Itinerarios

Les relato un poco lo que hice esta semana. El fin de semana, obviamente no salí (estaba enferma, cansada y decepcionada). El lunes apoyé en el taller del mhol, hice la bienvenida y la dinámica de presentación junto con L y P. L dio los informes generales y P manejó la segunda dinámica con nuestra ayuda, pero eso es un decir porque creo que no servimos de nada y todo fue un caos, lo que en el fondo es divertido. Luego M hizo la parte central del taller que era sobre sexualidad lésbica y desmitificar algunos estereotipos heterosexuales.

Yo creo que a las chicas les gusta confundirse y mezclarse y reírse entre sí y de sí mismas. Pero no sé, bueno, a mí me gusta, pero no necesariamente les gusta a todas. La cosa es que parecía que ahí Confucio había inventado la confusión (para redundar). Tuvimos que terminarlo rápido aunque la idea original me parecía genial, si no fuéramos tan desordenadas, hubiese salido excelente.

Al terminar el taller nos fuimos a comer papas (lo de siempre) con L, P y T (ella aparece porque le gusta L) y no entiendo porqué de repente mientras comíamos T me dice: a ti no te creo ni una palabra. Y yo con T nunca había cruzado más de dos palabras (ni me interesa cruzar más de esas dos), así que me sorprendió, claro que yo no le pregunté porqué no me creía nada sino que le dije: y a mí qué me importa (misma niñita malcriada), y ella solo me miró y no me dijo nada. Y mis amigas tampoco dijeron nada (seguro porque tampoco me creen nada). Y ni yo misma me creo, pero bueno, no tienen que decírmelo ¿no?

Luego veo que J y A entran al mismo restaurante donde estábamos nosotras y se sientan en una mesa cercana. T me mira y me dice: ¿es cierto lo que dice J sobre L? Yo la miro, pero no le hago el menor caso, no entiendo ni para qué me pregunta si al final no me va creer (idiotaaaaa). Terminamos de comer. Paga T porque quiere quedar bien con L, y nosotras felices, la única palteada era L, pero ese es su problema.

Cuando caminamos hacia el paradero L y P van adelante y me dejan atrás con T. Ella se detiene porque recuerda que su mamá la iba a esperar en la puerta del mhol. Me pide que la acompañe (o sea, ta loca). Le digo que no, que tengo que irme, entonces se va sola. L y P regresan y me preguntan adónde se fue T, les dije que a buscar a su mamá. L se molesta conmigo y me dice que porqué no la acompaño (¿porquééééé?, o sea, ellas se van y yo tengo que acompañar a esa huevona que dice que no me cree nada, asu). Entonces volvemos a buscar a T, la encontramos y la acompañamos a buscar su taxi. Cuando se va L sigue molesta y ahora no sé porqué. Le pregunto y no me contesta. Entonces, me molesto yo, porque a mí me gusta que me aclaren las cosas y no que las dejen a medias como para imaginar un montón de cosas (porque yo tengo una imaginación jodida). L y P se van y yo me quedo esperando mi carro. Luego me llegan mensajitos de disculpas y ese tipo de cosas, pero a la mierda.

El martes fui al concierto de Consuelo. Me encontré con algunas chicas del mhol, escuchábamos la música y tomábamos unas cervezas, M me comenta algunos proyectos que tiene en mente, y en los que la voy a ayudar. Luego me regala un polo (yupi), uno muy bonito que dice DIVERSITY y que tiene 3 figuritas de parejas, obvio la hetero, la gay y la lésbica. Y que ahora llevaré pegada al cuerpo en la U a ver si alguna chica se me acerca. El concierto estuvo bonito, fueron varias chicas, la cantante saludó a todas las que la apoyaron menos al mhol (plop), y eso que le hicimos propaganda todos los lunes (y colgamos su video en nuestro blog), pero bueno, así es la vida, nuestro trabajo es silencioso e invisible (pipipipipi). Luego le compré su disco y le pedí que me lo autografiara (jajajajaja). Es que una cosa es criticar un determinado comportamiento y otra no apreciar su música y apoyarla. Después de eso la gente quería ir al Twin, pero yo me sentía ebria y cansada, así que me fui a mi casa.

El miércoles no tenía clase en la U por votaciones así que fui a ver la pela que iban a pasar en el mhol, llegué media hora tarde y no era la que habían programado que era Rosas rojas, pero cuando entro veo que están pasando otra película que se llamaba Me siento extraña en la que casi al final vemos a Rocío Durcal teniendo relaciones sexuales con otra flaca, y realmente es impresionante porque yo no imaginaba para nada que ella hubiese hecho ese tipo de películas, y esa escena es larguísima, el director se regodea un buen rato con las dos mujeres. Y al final no sabíamos si reírnos o llorar porque la verdad la película es bien mala y lo que la salvó de la catástrofe fue ver tirar a las dos actrices (algo bueno por fin).

Me encontré con mi amigo E y con mi amiga H (con quien había agarrado en el Vale). Por suerte no había paltas ni nada. La acompañé al paradero y me fui a casa, tranquilita otra vez. La otra mitad de la semana aún no pasa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s