¿trabajo? o no?

como conté hace poco, renuncié a mi trabajo, por unas cuantas razones que enumero aquí:

1. el tiempo: me tomaba casi todo el día y regresaba a casa muy cansada

2. el sueldo: era muy poco

pero, sobre todo,  creo que ya había aprendido todo lo que tenía que aprender ahí y no había forma de pasar a otra etapa, fue como hacer una pasantía en Derecho por siete meses, y creo que por eso acepté, pero ya era suficiente.

así que mientras hago trabajos freelance veo otras alternativas de empleo, vi un aviso en el periódico el último domingo en donde pedían redactoras de ciencias sociales, y a pesar de no haber escrito muchas cosas sobre ciencias sociales sé que puedo hacerlo y bien, así que fui a la entrevista cuando me llamaron

el entrevistador me preguntó cuánto era mi pretensión salarial y le dije que 1500 soles, me preguntó si la cantidad era negociable, le dije que a ver, me dijo que podían pagarme 1000, le dije que nica, me dijo 1200, le dije que por eso renuncié a mi antiguo trabajo, me dijo 1300 y no más. Le dije que ok.

Luego me dijo que el trabajo era de lunes a viernes de 9 a 7 de la noche, y yo me puse a imaginarme otra vez esclavizada por la chamba, y a pesar de que podía aprender un montón ahí, porque es una editorial muy conocida y prestigiosa, no sé, siento que necesito descansar de la esclavitud, porque en estos tiempos siento que el trabajo es eso, cómo puede ser posible que se trabaje todo el día, en qué clase de mundo espantoso vivimos que solo vivimos para trabajar y nada más.

Además, el hecho de ofrecerme 1000 soles me parece una total desfachatez, encima de que voy a estar ahí hecha una esclava me van a pagar una miseria, además, no es justo que a una joven profesional se le pague tan poco, y se valore menos el esfuerzo de haber estudiado una carrera universitaria.

Le dije que los lunes llevo un curso y tendría que irme más temprano, y también que el jueves viajo al Cusco y que regreso el martes, así que todos esos días faltaría. Me dijo que analizaría ese asunto y el día siguiente a más tardar me llamaría para darme una respuesta. Le dije que ok, y me fui al MHOL.

Hace mucho tiempo que dejé de vestirme “de vestir” para una entrevista, y esta no fue la excepción. Me preguntó si sabía de edición y le dije que no, pero que no creía que fuera tan complicado tampoco, me dijo si sabía sobre programas de diseño gráfico y también le dije que no, pero que esa no era mi chamba pues. Así que al final la entrevista me pareció medio desastrosa y no pensé que me llamarían.

Entonces, el sábado, mientras comía mis respectivas papas fritas, como a las 9 y 40 de la noche, me llama y me dice que le parecía que yo era una chica capaz y que tenía el empleo. Yo le dije que lo había pensado mejor y que no trabajaría por menos de 1500. Me dijo que lo pensara bien y que lo llamara hoy (domingo) si cambiaba de idea.

Hoy domingo me levanté con una resaca espantosa luego de celebrar mi aniversario con K, estuvimos toda la tarde juntas y luego en la noche me fui al parque de las aguas con Cami y su papá. Y terminamos los tres empapados por meternos en las fuentes.

No llamé a nadie. Así que seguiré sin trabajo por el momento y tratando de arreglar todo el desorden de películas, libros, periódicos, revistas y demás objetos obscenos que pululan por mi habitación.

Anuncios

un año

el 13 de setiembre cumplí un año con K

quién lo podría creer, al principio todo era un caos,

primero estuvimos un mes, y todo se terminó el mismo día que cumplimos ese mes

pero antes de estar ese mes ya nos habíamos mentido mutuamente y todo comenzaba a andar mal, a ella le gustaba otra chica, a mí no me gustaba tanto ella, y las dos decíamos que nos gustábamos, no sé porqué, sería solo por seguirnos la corriente o porque no teníamos nada más que hacer

luego vino el mes, la mitad bien, la mitad mal, ella se molestaba si me demoraba mucho en una reunión, yo me molestaba si ella se molestaba, en algunos momentos yo era distante, en otros era tierna, ella con sus amigas era sumamente divertida y sociable, pero cuando yo llegaba se ponía a mi lado y ya no era ella, era solo una chica que estaba pegada a mí, y eso me asustaba, porque a mí me gustaba su alegría y su sociabilidad, cosas de las que yo carezco, que me dijera amor siendo para mí la palabra amor tan importante y tan fuerte me dejaba anonadada, también sentía que no llenaba mis expectativas, que no compartíamos los mismos gustos, que no teníamos las mismas metas, que nada nos unía, que todo nos separaba, que éramos tan distintas.

y terminamos

en el transcurso yo me sentía libre y K sufría, necesitaba verme, estar a mi lado, y yo necesitaba que me olvide, que no pensara en mí, que me dejara de lado, que no derramara por mí ni la más mínima puta lágrima, no merecía ni una de sus lágrimas, que esas lágrimas volverían a mí y me lastimarían, me destrozarían.

y no se pudo

a todos los sitios a los que íbamos teníamos que vernos, sus amigas eran mis amigas, sus discos eran mis discos, sus salidas eran mis salidas, y así poco a poco acordamos algo: salir sin compromisos, tener una relación libre, sin reclamos, sin fechas que recordar, sin tareas que cumplir, sin llamadas telefónicas, sin mensajes infinitos

pero esto duró lo que tenía que durar

al día siguiente de una noche en la que lo habíamos pasado muy bien, ella me dio un ultimátum, no podía seguir en una relación libre, no le gustaba, no le parecía justo ni para ella ni para mí, le gustaba la monogamia, la fidelidad, la relación de pareja, y ya no tenía ganas de seguir con ese juego de ser libres y sin compromisos. Con lágrimas en los ojos me dijo que no le importaba perderme, que le dolería mucho y sufriría pero que seguiría adelante, pero que ya no quería seguir así.

Yo salí del hotel decidida a terminar con todo

no quería más cadenas en mi existencia, ya había pasado 8 años de mi vida fiel, estable, emparejada, monogámica. Y no quería más de eso, ahora quería ser totalmente libre, aprovechar el tiempo perdido, vivir todo lo que no había vivido, y nadie se podría interponer entre mis deseos y mis sueños, ni siquiera el amor, ese sentimiento manipulable, deleznable, inútil.

y en mi cabeza mis instintos gritaban no no no

y caminé esa mañana al salir del hotel, con un frío de mierda que congelaba mis huesos, yéndome a trabajar, y sintiendo un vacío intenso en mi estómago, una necesidad de gritar y de llorar porque las cosas no me funcionaban, porque por mi insaciable deseo de libertad iba perder a esa personita que me llenaba de amor por las noches, que me comprendía, que aceptaba todas mis costumbres desagradables, que se reía de mis cojudeces y me trataba como una madre cuando debería ser al revés, que me cobijaba entre su pecho y me hacía creer que el mundo era mejor de lo que parecía, que me calentaba entre sus brazos y no me dejaba partir, porque tenía miedo de perderme, y yo retornaba a su cama, a sus brazos, a su cuerpo, a su piel, porque también temía perderla, y que esos momentos se fueran, que no pudiera guardarlos en mi mente, que todo desapareciera en un instante, que volviera a quedarme sola y sin sentir el menor afecto por nadie, y volver a vivir relaciones vacías, sexo de una noche, adioses continuos.

y luego la volví a ver

y le dije que sí, que aceptaba perder todo lo que iba a perder, porque sabía que con ella ganaría lo que nunca tuve, que ganaría más de lo que había soñado, que tendría alguien que me ama y alguien a quién amar, y que las metas, expectativas y sueños se podían ir al infierno si no eran con ella, que nada tenía sentido sin ella.

y ahora estamos la dos, aquí,

sobreviviendo a un año, cargado de amor, de odio, de placer, de dolor, de satisfacción, de aburrimiento, de tardanzas, de esperas, de malentendidos, de reconciliaciones, de orgasmos, de frustraciones, de calentura, de sueño, de dormir abrazadas, de darnos la espalda, de ofendernos, de consentirnos, de irnos molestas tirando la puerta, de regresar tristes tratando de arreglar las cosas, de almorzar juntas, de no comer en todo el día, de andar desnudas por la casa, de abrigarnos hasta con tres frazadas, de bañarnos juntas por horas sin importarnos el medio ambiente ni el calentamiento global, de correr para alcanzar el bus, de pagar a medias el taxi, de despedirnos con un beso en los labios en la puerta de mi trabajo, de despedirnos con un beso en los labios en la puerta de su trabajo

un año de mágica humedad