Libre en el trabajo

Entré a trabajar en una editorial jurídica bastante conocida en febrero. El trabajo me vacila aunque me paguen poco, estoy aprendiendo todo lo que no aprendí en el año que estudié Derecho en la U. Para mí es como retomar algo que dejé olvidado, es como si la vida me devolviera la oportunidad de completar cosas que dejé a la mitad, y el Derecho fue una de ellas.

Encontré ahí a varios compañeros de la universidad. Una de ellas me preguntó un día, como era de esperar,  si tenía amado, le dije que no. repreguntó: y amada? Si, le dije. Otra compañera que estaba escuchando dijo: tu hija. Y yo dije: claro. Pero me sentí mal. Otra vez a repetir la historia que no quiero que se repita nunca más. Todo el día estuve complicada con eso y así me fui a mi casa en la noche.

Al día siguiente K venía a almorzar conmigo. En el baño  mi compañera me pregunta si almuerzo con ellas y le digo que no, que voy a almorzar con una amiga. ¿Así? me dice, con quién? Y yo le digo: una amiga. ¿Y de dónde la conoces? Bueno, realmente es mi novia. Ella se estaba lavando las manos y se detiene un instante. Luego me dice: ah, qué chévere, es de la universidad? No, la conocí en otra parte. Salimos las dos del baño y le digo: si quieres te la presento, está ahí afuera. Ya pues, me dice con una sonrisota. Yo la llevo y se la presento.

Desde ese día comencé  a vivir sin secretos. De ella siguieron mis otros compañeros. Todos lo tomaron de la mejor forma, casi nadie se sorprendió, aunque una tonta quiso hacer un poco de lío con eso no lo logró.

Esta compañera, que me empujó un poco a ser libre, renunció y me hice amiga de otra, una que se había dado cuenta hace tiempo que yo soy leca, ella primero dijo que era heterosexual total, pero que tenía muchas amigas lesbianas y que eso no era problema para ella. Un día que tuvimos que corregir un texto sobre el cambio de nombre de una transexual ella defendió los cambios en el texto con el abogado diciendo que era bisexual y que no eran minoritarios ni vulnerables sino vulnerados, ni era opción sexual sino orientación sexual, y no era padecer una disforia sino vivir con ella, etc., etc. (todo lo que yo le había dicho) y fue genial que ella se portara de esa forma tan valiente con gente generalmente bastante  cerrada. Desde ese día se reconoce como bisexual y dice que admira mi valentía de vivir como quiero sin secretos.

K  va muchas veces a mi trabajo o para almorzar juntas o para ir a otros sitios a la hora de salida. La saludo con un beso en los labios, la abrazo, la toma de la mano y así nos vamos juntas. No oculto nada, no tengo porqué hacerlo.

Algunos compañeros me dijeron que no sea tan activista en el trabajo, que no era necesario que lo diga, que me vean, hacerlo público y visible. Que podía afectarme, que no toda la gente era buena, que podía traerme problemas. Les dije que no se preocuparan, que si yo pudiera ser libre no lo haría, pero como no se puede, como mucha gente tiene que ocultar lo que siente y vive, que no todos tienen las facilidades que yo para hacerlo, entonces, es una obligación hacerlo, es un deber conmigo y con las que no pueden. Es algo necesario.

Y soy feliz.

Anuncios

2 comments

  1. anonimo · junio 12, 2010

    que fue de la mujer intensa que escribia toda su vida, que tu nueva mujer es tan poquito que no te inspira para escribir como tu exs

  2. paty · junio 21, 2010

    hola veronica, que paso, que es cierto lo que te dicen tu nueva mujer no te inspira para nada a escribir, como lo hacia tu exs?. Porque esa si te hacia esribir todos los dias, y vaya que si tenias mucho que contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s