Amistad erótica

Comenzó así, ese era nuestro acuerdo cuando decidimos volver a salir luego de terminar. Habíamos cumplido un mes y mi eterna desazón e insatisfacción completó el tiempo límite que estoy con alguien y decidí terminar.

Lo hice el mismo día que se supone debíamos celebrar. La lastimé (luego lo supe). Pero ella lo tomó tan bien esa noche, conversamos, se rió, bailó como nunca, nos besamos como nunca y nos acostamos como nunca. Todo fue espectacular. Era el mejor rompimiento que tenía en mi vida, sin rencores, sin reclamos, sin lágrimas, sin dramas. Me sorprendió, pensé que nunca me quiso, pensé que yo tampoco la quería. Pensé demasiadas cosas. Hicimos todo lo que no teníamos que hacer.

Sus amigas me recomendaron que no la volviera a ver para poder superar nuestra relación y tratar de ser amigas. Traté de hacerlo pero no pude, sus amigas eran mis amigas, estábamos siempre en los mismos grupos, era inevitable vernos, ir a los mismos sitios, salir con la misma gente. Lo intentamos, tratamos un tiempo de ser amigas. No se pudo. Algo nos jalaba a estar juntas a pesar de que yo trataba de que no pasara nada.

Ella persistió, fue tenaz, admiro a la gente que hace cosas locas por amor, porque yo soy incapaz de hacerlo, yo me rindo a la primera muestra de desamor, simplemente no lo soporto, no puedo, me declaro vencida.

Ella estaba siempre en donde yo estaba, me miraba, me cuidaba, soportaba mis estupideces, mis malos tratos, mis desaires, mi orgullo, mis temores, me tenía paciencia, me comprendía, escuchaba tiernamente mis monólogos de ebria, mis aires de grandeza, mi vanidad, mi autosuficiencia. Sabía perfectamente que esa no era yo. Ella me había visto con el alma abierta, vulnerable, triste. Ella sabía cómo era yo desnuda de máscaras, de caretas, de falsedades. Conocía mis locuras, mis ansiedades, mi desolación. Ella me había visto toda y me amaba así, tal como era.

El trato era salir juntas, sin compromiso alguno, conocernos, usarnos, dejarnos. No saber nada la una de la otra al día siguiente, ser libres. Recordé un libro que me marcó cuando era muy joven, la insoportable levedad del ser, me sentí demasiado leve, sin pesos, me sentí bien, y así como el protagonista soñé en la posibilidad de las amistades eróticas, aquellas amistades tan completas que nunca terminan, solo evolucionan, se hacen más ricas, más nutritivas, más apasionantes, más completas, más satisfactorias. Las amistades que se recuerdan siempre, a las que una siempre les dedica una sonrisa en los momentos menos pensados.

Ese era el trato. Empezamos dos semanas después de terminar. Seguimos juntas hasta ahora.

Anuncios

Terminó la U, termina el año

Ayer terminaron las clases para mí, imagino que para otros aún continúan. Yo siento que han terminado porque creo haber aprobado todo aunque eso recién lo verificaré cuando vea mis notas publicadas, puede que algún profesor cagón me haya jalado aunque no creo (eso espero).

Fueron 5 años, y no voy a decir que pasaron volando, porque cada uno me parecio más lento que el otro. Los dos últimos años fueron los más complicados. En medio de mis estudios universitarios me separo de mi esposo, me voy de casa, consigo un buen trabajo, casi pierdo un ciclo por este buen trabajo, renuncio, regreso a casa, voy al mhol, me identifico como lesbiana, cuestiono todo, me siento más cercana a lo queer y comienzo el activismo.

Mi vida da un giro total. Y nada vuelve a ser lo mismo.

Por ejemplo, en las relaciones de pareja, al comienzo estaba con chicas supercaletas, que tenían que ocultar que eran lesbianas a todo el mundo, me refiero al mundo heterosexual. Ahora no resistiría estar con una chica clóset, aunque respetaría sus elecciones siento que todo mi ser se revelaría ante ello.

En mi carrera (lingüística) me alejé de todo lo abstracto que me gustaba tanto (fonética, fonología, sintaxis) para acercarme a cuestiones que están entrelazadas con lo social (semántica, pragmática) y al final quedarme con el análisis crítico del discurso, algo que ya jamás dejaré, porque es lo que más me llena.

En la relación con mi familia y amigas me convertí en una persona más sincera, y aunque me alejé mucho de mis amigos heteros y de mi familia en general, porque sentía (y aún siento) que sus intereses nunca serán los míos, será inevitable no pensar en todos ellos con cariño.

Con mi hija todo ha mejorado, somos más unidas, me interesa un crecimiento más íntegro y más ético en ella que la educación para el éxito y la satisfacción material que nos inculcan. Y que conmigo no funcionó y que espero, tampoco funcione con ella.

En el activismo, sigo siendo parte del MHOL que me dio un espacio en donde sentirme acogida, un lugar en el cual podía construir una identidad lésbica sana, libre y feliz, me dio el valor de ir por las calles visibilizando mi amor con orgullo y sin temores, me otorgó la posibilidad de hacer de mi vida una vida más habitable y digna, me facilitó los medios para hacer de su lucha por nuestros derechos también mi lucha, y me sigue dando la oportunidad de ayudar y ver en otras chicas el mismo proceso de identificación y de orgullo, de compromiso y de libertad que siento ahora.

Me siento orgullosa de formar parte del grupo Versiones UNMSM, el único grupo abiertamente lésbico-gay-bisexual de mi universidad. Las ilusiones de todos mis compañeros me llenan de ilusiones a mí también.

Me siento contenta de haber concretado un sueño que tenía junto con O de formar una gran organización de estudiantes LGTBI en donde pudieran confluir todos los grupos de diversidad sexual de las diferentes universidades de Lima y luego del Perú. Esta organización ahora se llama Bloque Estudiantil LGTBI-Perú y está compuesta por GPUC-GUDS, Versiones UNMSM, Derecho LGTB-USMP, Acción Crítica-PUCP, Rune Aeri-U de Lima y La Mestiza Colectiva-UNMSM, además de varios miembros independientes.

Me siento satisfecha de haber apoyado a la ULBMHOL en los Talleres de los lunes para lesbianas y bisexuales, con el programa por internet EsD’Les, con el blog lesbianasmhol.blogspot.com y con el facebook que nos ha permitido llegar a cientos de lesbianas y bisexuales de aquí y de todo el mundo, y de haber logrado avanzar en la consecución de diversos proyectos como la Escuela de Formación de Activistas, el Círculo de Lectura,  los Talleres de Lesbianismo Básico y la revista EsD’Les, que ya va en su segundo número.El próximo año se abre con nuevos proyectos como el espacio de cine, y nuestro propio programa por Internet.

Con Versiones y el Bloque Estudiantil también se perfilan diversas actividades a concretarse. Se han creado espacios en los cuales crear y transformar el mundo se han convertido en posibilidades reales de vida y de lucha por cambiar el mundo.

También formo parte de una colectiva completamente zafada, radical, transgresora y loca, en donde he conocido a personas completamente comprometidas con sus ideales, tanto  sí que  arriesgan lo que muchos no se arriesgarían a perder solo por modificar formas represivas y opresivas de controlar los cuerpos y las vidas de las mujeres. Activistas totales capaces de sacrificar sus vidad por sus sueños, no pude dejar de sentirme atraída por ellos y de sentirme a gusto con sus ideas, tan alejadas del pensamiento heterosexual patriarcal y del feminismo conformista engarzado al sistema.

Por todo esto, que ya parece un balance de mis pasos este año, me siento realmente feliz. Mi balance sale azul.