Perreos

El sábado pasado fue el cumpleaños de mi amiga M, así que quedamos con G en darle una sorpresa. Nos reunimos varias chicas y fuimos a su cuarto. Antes, habíamos comprado una torta, globos, serpentina y gorritos. Yo le compré un libro, El Diario de Ana Frank, lo leí cuando era pequeña y es uno de mis libros favoritos, y creo que uno de los mejores para regalar.

Fuimos, luego de recoger a otra amiga. En total éramos 5, llegamos a su cuarto, ella estaba con su pareja, la saludamos, luego llegó otra amiga. Esperamos hasta las 12 viendo la pelea de Kina, luego le cantamos por su cumple, comimos la torta y nos fuimos al Twin.

En el Twin estuvimos hasta las 4, la pareja de M y su amiga estaban superborrachas, tanto que chocaban con otras chicas al bailar, y en una de esas, chocaron con unas que las empujaron y a una de ellas le tiraron una cachetada. Entonces, mis amigas reaccionaron y todas comenzaron a discutir, otra se puso en medio para separar y la agarraron de los cabellos, yo estaba bailando y cuando me di cuenta fui a separarlas, por suerte lo logré. Pero en ese momento apagaron la música y prendieron la luz. Luego de tratar de explicarle a la dueña lo que pasaba botaron a mi grupo y el otro se quedó, me pareció injusto, pero divertido al fin y al cabo, además, ya quería irme.

Pero las chicas querían seguir divirtiéndose. Entonces, tomamos un taxi para ir a otra discoteca, una que está en el centro de lima, que se llama Ibiza. Yo nunca había ido antes, así que era un buen momento para conocerla. Me habían hablado pestes del lugar y quería comprobar toda esa leyenda negra. Pero cuando llegamos había muy poca gente y no vi nada fuera de lo común. O estaba tan cansada que así hubiera pasado algo raro ni me daba cuenta. Bailamos un buen rato y luego todas se fueron a seguirla a la casa de una de ellas. Yo me fui a mi casa. Eran las 7 de la mañana.

Dos anotaciones. Una de estas chicas me gusta, ya la había visto antes y esa vez estaba con pareja, el sábado que las volví a ver a las dos, eran ex pareja, pero igual parecía que aún querían algo solo que no podían perdonarse sus errores. Entonces, no veo la más mínima posibilidad a no ser que ocurran milagros.

Segundo, cuando salió el baile del perreo, que era (y es) bailado por adolescentes y en el cual ya todo el mundo sabe lo que pasa, no entendía el porqué los chicos y las chicas se prestaban para hacer eso. Ahora, luego de un sin fin de perreos, creo que me voy dando cuenta del porqué. Así como esos chiquill@s, las lesbianas también tenemos pocas oportunidades de tener sexo (porque somos muy morales o porque somos muy idiotas, aunque creo las dos cosas son lo mismo). Y la única forma de tener contacto con otro cuerpo femenino, es bailando este tipo de música.  Creo que es nuestra forma de sublimar nuestro deseo sexual con una simulación de sexo, que lamentablemente no  es sexo, pero es lo más cercano a lo que llegamos muchas. Entonces seguiré bailando perreos de a dos, de a tres, de a cuatro o de lo que venga hasta que, como les digo, ocurran milagros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s