estudiando

Hace poco llevé un curso de feminismo en la uarm, la profesora era chévere y sé que tiene miles de años en esto del feminismo, pero me sorprendió  que no supiera y no quisiera saber o ignorara o reprodujera aún tres cosas básicas que todo activista o persona que ha leído sobre género sabe:

  1. Cuando mencionó a Gabriela Mistral dijo que era gay
  2. Cuando habló sobre la homosexualidad dijo opción sexual
  3. Cuando habló sobre las feministas antiguas dijo que para atacarlas las insultaban llamándolas lesbianas

No quise corregirla en medio de la clase y sentí que yo también formaba parte de este sistema que se calla y no dice lo que piensa o siente, pero a veces sucede, no soy infalible. Me acerqué a ella cuando estábamos en receso y le dije lo que pensaba:

  1. Que Gabriela Mistral era lesbiana no gay, que si no dice que es lesbiana invisibiliza a las lesbianas y cae en el mismo juego de lo que queremos combatir, me preguntó cuál era la diferencia, le dije que era la misma lógica hombre-mujer, creer que hombre incluye a todas cuando nunca fue ni será así, lo mismo se reproduce en la relación gay-lesbiana, creer que lo gay incluye a lo lésbico, algo que nunca fue ni será.
  2. Que la homosexualidad no es una opción sino una orientación, que la opción da la idea de poder escoger y muchas veces, generalmente, casi siempre, no se puede escoger. Pero en esto también está la lógica de que la gente puede “decidir” rebelarse a la norma y que la norma es, naturalmente, la heterosexualidad, cuando esta no es más que una de las distintas orientaciones sexuales que hay, claro que cargada de intenciones políticas e ideológicas.
  3. La palabra lesbiana como insulto, ofensa, degradación. Se sigue reproduciendo esta idea y se siguen fortaleciendo estereotipos y se sigue legitimando que esta palabra lleve cargada en sí culpa y vergüenza, lo que conlleva que muchas lesbianas no se acepten, se oculten y se odien.

Esto me hace ver que aún hay miles de cosas que aprender, que deconstruir, que cambiar, por las cuales luchar, y que no importa cuántas miles de lecturas hayas hecho, cuántos cursos y talleres y diplomados y maestrías puedas tener a tus espaldas, que si no se reflexiona poniéndose en la piel del otro/a nunca podremos reflexionar bien y todas nuestra miles de lecturas se pueden ir a la basura.

el curso terminó este lunes pero me ha dejado muchas cosas en las qué pensar, por suerte

aquí

Ha pedido del público, cada vez más agresivo y loco, algunos me dicen que ESCRIBA porque ya aburre leer lo mismo siempre, otros me mandan mensajes por msn diciéndome lo mismo y hasta insultándome por no hacerlo, vuelvo a escribir.

Solo espero que todos aquellos que están muy furiosos o muy tristes porque ya no escribo en mi blog vuelvan a sonreír y se les ilumine la vida


besos y abrazos a toda/os