Un poquitín triste

La ayudantía que iba a hacer en la U se fue a la mierda. Primero la profesora me invitó a ser su ayudante y me dijo que uno de los requisitos era ser del tercio superior. Yo le dije que no entraba en el tercio, pero ella me dijo que no importaba, que igual postulara, que ella lo iba a arreglar. Así que estuve tres semanas preparándome para el examen.

El día del examen (a las 11 a.m.) estoy ahí en la sala reunida con todas las que iban a participar  en los exámenes y el profesor que está encargado me dice delante de todas que yo no podía dar el examen. O sea, me tachó. Las chicas reunidas ahí dijeron que eso no debía importar si yo era buena alumna, mejor que muchos y que era la única que postulaba para ese curso. Pero al profe le importó un pepino.

Y claro, yo fui a hablar con la profesora y a decirle que no me dejaban dar el examen. Ella bajó y dijo que los profesores encargados se iban a reunir para hablar sobre eso y que podía dar el examen la semana próxima. En ese momento no sentía nada, bueno, un poco de estupefacción y nada más. Pero cuando mis amigos me hablaron y les conté lo que pasó y todos dijeron que era injusto y que no podía ser y bla bla bla, comencé a sentirme triste, y realmente no sé porqué porque eso de la ayudantía tampoco es tan importante ni el fin del mundo ni nada, quizás sea el esfuerzo o la ilusión o el rechazo o todo junto. Pero a la mierda, ya no pienso dar ningún examen.

 Entonces, me fui a mi otra clase en la cato, que iba a perder si daba el examen. Le cuento a una amiga que lleva el curso conmigo y me dice que es injusto y bla bla bla. Y vuelvo a sentirme un poquitín triste.

Luego regreso a mi U a reunirme con mi grupo de gays y lesbianas (aunque ahí yo soy la única chica y hay como 20 chicos inscritos). Hablamos de lo que pensamos hacer por el día del orgullo. Yo propongo hacer banderitas y repartirlas junto con volantes en donde se exprese cuáles son nuestros objetivos. Los chicos están de acuerdo. Ahora la cosa es cómo hacemos las banderitas. Ya se nos ocurrirá algo. Y al dejarlos vuelvo a sentirme un poco triste, porque con ellos me siento cómoda y contenta.

Pero tengo que irme porque E me está esperando para darme mi comida, comer volando e ir a la clase de italiano. Me trae comida de su casa porque yo me la paso todo el día de U en U y de grupo en grupo y de clase en clase y a veces no tengo tiempo ni para comer. Nos sentamos en el pastito y mientras almuerzo su comida vegetariana (que por cierto estaba rica) conversamos de todo un poco. Termino y vamos a la clase.

Después de eso ella se va a su casa y me quedo sola y sin nada que me distraiga y vuelvo a sentir esa sensación que me estaba jodiendo todo el día. Hago tiempo un rato para ir luego a las 7 al mhol en donde había un conversatorio sobre la marcha del orgullo.

Cuando llego hablo con M un buen rato, me cuenta algunas novedades, me dice algunas cosas que me sorprenden y luego que el programa no se va a hacer porque las conductoras no han ido, y me entero de que hubo un segundo módulo de capacitación y no nos invitaron a los que fuimos al primero. Y la conversación con M también me deja triste, y sí sé porqué, pero ni siquiera puedo escribir sobre eso.

Llegan algunas chicas, pero realmente muy pocas. Creo que en total éramos 8. Dicen que les gustaría ver más chicas en la marcha, que les gustaría disfrazarse como los chicos o quitarse el polo también como ellos y varias cosas más que no logré escuchar porque me moría de sueño por haberme amanecido estudiando. 

Yo sé que muchas chicas no van porque tienen miedo de que las descubran en sus casas, sus padres, sus amigas o en el trabajo. A muchas otras no les importa para nada el asunto y lo dejan pasar. Otras van, pero por un costado y no en el centro de la marcha, otras acompañadas de un amigo para que no piensen que son lecas, a otras les gustaría ir, pero les da flojera. Y puede haber miles de razones más. Pero simplemente no van y todos los años somos muy pocas.

Y no sé cuál es la causa real de que tan pocas chicas participemos de estas actividades, en el fondo nadie nos va a descubrir. En los programas de tv solo aparecen las carrozas de los chicos, las drag queen, los escándalos o cosas locas y nosotras no. Así que ¿cuál es el problema? Y vuelvo a sentirme jodidamente triste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s