A ver

A ver, me explico, a ella le gustaba mi amiga, ahora le gusto yo. Primero lo intentó con mi amiga y no pasó nada, ahora lo intenta conmigo y yo caigo sentadita.

Me dicen que soy plato de segunda mesa, que no tengo dignidad, que soy una idiota. Bueno, ya se me hizo costumbre escuchar esa serie de frases, y realmente, no me interesan mucho.

Yo creo que al fin y al cabo el gran problema es cuánto entrega cada una en este asunto, cuánto está dispuesta a arriesgar y cuánto teme perder.

Y yo entrego, estoy dispuesta y temo, pero no me importa perder, ahora no, antes tampoco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s