Acuerdos y desacuerdos

Ella me confirmó que seguía pensando en la otra chica, que aún la extrañaba, que aún sentía algo por ella. Obviamente me dolió, me gustaría ser de hierro pero no lo soy, así que a acomodar el golpe nomás, no queda otra.

Unos días antes habíamos conversado sobre el tema y yo me comporté de una forma nefasta, le dije que no quería que la volviera a ver y que si hacía eso nuestra relación acababa esta vez sí definitivamente. Que tampoco le mandara mensajes, que borrara los que ya tuviera, y que echara a la basura todos los recuerdos que aún le quedaban.

Ella aceptó. Triste pero aceptó.

Al día siguiente yo me sentía pésima, esta idea de comportarme como una loca celosa me enfermaba. Así que reflexioné sobre el tema y le dije lo que pensaba.

Que me sentía mal por prohibirle cosas, que eso es incompatible con mi amor a la libertad, que no era coherente con mis principios obligar a nadie a hacer lo que no quiere (excepto a cami) y que estaba mal construir una relación nuevamente sobre la base de límites y represiones. Que aceptaba tener una relación abierta, aunque más que abierta, tendríamos una relación de amigas con derechos.

Y ella aceptó. Yo le dije que nada de compromisos y siempre diciéndonos la verdad. Que eso siempre es lo mejor.

En el fondo yo me sentía muy pero muy bien. Al inicio de nuestra relación yo había luchado porque la libertad entre nosotras sea  una forma de mantener la relación de manera sana. Y ella había luchado por la monogamia. Y fui derrotada. Acepté sus condiciones y sus sueños: tener una relación de pareja, formar un hogar, involucrar a cami, empezar a comprar cosas para nuestra casa, algo así como un matrimonio.

Hasta el momento del engaño.

Y nuevamente a tratar de reconstruir las cosas, pero no funcionó.

Y luego a tratar de crear algo nuevo que yo esperaba que funcionara. Ya no más mentiras y obviamente, tampoco compromisos.

Y así estuvimos muy bien un par de días. O tres.

Le dije que no era necesario mentirme porque no teníamos una relación, que no me debía explicaciones de nada, normal que no me diga las cosas que hace pero que tampoco invente excusas porque al final las iba a terminar descubriendo y sería peor.

Pero a pesar de ello, seguía inventando mentiras y excusas, lo cual era totalmente inútil Y a mí me aburre mucho la gente que miente sin necesidad, me parece que algo malo deben de tener para que surja en ellxs esa necesidad tan grande de mentir.

Así que otra vez la dejé. Y otra vez estoy aquí escribiendo.

A mí me gustaría mucho ser su amiga en el futuro, pero parece que por el momento es imposible, Aún me afecta lo que hace y así no se puede crear y manener ningún tipo de amistad.

Yo espero que más adelante esta situación mejore. Por mi salud mental y por la suya.

Y que todas seamos felices como antes. Muy felices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s