor, con ellos no se puede discutir tranquilamente (aunque otros se acercaron a preguntarles la razón de su comportamiento), gritan demasiado y ponen en su boca palabras como: VERDAD y DIOS, que creen que son de su propiedad, están ciegos y sordos a mirar o escuchar algo diferente a lo que creen, con ellos no tiene sentido discutir de esa forma. Hay que agarrarlos tranquilitos para ir echando a la basura poquito a poquito cada una de sus ideas. Uno de ellos, viendo que yo repartía los calendarios, me dio un folleto con su propaganda religiosa y me dijo: “los homosexuales no entran al reino de Dios”. “Qué bueno”, le contesté. Nos miramos y cada quién se fue por su camino.

Una señora se acercó al señor que nos gritaba insultos y le dijo: “¿por qué no tiene más respeto? ¿ellos les están haciendo algo? respete, respete”. Como el señor seguía gritando la señora levantó su bolso y lo golpeó varias veces en la cabeza, la gente alrededor se reía de todo eso (hasta yo). En el fondo estaba mal, porque la gente tiene la libertad de opinar y pensar lo que quieran y la violencia siempre es mala, pero qué ganas de ser la señora solo por un momento.

Seguro la señora tenía algún familiar gay y sabía lo que se sentía. No todos los viejitos son tan cerrados, aunque yo tengo el prejuicio de creer que sí. Por eso cuando repartía los calendarios no le daba mucho a viejitos, por temor a que me lo tiraran en la cara o me gritaran algo. Le daba a las personas jóvenes, aunque muchos no querían recibir. Igual repartí casi todo y me guardé un poco para repartir en la universidad cuando comiencen las clases.

La intervención terminó, y salió muy bonita, a pesar de la policía que nos cerró el paso y nos hizo sentir medio prisioneros, por suerte nadie puede aprisionar nuestras mentes ni nuestros afectos. A pesar de los insultos de gente que no quiere comprender ni respetar. A pesar de los rechazos, las sonrisas burlonas, las miradas sarcásticas y las palabras negativas. A pesar de desprecios, de dedos moviéndose en la cara haciendo el gesto de “no”. A pesar del calor. A pesar de ver rotos los calendarios (muy pocos por cierto). Mucha gente recibió la propaganda con respeto, muchos otros se acercaron y ya no se fueron, y muchos que decían “el amor es el amor, pues”.

Los límites del amor

Primero hicimos una dinámica, todas dijimos nuestros nombres, luego, se escogía una letra al azar, por ejemplo M, y la que estaba primera tenía que pensar en un adjetivo con esa letra y decirle a la persona del costado lo siguiente: Te quiero porque eres MÁGICA. La siguiente tenía que decir lo mismo con otro adjetivo: te quiero porque eres MARAVILLOSA. Y así hasta que alguien repitiera el adjetivo, entonces se cambiaba de letra. Había que decirlo mirando a la otra persona a los ojos y como si realmente lo sintiéramos así que era muy gracioso, porque cuando se acababan los adjetivos bonitos teníamos que usar lo que fuera como: mañosa, melosa, miedosa, morbosa, mala, molestosa, mamacita, mocosa, monstruosa, maliciosa, etc.

 

Después nos recomendaron leer estos dos libros Los límites del amor y Amar y no sufrir. También nos hicieron un breve resumen de ellos y de sus planteamientos generales. Aquí va:

 

El amor está compuesto por tres elementos: EROS (deseo), PHILIA (amistad) y ÁGAPE (interés recíproco en el bienestar mutuo). Si los estos tres elementos están dentro de una relación podemos casi asegurar que son felices. El EROS puede disminuir (somos humanos), pero los otros dos son básicos.

 

Algunos rasgos del enamoramiento:

 

         Idealización del ser amado

         Exclusividad y fidelidad absoluta

         Sentimientos de apego

         La convicción de que el amor es para siempre

         Pensamiento obsesivo sobre el ser amado

         Deseo de unión y fusión

         Disposición a correr cualquier riesgo para conservar la relación.

 

Recomendaciones para no sufrir:

 

         No idealices

         No abandones tu rol social

         El deseo decae

         No dejes que la persona amada ocupe tu mente como un virus

         Si tu relación requiere que hagas sacrificios… no funciona

 

Para no sufrir:

 

  1. En una buena relación de pareja debe haber alegría, como cuando estás con una amiga. Pregúntate: si tu pareja está entre tus mejores amigas, si la pasan bien juntas, si tienen de qué hablar.
  2. Ser compatibles en lo fundamental
  3. Admiración sin idolatría
  4. Amor justo, amor digno
  5. Confianza básica. El amor es ausencia de miedo.
  6. Niégate a todo tipo de agresión
  7. Nada disculpa el abandono afectivo
  8. Si sientes que los problemas de la vida diaria te alejan de tu pareja, tu relación está en peligro.

 

Comprométete:

 

NO subestimar el dolor de mi pareja

NO agredir a mi pareja de ninguna manera.

NO fomentar la indiferencia afectiva.

 

En el MHOL 2

Otro lunes aquí, conteniendo mi timidez y mis ganas de ponerme una máscara (eso no ha cambiado). El tema de hoy es “Elementos saludables para una buena relación de pareja”. Ahora si estoy atenta a los temas, el año pasado solo iba a conocer chicas, no me interesaba mucho lo demás, hoy llevo mi cuadernito y tomo apuntes (a ver si aprendo algo). Me sorprende ver otra vez a tantas chicas. Vuelvo a ver a R con la que me hice amiga la semana pasada. R viene de EEUU y está de vacaciones por aquí conociendo el Perú, cuando no viaja al interior no se pierde ni una de las citas en el MHOL. Olvidé contar como nos hicimos amigas, así que trataré de resumirlo.

 

Como teníamos que decir a qué nos dedicábamos o qué hacíamos el lunes pasado, yo dije lo que estudiaba y a ella le interesó y comenzó a hacerme preguntas sobre el tema. A la salida, algunas chicas dijeron para ir a comer un chaufita. Y como yo estaba entre todas ellas porque siempre espero a que todas salgan, me dijeron para ir. Acepté y las acompañé. Entramos al chifa pero al final se desanimaron y dijeron que mejor una pizza. Salimos para ir a la pizzería, pero una de ellas dijo que mejor la comprábamos para llevar y comíamos en su casa, ya que tenía un vino que nos quería invitar. Aceptamos y fuimos en taxi hasta la pizzería, compramos y luego a su casa. Comimos y conversamos. Luego, C, la dueña de casa, dijo para jugar a la botella borracha. Éramos ocho en total. Algunas no querían (yo tampoco, milagro, pero es que realmente no era muy motivador). R dijo que mejor fueran solo preguntas, y no los chapes que querían, sobre todo, las mayorcitas (seeee, mayores que yo). Ellas querían chape como sea, pero no les hicimos caso. Comenzamos con las preguntas, pero luego mandaban a dar besos. Ya eran como las doce y tenía que irme. Una chica dijo ya se iba y yo dije que también, luego todas dijeron lo mismo, menos las dos que insistían con los chapes. R también quería irse pero no la dejaban, sobre todo C que insistía en que se quede (realmente parecía desesperada). Así que nos fuimos y ella se quedó.

 

Entonces, la volví a ver este lunes, le pregunté si había ido a la fiesta con C, porque en eso también habían quedado la semana pasada. Me dijo que sí, que fueron al Vale y que la pasaron bien. De ahí no pregunté más y me dediqué a contestarle sobre la historia de los incas y las antiguas lenguas del Perú. Estábamos sentadas esperando a que llegaran todas las chicas para empezar el taller. Llega C y la ve, duda un rato en acercarse, yo las miro, luego se decide y la saluda, a mí no, es natural que no me recuerde (¿o no?, bueno, poca gente me recuerda, creo), después me reconoce pero me hago la loca para que no se acerque. Veo que el saludo que se dan no es muy efusivo, no se preguntan cómo están ni nada de ese tipo de cortesías, así que imagino que R habrá choteado los avances de C y ahora C está un poco molesta o simplemente ya perdió las esperanzas y no quiere seguir insistiendo con eso.

 

Pero solo son sospechas. En el transcurso del taller ni se miran. A la salida no la vemos por ningún lado, R pregunta por ella y le dicen que ya se fue. Unas chicas le dicen para ir a comer pollo, ella acepta y me dice que vaya. Ok, le digo, ahora que recuerdo la semana pasada fue lo mismo. La invitaron a ella y ella me dijo para ir y yo le dije ok. Historia repetida. En el camino yo me estaba desanimando porque no tenía dinero y no quería estar de mirona, cuando llegamos a la puerta del restaurante una chica dijo que se iba y yo dije lo mismo así que nos fuimos juntas, conversamos un buen rato, también estudia en San Marcos, tiene pareja, es simpática, usa lentes y es superalta (mide un metro ochenta). Me acompañó a tomar el carro (dijo que es su costumbre embarcar), nos despedimos y me fui. Así terminó todo, pero no escribí lo que hicimos en el taller, fuck.

 

 

Actividades

Me estoy enfrentando a este mes como no lo hacía antes, lo general era que me estresara y comenzara a generar bilis por todas partes detestando el amor, la amistad y todo lo demás que viene con eso, pero ahora, lo estoy tomando muy calmadamente, debe ser porque no estoy enamorada y eso ayuda bastanta a soportar febrero.

Además, estoy muy ocupada para pensar siquiera en sentirme mal. estoy ordenando todas las cosas que desordené el año pasado y eso me lleva mucho tiempo. Tengo más de 3000 libros y cerca de 1000 películas, aparte de cientos de revistas y recortes de periódicos que me ocupan decenas de cajas que si no las ordeno pronto, lograrán expulsarme de mi casa. Así que en esas estoy mientras sigo pensando la tesis y sigo intentando aprender francés.

Les voy a dejar algunas actividades que están organizando por el día de San Valentín. La más cercana es la de este jueves, o sea mañana, en el Centro Cultural de España a las 8 de la noche o un poco antes se presntará la exposición fotográfica “Historias de amor homosexual” y si quieren ir a la disco ese mismo día, en el Legendaris es ingreso libre en el Jueves de chicas.

El sábado 14, día importantísimo, se realizara EL AMOR NO DISCRIMINA 2009, y adivinen dónde, ¡en el centro de Lima!, el lugar más homofóbico y también donde hay más discos gays (paradójico eh), a las 11 de la mañana muchas parejas de gays y lesbiana se harán presentes para brindarnos “nuevas estampas limeñas”. El lugar exacto es en el Pasaje Santa Rosa, frente a la Plaza Mayor de Lima. Y luego, ese mismo día, en el Parque del Amor de Miraflores, a las 7 pm, con el beso más largo (ñam).

Ese mismo día también, en el MHOL, se realizará la celebración del día del amor, de 8 a 10 pm. El Twin Life no va a cobrar la entrada así que seguro que estará lleno, y calro, el Vale, repleto.

Disfruten mucho ese día y sean muy felices (qué ironía)

Hablando de prohibir

Ayer estuve viendo un rato Cuarto Poder en canal 4 (ya que no salgo ahora me dedico a ver tele cuando no estudio o hueveo). Pasaron un informe sobre una costumbre andina que consiste en pelear con hondas. Lo que yo sé es que pelean entre pobladores de distritos distintos y es casi un ritual, una forma de demostrar algo a los otros: valentía o qué se yo. Sale mucha gente herida después de la batalla y hasta algún muerto puede haber.

Lo malo es que solo escuché los comentarios finales de los conductores (por cambiar de canal constantemente). Lo que dijeron no me pareció sorprendente y hasta estuve de acuerdo con ellos. Dijeron (y esto no es textual porque no recuerdo exactamente las palabras que usaron) que algunas costumbres deben ser prohibidas ya que causan daños y hasta la muerte. Que no porque sean culturas milenarias se debe aceptar todo lo que hagan o dejen de hacer.

Cuando me puse a pensar en sus palabras, me pregunté cómo, por qué y quién las prohibiría, imagino que el cómo, es con leyes, el por qué, porque son primitivas, violentas, lesivas, salvajes, letales, etc., y quién, pues el Estado. ¿El Estado puede prohibir este tipo de tradiciones? Espero que no. Pero no porque esté de acuerdo con la violencia o la agresión hacia los demás, sino porque no tenemos la más mínima autoridad para decirles o prohibirles practicar actividades en las que ellos están de acuerdo. Es decir, nadie los obliga a agarrarse a hondazos. Ellos lo hacen porque sienten quizás que es una parte de su identidad seguir practicando este tipo de actividades.

Ahora me pueden decir que esto de matarse unos a otros a hondazos es primitivo, salvaje y bárbaro. Puede ser cierto, no lo niego, pero ¿no es primitivo, salvaje y bárbaro declarar guerras y bombardear pueblos matando a miles sin que no se pueda hacer nada contra ello? ¿Si “nosotros” (y con nosotros me refiero a aquellos que creemos que somos mejores y podemos decidir por los demás que es lo que está bien y debe ser permitido y qué es lo que está mal y debe ser prohibido, o sea, al mundo occidental) les podemos prohibir a ellos matarse a hondazos, ellos no tendrían el mismo derecho de prohibirnos a nosotros matarnos a bombazos? ¿Quién es el que decide cómo y cuándo prohibir, quién tiene esa autoridad casi suprema? Obviamente, los que tienen más poder económico, militar o cultural. Ellos pueden prohibirnos cosas y hacernos creer que es lo correcto sin el menor problema.

Aunque quizás las comparaciones son muy bastas en este caso, sería mejor hacer comparaciones más pequeñas. Pongamos por ejemplo tres actividades, una que se realiza en casi todo el mundo occidental (y “desarrollado”), otra que se realiza en España y la que se realiza acá nomás en nuestras serranías: el boxeo, el encierro de Pamplona (o San Fermín) y la pelea con hondas.

Todos nosotros sabemos cómo se realiza una pelea de box (al que llamamos “deporte” porque tenemos el poder de llamar como nos dé la gana a las cosas, por algo somos los desarrollados), estos hombres (o mujeres) se agarran a puñetazos en 12 rounds o hasta que alguno de ellos caiga nockeado. Muchos de estos boxeadores quedan con daños cerebrales irreversibles y otros mueren. Podemos decir que es salvaje, primitivo y bárbaro, pero está aceptado por la sociedad (silenciosamente) y no escuchamos muy seguido que salgan a decir por televisión o radio que deba prohibirse. Y muchos creerán una locura que en el Congreso se discuta su prohibición. Es más, nos sentimos orgullosos de Mauro Mina y lamentamos que un chico con tanto futuro como Mario Broncano se haya echado a perder por las drogas.

En España también les parecería una locura que se prohíban estas corridas de toros persiguiendo personas por las calles de Pamplona. No solamente sería una locura, sino simplemente una estupidez. ¿Por qué? Porque es parte de la identidad española, nosotros los reconocemos porque aparte de hablar el español “más castizo”, comer paella, matar toros a diestra y siniestra, sabemos que si vemos a unos tipos corriendo perseguidos por toros que los aplastan, los levantan, los tiran, los hieren y a veces hasta pueden matarlos, estamos viendo algo muy español. Vamos que estos españoles si que saben rentabilizar la muerte, miles de turistas solo van a ver estas tradiciones. ¿No es primitivo, salvaje y bárbaro? Tal vez, pero no nos importa.

En la Sierra peruana, y quizás también en la boliviana, vemos a un grupo de hombres romperse la cabeza a piedrones, una costumbre que construye su identidad y lo primero que se nos ocurre pensar es en prohibírsela ya que ellos sí son primitivos, salvajes y bárbaros. Así que papá Estado debe intervenir rápidamente para que estas personas no terminen matándose porque, ignorantes ellos, no saben lo que hacen.

¿Que es lo que tienen en común estas tres actividades? Entre otras cosas, aparte de la extremada violencia (que nos parece normal en las dos primeras porque estamos “acostumbrados”!), las tres son consideradas parte de la identidad de un pueblo, las tres son tradiciones y costumbres arraigadas y maceradas por cientos de años, en las tres las personas que las realizan son mayores de edad con conciencia de lo que hacen, en ninguna de las tres no se obliga a las personas a que se maten, sino que son prácticas consensuadas por la sociedad, es decir, negociadas, pactadas, permitidas por sus propias culturas y por sus propios habitantes, y refrendadas (en las dos primeras abiertamente, en la última solo tolerada) por Estados diversos.

Abrimos nuestros ojos ante la violencia de gente con la que no nos identificamos y vemos todos sus defectos, pero no hacemos lo mismo con la violencia a la que nos acostumbraron desde chicos, porque es más fácil y cómodo mirar con ojos acuciosos lo extraño y descartarlo completamente, sin darnos cuenta de que al tratar de mirarnos a nosotros mismos estamos ciegos.

Igualdad?

No recuerdo que día apareció en el programa Enemigos íntimos del canal 2, un grupo musical llamado Los Patos (creo que fue el miércoles). Parecía divertido, era un grupo el cual tenía como enganche publicitario que todos los integrantes eran homosexuales: dos drag queens (las bailarinas) y uno que no era drag pero que sí se “comportaba” como el estereotípico gay “loca” (o sea, su imagen y su comportamiento reflejaban el estereotipo femenino, o algo así, pero elevado a alguna potencia) que cantaba.

 

Yo no tengo problema con ninguno de ellos, es más, me parecen supervalientes, ya que por donde vayan van a recibir insultos, burlas, sarcasmos y demás basura que tira la gente cuando algo les parece extraño. E imagino, supongo, sospecho que lo mismo ocurre con las mujeres que se sienten mejor cuando estereotipan la imagen masculina. Y a las que también considero valientes porque realmente hay que tener coraje para saber que quieres ser algo diferente a como te educaron y lo haces a pesar de todo lo que sabes que va a suceder desde ese momento.

 

En todo eso yo me reconozco completamente cobarde, no porque quisiera ser masculina, yo nunca he querido ser ni parecer un hombre, pero sí tener las libertades y las facilidades que tienen frente a todo el espectro femenino lleno de limitaciones y prejuicios, sino porque siento que no tendría el valor para hacerlo. Por ejemplo, cuando era más joven, salir a la calle hasta tarde sin que piensen mal de mi comportamiento, lo que no sucede con los chicos. Los chicos salen y tiene que hacerlo como parte de su educación sentimental. Las chicas no salen porque tienen que tener más cuidado de lo que dicen los demás, de lo que comentan los vecinos y de la imagen pública frente al barrio, vecindario, escuela, etc.

 

También se nos prohibía decir lisuras. A los chicos no, porque es parte de su educación tener una imagen de agresividad para que no te agarren de huevón, es una forma de supervivencia. Para las chicas la forma de sobrevivir frente a un mundo que ya tiene una imagen de lo que debe ser una mujer es mostrándose un poco débil y temerosa para que sientan compasión de una y no nos lastimen. Y así miles de ejemplos de cómo nos comportamos frente a los demás como “mujer” o como “hombre”. Pero me salí del tema. El asunto es comentar sobre lo que vi el miércoles a las 11 de la noche en canal 2.

 

Presentaron un video de introducción en donde salen paseándose por la playa entrevistados por un reportero también gay (es obvio dentro de la imagen que tenemos de los gays y además él mismo lo dice). Termina la presentación y salen al escenario en donde Beto Ortiz y Aldo Miyashiro los entrevistarán un rato.

 

Todos sabemos que Beto es gay, entonces uno supone que sentirá cierta familiaridad hacia los integrantes de la banda, lo cual no tiene necesariamente que ser así, eso también es un prejuicio y no necesariamente uno tiene que sentirse identificado con otro solo por su orientación sexual. Aquí el entrevistador lo demuestra, desde el inicio se ve su animosidad hacia estas tres personas. Sus preguntas lo evidencian:

 

¿Además de ser gays qué más tienen para ofrecer al público?

 

Al público no les están ofreciendo más que música. El paquete que lo envuelve es lo diferente. La imagen, que puede causar cierto morbo, es una forma de hacer publicidad aprovechando algo que es irreversible, una forma de voltear el pastel y utilizar una situación que los margina convirtiéndola en una situación que les haga prosperar económicamente (quizás, un ejemplo de ello es Tongo, no es el estereotípico cantante bonito o de buen cuerpo que vemos hasta la saciedad, es feo, gordo y, oh, Dios mío, cholo, pero ha triunfado con su música a pesar de que su imagen no es de las que atraen a la gente a los estadios, no es una belleza clásica, creo que ni tiene buena voz, pero su extraño carisma, la imagen entre bonachón y lorna, y el haber logrado un éxito que parecía imposible para una persona de sus características físicas hace que muchos se sientan identificados u orgullosos con todo lo que ha logrado a pesar de las “limitaciones” que, se supone, posee).

 

El cantante trata de responder pero parece que su nerviosismo o su ignorancia le juegan malas pasadas y solo balbucea unas cuantas cosas. En lugar de hablar sobre la música que es lo que obviamente le están ofreciendo al público, y no su homosexualidad, trata de generar cierto reconocimiento con Beto y menciona la igualdad.

 

¿Acaso tú yo somos iguales? Tú tienes el pelo rojo yo casi no tengo pelo.

 

No creo que alguien dude de la inteligencia de Beto. Es obvio que en eso y en muchas cuestiones físicas más no son iguales, solo quiere poner en problemas al cantante porque ya se dio cuenta de que hay cierta deficiencia en sus respuestas. Él sabe que se refiere a otras formas de igualdad, pero que quizás no sabe o no puede expresarlas adecuadamente.

 

Cuando hablamos de igualdad no nos referimos a que somos iguales físicamente unos a otros, no lo somos ni por fuera ni por dentro (fisiológicamente). Cuando decimos “todos los hombres/las mujeres son iguales” nos referimos a ciertas características conductuales que asumimos frente a determinadas situaciones. Por ejemplo, suponemos que la mayoría o casi todos los hombres son infieles, este hecho, de ser una leyenda urbana (no creo que todos los hombres sean infieles o que la infidelidad sea una característica inherente al hombre) pasa una especie de orgullo y luego a una verdad absoluta, tanto así, que mientras los chicos crecen y se hacen hombres, creen que hay que ser infieles para asemejarse más a la idea de hombre con la que crecen y lamentablemente esas ideas sí son alimentadas por aquellas que creen ser víctimas de esta verdad absoluta: las mujeres. Y así a través de los siglos.

 

Si nos referimos a la igualdad es porque se busca igualdad de derechos y deberes, igualdad frente a la ley y el Estado. Lamentablemente la igualdad sola no es la solución y lo podemos ver en la actitud de Beto sobre el cantante. Es una actitud despectiva, no hay reconocimiento de igualdad alguna ya que él no se siente para nada igual al otro, aunque sabe que son “iguales” en algunas cosas, como pertenecer al mismo “sexo”, al mismo “género”, ser parte del reino animal, descender de los monos o de Dios, o tener la misma atracción emocional hacia personas del mismo “sexo”.

 

Él no se siente igual por cuestiones que no tienen que ver con las enumeradas antes, tan bastas, sino por otras que podrían ser quizás el ser periodista y vivir de ello (aunque tal vez se siente más orgulloso de no necesitar un título profesional para trabajar y ganar su buen billete), ser inteligente, culto, lejano a la masa ignorante que ve su programa (me cuento entre ella) y otras muchas razones más, como ser un homosexual normalizado estereotípico, y esta denominación también es estereotípica, pero no encuentro otra.

 

Quizás se sienta orgulloso de no tener que aprovechar el hecho de ser gay, como sí lo está haciendo el grupo musical y tienen todo el derecho de hacerlo, y por ello es un poquito más que ellos y entonces no son iguales, porque él utiliza su “inteligencia”, algo que le costó mucho esfuerzo llegar a tener gracias a lecturas, estudios y oportunidades que millones de personas no tienen, y otros no la necesitan para lograr el mismo éxito, como Tongo (aunque yo creo que él es muy inteligente para lograr todo lo que ha logrado) y entonces, por ello, son un poquito menos que él.

 

Tipo Bayly, los dos se visten como “hombres” y en ningún momento se comportan “afeminadamente”. Uno los ve por las calles y se dice “son hombres” aunque si sabes quiénes son no puedes evitar pensar que también “son gays”. No hay problema con ello tampoco. Cada quién es libre de hacer vestir y actuar como quiere sin perjudicar a los demás (establecer el límite del perjuicio es el gran problema moral). Los dos son personas muy inteligentes, lo han demostrado, y quizás por ello no necesitan resaltar su lado gay para conseguir más éxito del que tienen aunque de vez en cuando lo hacen.

 

Bueno, sospecho que su desprecio es porque se cree más inteligente, quizás sea una forma de discriminación intelectual o cultural (tipo Martha Hildebrandt) y le sucede mucho a la gente que se cree muy inteligente o muy culta.

 

Solamente viendo cómo entrevista al invitado anterior, el escritor español Migoya (quien le dijo unos piropos sorprendentes a Aldo y quizás sea porque en España eso se puede hacer, pero aquí se ve como algo muy gay) y su trato era completamente distinto, vamos pues, porque el hombre es ESCRITOR, ha publicado LIBROS, es INTELIGENTE y también es EXTRANJERO, quién sabe qué pesó más en la mente del entrevistador para tratar a uno bien, y a los otros pésimo, pero de que algo pesó, pesó, y se hizo tan obvio que me dio vergüenza pensar que alguna vez me creí inteligente. 

En el MHOL

Llego temprano, pero ya hay unas cinco chicas, lo cual me sorprende. Luego vienen más,  la sala se llena y faltan sillas, tienen que sentarse en cojines en el suelo o quedarse paradas. El tema es identidad y nos reparten papelitos para llenar unas diez líneas con nuestra descripción. Tenemos que poner lo que más nos gusta hacer, cómo somos, cosas por el estilo.

 

Luego nos piden los papelitos y los van repartiendo, cada una lee una descripción diferente y luego debemos adivinar de quién se trata. Algunas ponen su rol sexual, lo que me parece un poco infidente, debe ser que no estoy acostumbrada a decirlo ni siquiera cuando me preguntan:

 

– ¿Tú que eres?

– ¿Cómo que soy?

– ¿Activa o pasiva pues, o moderna?

– Ninguno

– Cómo que ninguno

– Hasta ahora me han agarrado de pasiva pero no creo que lo “sea” ¿entiendes?

– ¿Eres pasiva pero quieres ser activa?

– Nop

– ¿Eres activa pero haces de pasiva?

– Nop

– ¿Eres moderna?

– No creo ser antigua

– ¿Entonces?

– Entonces nada pues, todos esos títulos nos limitan y no me gustan los límites

 

Todas esas preguntas me aburren terriblemente y me parece una falta de educación, es como querer saber que poses hago o cuáles me gustan más, y que a la primera me pregunten eso me hace sentir como si fuera un objeto sexual o si lo único que le interesara fuera saber eso como para ir descartando posibilidades o ir filtrando información, quién sabe.

 

La cosa es que cuando digo que no quiero llamarme de determinada forma y que si digo que soy lesbiana es más como una cuestión de identidad política para lograr ciertos derechos que se nos restringen o para reconocerse dentro de un grupo y ser una unidad para afrontar problemas y conseguir ciertas reivindicaciones, pero solo para eso, parece que no me entendieran y me dicen:

 

– Ah, entonces todavía no sabes lo que eres

– ¿Cómo que no sé lo que soy?

– Claro, pues, todavía no te defines

– No es eso, es que ya debemos pasar a otro nivel, luego de reconocernos como algo, por ejemplo “mujer” o “lesbiana”, deberíamos problematizar el hecho de qué es ser mujer y qué es ser lesbiana, y explorar otras posibilidades de conocimiento

– Lo que pasa es que tú aún no estás segura de lo que eres o lo que quieres

– Por lo menos sé lo que no quiero, y eso ya es bastante.

 

El año pasado, cuando vine por primera vez a la charla sobre identidad yo me reconocía como hembra, mujer, lesbiana, estudiante, madre. Habían un cúmulo de identidades que asumir, pero esa asunción solo dependía de con quién interactuara. No sé si todo el tiempo soy todo eso que digo. Por ejemplo, si la cuestión es asumir cosas, puedo asumir que el año pasado era recontra fácil (jeje). Y eso puede cambiar (o no). Pero lo de ser madre no, aunque todos sabemos que ser madre implica mucho más cosas que parir, pero puedo ser madre simplemente pariendo, pero una buena o mala madre también puedo ser, o una madre rebelde, o una madre open mind. La cosa es que somos muchas cosas, muchos tipos de personas por grados y niveles, fluctuamos de un lado a otro y según lo que nos guste nos vamos quedando más de un lado o de otro, no somos totalmente algo o totalmente nada y negarnos la posibilidad de ser o hacer algo más o algo menos de lo que ahora hacemos o somos es subestimarnos demasiado.

 

Personalmente, emocionalmente, sentimentalmente, interiormente no quiero colocarme ni el título de mujer, ni el de homosexual, ni el de lesbiana, ni el de bisexual, trisexual o plurisexual. Y mucho menos el de pasiva, activa, moderna, versátil, diversa, queer, activista, pacifista, azulita, rosadita, pasita“dame que te doy”, “doy y pido vuelto”, etc, etc. Pero políticamente, para la lucha por una ciudadanía libre y total, me reconozco como todo eso y mucho más.

 

Y si me contradigo, puedo asumir una identidad contradictoria en este momento. Si alguien puede sentirse traicionado porque digo que no soy lesbiana en mi intimidad, pero sí públicamente, es su problema.

 

Carrera

Mi amiga M me dijo para ir a ver una carrera de piques en el Campo de Marte, así que nos encontramos en Paseo Colón y esperamos a G que también iba. Quedamos en encontrarnos a las 10, yo llego a las 10 y 10, pero G no llegaba, así que conversando se nos pasó una hora. Por fin llegó G a las 11, fuimos primero a comprar pilas y luego a la carrera.

 

Hacía un calor insoportable, estuvimos paradas hasta las 5 o 6 de la tarde achicharrándonos con el sol, los bomberos tiraban agua a la tribuna que calmaba un poco la calentura. Creo que yo terminé más quemada que ellas. Me dolían los pies terriblemente, pero la carrera estuvo divertida y emocionante cuando se incendiaba algún carro. G le tomaba fotos a las chicas simpáticas, pero hacía como si tomara a los carros.

 

G y yo conversábamos sobre el ruido que hacían los carros y le dije que cuando hicieran ruido iba a gritar fuerte “soy gay”. Mientras hablábamos de eso, M conversaba con un chico desde hacía un buen rato y estaban de lo más entusiasmados con los carros y todo eso.

 

En el momento que comenzaron a hacer ruido para competir yo grito “soy gay” y claro solo me escuchan mis amigas (yo estaba en el medio), pero M también grita y justo cuando los motores se apagan así que todos los que estaban cerca escucharon. Nosotras nos matábamos de risa, pero el muchacho parece que se palteó porque se fue y estaba a unos metros de nosotras mirándonos. Se quitó apenas escuchó decir eso a M.

 

Luego de un rato volvió, pero ya no era lo mismo. Como que se había perdido cierto encanto. Nosotras ya estábamos yéndonos, casi muertas de cansancio. Me acompañaron a tomar mi carro. Y así nos despedimos. En mi casa me dolían las partes quemadas por el sol, aún me duelen, no puedo ni ponerme la mochila y cuando duermo es un fastidio. Espero que pase pronto.

 

G y M querían ir a un sitio en Villa El Salvador en donde hay una competencia de fútbol de chicas y dicen que van bastantes, pero estaba lejazos para mí. Ojalá pueda ir las próximas semanas, aunque tampoco me entusiasma demasiado.

Descartando

Después de estar de aquí para allá con un examen tras otro, y luego de que el doctor revisó cada uno de ellos, puedo decir que no tengo nada (lo que es muy bueno). Saberlo me tomó toda la mañana y parte de la tarde. Bueno, realmente no es que no tenga nada. Según el doctor tengo una suma explosiva de dos elementos letales: grasa + estrés. Una bomba para mi corazón.

 

Sugerencias, dejar de comer grasas y angustiarme menos por las cosas. Lo de la grasa es fácil, lo otro (la ansiedad, la angustia, el estrés) es complicado porque imagino que es inconsciente y que ya tiene años de habitar en mi cerebro. Tanto tiempo que casi ni se nota y muchas veces ni yo lo noto, porque ya estoy acostumbrada.

 

De cierta forma, el doctor me dijo que si quería seguir viviendo, si quería vivir muchos años más y tener una buena calidad de vida en mi vejez y no terminar siendo una anciana decrépita, que comience a preocuparme en como alimento mi organismo y como alimento mi mente. Tan simple como eso, tan difícil como cambiar costumbres empozadas desde la infancia. Por lo menos sé que de cáncer no me voy a morir. Tengo que regresar dentro de un mes para ver como sigo. O para ver si obedecí las indicaciones.

 

Después del hospital fui a la casa de mi hermana para cuidar a mi sobrina. Estuve ahí hasta la noche y regresé. Hoy es sábado y como buena niña me quedo en casa, a pesar de que mi amiga P me llamó para ir al Twin (suspiro de resignación). Los sábados son complicados y para salir debo tener arregladas las cosas anticipadamente dos días antes por lo menos. Los viernes son más fáciles.

 

Mi amiga P vive al frente de la casa mi hermana. Cuando voy, converso con ella, pero hoy no la vi porque estaba en la casa de otra amiga y cuando llamó yo ya me estaba yendo. Mañana (hoy) voy a dar unas vueltas con M, tenemos que conversar bastante y de todo. Domingo ocupado. Luego voy al Jockey, tengo una entrada gratis al cine y ya se vence. Quiero ver la de Benjamín Button. El lunes voy un rato al MHOL, hay un taller de capacitación para chicas y quiero ver que tal es.  

 

Todo tranquilo, por suerte. Si existes, gracias. Y si no, también.