Mujeres (las que no están)

Me hacen tres preguntas por el día de la mujer:

 

1. ¿qué le falta a estas celebraciones por el día de la mujer?

2. ¿qué tendría que tener para que yo me sienta identificada con eso?

3. o si ya lo tiene, desde su posición como mujeres lesbianas ¿qué más le agregarían?

 

1.      No sé qué le falta en realidad, aunque siempre veo lo mismo, las mujeres exitosas y que han sobresalido a problemas, obstáculos y dificultades para lograr sus sueños, y también leo lo mismo, estadísticas de la situación de desigualdad en la que siguen las mujeres a pesar de todos los esfuerzos que se siguen haciendo al respecto y comentarios varios al respecto. La historia de siempre.

 

Y recuerdo que hace poco salió un reportaje sobre si había discriminación en la tele. Le hacen entrevistas a cuatro personas: Verónica Linares, Federico Salazar, Raúl Romero y al Angelito de la tele (no sé cómo se llama). La primera dice que obviamente SI, que quizás si ella no fuera simpática no estaría dando las noticias aunque se necesitan más cosas que la simple belleza para hacer lo que hace. Los otros tres dicen que NO porque sino ellos no estarían en la tele. Es obvio que si hubiese discriminación ellos no estarían en la tele, pero también es absolutamente obvio que ellos son EXCEPCIONES. La regla no son ellos, ellos son particularidades, extravagancias de nuestra díscola televisión. Y también es obvio que las mujeres que aparecen en los periódicos, las revistas, los noticieros, las premiaciones, etc., etc., por este magno día son excepciones.

 

El asunto es que yo cuestiono el concepto de mujer como lo hemos visto desde que tenemos historia por ser un concepto reduccionista, como casi todos los conceptos que categorizan dentro de ciertas características generales y particulares a algo o alguien. Y no me gusta ser mujer así, aunque yo sé que prácticamente (didácticamente, pragmáticamente) el mundo se divide en dos y de ahí puede salir diversidad de categorías. Y si me pongo aquí a reflexionar sobre qué es ser mujer o qué no lo es no acabo nunca. Y si yo cuestiono el concepto ya no me siento tan feliz de celebrarlo porque siento que las cosas están mal desde la raíz y en el momento en que llegamos a destruir estos conceptos que estrechan la mente de las personas quizás lograremos ser un poco más felices. Entonces, yo uso el concepto mujer, así no me guste nadita, con un fin político que es resaltar aquello que se nos niega.

 

  1. Tendría que tener imágenes, entrevistas, reportajes, etc., etc., de las mujeres que no triunfan, de las que no tienen éxito, de las perdedoras, de las pobres, de las discriminadas, de las marginadas, de las despreciadas…

 

Y también de las derrotadas por la vida, de las que tienen miedo, de las locas, de las vagabundas, de las alcohólicas, de las drogadictas, de las presas, de las enfermas, de las trabajadoras sexuales, de las que no se bañan, de las que no tienen talento para escribir poesía, de las que no sirven para los números, de las que no tienen quien les pague la universidad, de las abandonadas, de las huérfanas, de las que nunca publicarán un libro, de las que nunca saldrían en los periódicos, de las promiscuas, de las ignorantes, de las cobradoras de combi, de las chismosas, de las asistentes dentales, de las asistentes contables, de las asistentes de oficina, de las vendedoras de caramelos en los buses, de las bibliotecaria, de las que cobran 50 céntimos por entrar al baño de un supermercado, de las que los limpia, de las que hacen encuestas, de las que van casa por casa hablando de la palabra de Dios, de las jubiladas, de las perdidas, de las ilusas, de las confiadas, de las ingenuas, de las feas, de las gordas, de las que tienen granos, de las que tienen lunares con pelo, de las que no tienen poto, de las que no tienen tetas, de las que no ganan nada, de las que venden canchita afuera de los cines, de las que no van al colegio, de las desempleadas, de las histéricas, de las inútiles, de las bizcas, de las miopes, de las tuertas, de las ciegas, de las que no tienen un brazo o una pierna o los dos o los tres o los cuatro, de las que no tienen encanto, de las que no tienen simpatía, de las cojudas, de las que no quieren comer, de las que comen y vomitan, de las que se pintan el pelo de azul, de las que se pintan los ojos y las uñas de negro, de las que no tienen talento para cantar, de las que no tienen talento para actuar, de las que no tienen talento para hablar, de las que no tienen talento para cocinar, de las que no nacieron para ser madres, de las que son madres pero hasta las huevas, de las que no quieren a nadie, de las que quieren demasiado, de las que hablan una lengua que nadie entiende ni quiere entender,  de las infieles, de las lesbianas, de las que se visten como hombre, de las que actúan como hombre, de las que piensan como hombre, de las sensibles, de las insensibles, de las malditas, de las mentirosas, de las deshonestas, de las asesinas, de las ladronas, de las mendigas, de las burriers, de las violadas, de las que abortaron, de las que dijeron alguna vez la verdad y por eso se jodieron, de las que no van a la universidad, de las que nunca conseguirán un trabajo honesto, de las que no logran sus sueños, de las que no alcanzan sus metas, de las insomnes, de las fumadoras, de las cornudas, de las paranoicas, de las esquizofrénicas, de las que no tienen talento para el arte, de las que nunca tuvieron útiles escolares, de las que caminan descalzas, de las que tienen piojos, de las que no saben sumar, de las que no saben leer, de las que no tomaron la píldora del día siguiente, de las que no tienen orgasmos, de las que no están enamorada de la vida, de las que tienen un trabajo que apesta, de las que odian a su jefe, de las que odian a su marido, de las que odian a su profesor o profesora, de las castigadas, de las inmigrantes, de las indocumentadas, de las provincianas, de las que no tienen hogar, de las que no tienen padres, de las que no tienen hijos, de las que apestan, de las que sudan de las que babean, de las que roncan, de las que se tiran pedos, de las que tienen mal aliento, de las que tienen dientes cariados, de las que moquean,, de las alérgicas a todo, de las que no saben bailar, de las que bailan todo, todo igual, de las que comen grasas, de las recontra misias, de las recontra rucas, de las recontra putas, de las recontra perras, de las angurrientas, de las alienadas, de las lloronas, de las gritonas, de las chinchosas, de las odiosas, de las que penan en vida…

 

Entonces, si aparecen todas ellas, yo me pondría al costadito y con una gran sonrisa diría: aquí es donde pertenezco.

 

  1. Agregaría a todas las de mi lista y a las que me olvidé de nombrar en el colmo de la invisibilidad.

 

Anuncios

2 comments

  1. Claudia · mayo 5, 2014

    No se quien sos, casualmente encontré este sitio pero este tema me hizo llorar, hay demasiada variedad en el mundo femenino que cuando nos encierran en un prototipo tan limitado es donde las cosas empiezan mal, lo triste es que las mujeres nos prestamos a todo eso, ya sea por herencia machista, por baja estima, por lo que sea, siempre nos prestamos al jueguito de discriminar. Recibí un abrazo fuerte desde El Salvador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s