Igualdad?

No recuerdo que día apareció en el programa Enemigos íntimos del canal 2, un grupo musical llamado Los Patos (creo que fue el miércoles). Parecía divertido, era un grupo el cual tenía como enganche publicitario que todos los integrantes eran homosexuales: dos drag queens (las bailarinas) y uno que no era drag pero que sí se “comportaba” como el estereotípico gay “loca” (o sea, su imagen y su comportamiento reflejaban el estereotipo femenino, o algo así, pero elevado a alguna potencia) que cantaba.

 

Yo no tengo problema con ninguno de ellos, es más, me parecen supervalientes, ya que por donde vayan van a recibir insultos, burlas, sarcasmos y demás basura que tira la gente cuando algo les parece extraño. E imagino, supongo, sospecho que lo mismo ocurre con las mujeres que se sienten mejor cuando estereotipan la imagen masculina. Y a las que también considero valientes porque realmente hay que tener coraje para saber que quieres ser algo diferente a como te educaron y lo haces a pesar de todo lo que sabes que va a suceder desde ese momento.

 

En todo eso yo me reconozco completamente cobarde, no porque quisiera ser masculina, yo nunca he querido ser ni parecer un hombre, pero sí tener las libertades y las facilidades que tienen frente a todo el espectro femenino lleno de limitaciones y prejuicios, sino porque siento que no tendría el valor para hacerlo. Por ejemplo, cuando era más joven, salir a la calle hasta tarde sin que piensen mal de mi comportamiento, lo que no sucede con los chicos. Los chicos salen y tiene que hacerlo como parte de su educación sentimental. Las chicas no salen porque tienen que tener más cuidado de lo que dicen los demás, de lo que comentan los vecinos y de la imagen pública frente al barrio, vecindario, escuela, etc.

 

También se nos prohibía decir lisuras. A los chicos no, porque es parte de su educación tener una imagen de agresividad para que no te agarren de huevón, es una forma de supervivencia. Para las chicas la forma de sobrevivir frente a un mundo que ya tiene una imagen de lo que debe ser una mujer es mostrándose un poco débil y temerosa para que sientan compasión de una y no nos lastimen. Y así miles de ejemplos de cómo nos comportamos frente a los demás como “mujer” o como “hombre”. Pero me salí del tema. El asunto es comentar sobre lo que vi el miércoles a las 11 de la noche en canal 2.

 

Presentaron un video de introducción en donde salen paseándose por la playa entrevistados por un reportero también gay (es obvio dentro de la imagen que tenemos de los gays y además él mismo lo dice). Termina la presentación y salen al escenario en donde Beto Ortiz y Aldo Miyashiro los entrevistarán un rato.

 

Todos sabemos que Beto es gay, entonces uno supone que sentirá cierta familiaridad hacia los integrantes de la banda, lo cual no tiene necesariamente que ser así, eso también es un prejuicio y no necesariamente uno tiene que sentirse identificado con otro solo por su orientación sexual. Aquí el entrevistador lo demuestra, desde el inicio se ve su animosidad hacia estas tres personas. Sus preguntas lo evidencian:

 

¿Además de ser gays qué más tienen para ofrecer al público?

 

Al público no les están ofreciendo más que música. El paquete que lo envuelve es lo diferente. La imagen, que puede causar cierto morbo, es una forma de hacer publicidad aprovechando algo que es irreversible, una forma de voltear el pastel y utilizar una situación que los margina convirtiéndola en una situación que les haga prosperar económicamente (quizás, un ejemplo de ello es Tongo, no es el estereotípico cantante bonito o de buen cuerpo que vemos hasta la saciedad, es feo, gordo y, oh, Dios mío, cholo, pero ha triunfado con su música a pesar de que su imagen no es de las que atraen a la gente a los estadios, no es una belleza clásica, creo que ni tiene buena voz, pero su extraño carisma, la imagen entre bonachón y lorna, y el haber logrado un éxito que parecía imposible para una persona de sus características físicas hace que muchos se sientan identificados u orgullosos con todo lo que ha logrado a pesar de las “limitaciones” que, se supone, posee).

 

El cantante trata de responder pero parece que su nerviosismo o su ignorancia le juegan malas pasadas y solo balbucea unas cuantas cosas. En lugar de hablar sobre la música que es lo que obviamente le están ofreciendo al público, y no su homosexualidad, trata de generar cierto reconocimiento con Beto y menciona la igualdad.

 

¿Acaso tú yo somos iguales? Tú tienes el pelo rojo yo casi no tengo pelo.

 

No creo que alguien dude de la inteligencia de Beto. Es obvio que en eso y en muchas cuestiones físicas más no son iguales, solo quiere poner en problemas al cantante porque ya se dio cuenta de que hay cierta deficiencia en sus respuestas. Él sabe que se refiere a otras formas de igualdad, pero que quizás no sabe o no puede expresarlas adecuadamente.

 

Cuando hablamos de igualdad no nos referimos a que somos iguales físicamente unos a otros, no lo somos ni por fuera ni por dentro (fisiológicamente). Cuando decimos “todos los hombres/las mujeres son iguales” nos referimos a ciertas características conductuales que asumimos frente a determinadas situaciones. Por ejemplo, suponemos que la mayoría o casi todos los hombres son infieles, este hecho, de ser una leyenda urbana (no creo que todos los hombres sean infieles o que la infidelidad sea una característica inherente al hombre) pasa una especie de orgullo y luego a una verdad absoluta, tanto así, que mientras los chicos crecen y se hacen hombres, creen que hay que ser infieles para asemejarse más a la idea de hombre con la que crecen y lamentablemente esas ideas sí son alimentadas por aquellas que creen ser víctimas de esta verdad absoluta: las mujeres. Y así a través de los siglos.

 

Si nos referimos a la igualdad es porque se busca igualdad de derechos y deberes, igualdad frente a la ley y el Estado. Lamentablemente la igualdad sola no es la solución y lo podemos ver en la actitud de Beto sobre el cantante. Es una actitud despectiva, no hay reconocimiento de igualdad alguna ya que él no se siente para nada igual al otro, aunque sabe que son “iguales” en algunas cosas, como pertenecer al mismo “sexo”, al mismo “género”, ser parte del reino animal, descender de los monos o de Dios, o tener la misma atracción emocional hacia personas del mismo “sexo”.

 

Él no se siente igual por cuestiones que no tienen que ver con las enumeradas antes, tan bastas, sino por otras que podrían ser quizás el ser periodista y vivir de ello (aunque tal vez se siente más orgulloso de no necesitar un título profesional para trabajar y ganar su buen billete), ser inteligente, culto, lejano a la masa ignorante que ve su programa (me cuento entre ella) y otras muchas razones más, como ser un homosexual normalizado estereotípico, y esta denominación también es estereotípica, pero no encuentro otra.

 

Quizás se sienta orgulloso de no tener que aprovechar el hecho de ser gay, como sí lo está haciendo el grupo musical y tienen todo el derecho de hacerlo, y por ello es un poquito más que ellos y entonces no son iguales, porque él utiliza su “inteligencia”, algo que le costó mucho esfuerzo llegar a tener gracias a lecturas, estudios y oportunidades que millones de personas no tienen, y otros no la necesitan para lograr el mismo éxito, como Tongo (aunque yo creo que él es muy inteligente para lograr todo lo que ha logrado) y entonces, por ello, son un poquito menos que él.

 

Tipo Bayly, los dos se visten como “hombres” y en ningún momento se comportan “afeminadamente”. Uno los ve por las calles y se dice “son hombres” aunque si sabes quiénes son no puedes evitar pensar que también “son gays”. No hay problema con ello tampoco. Cada quién es libre de hacer vestir y actuar como quiere sin perjudicar a los demás (establecer el límite del perjuicio es el gran problema moral). Los dos son personas muy inteligentes, lo han demostrado, y quizás por ello no necesitan resaltar su lado gay para conseguir más éxito del que tienen aunque de vez en cuando lo hacen.

 

Bueno, sospecho que su desprecio es porque se cree más inteligente, quizás sea una forma de discriminación intelectual o cultural (tipo Martha Hildebrandt) y le sucede mucho a la gente que se cree muy inteligente o muy culta.

 

Solamente viendo cómo entrevista al invitado anterior, el escritor español Migoya (quien le dijo unos piropos sorprendentes a Aldo y quizás sea porque en España eso se puede hacer, pero aquí se ve como algo muy gay) y su trato era completamente distinto, vamos pues, porque el hombre es ESCRITOR, ha publicado LIBROS, es INTELIGENTE y también es EXTRANJERO, quién sabe qué pesó más en la mente del entrevistador para tratar a uno bien, y a los otros pésimo, pero de que algo pesó, pesó, y se hizo tan obvio que me dio vergüenza pensar que alguna vez me creí inteligente. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s