Todo perdido

Ya fue. Esa es generalmente la palabra que usamos cuando todo ha terminado, cuando ya no hay posibilidades de nada o cuando ya estamos cansadas y sabemos que nada tiene sentido.

Yo pienso que ya todo está perdido.

Intentamos una y otra vez reconstruir la relación pero no se pudo. Ahora ando con mi corazón sangrante fuera de mi cuerpo. Soy una mujer que tiene el corazón roto y que está fuera de sí.

La diferencia es que ya las noches no son tan insoportables. Que las lágrimas son menos, que me estoy habituando a haberla perdido.

Porque la he perdido. Porque aunque dice amarme no soporto que también ame a otra. Me parece un juego perverso. Un juego que desgasta y destruye.

Le estoy dando punto final a la relación más hermosa y más extraña que tuve. La más íntima y la más loca. Ya no tendré tu cuerpo rodeándome ni tu brazo alrededor de mi cintura tratando de tenerme siempre a tu lado, cada vez más cerca, más dentro, más hondo. Ya no podré oler tu aroma a frutas. Ya no sentiré tus pies fríos ni tus chistes tontos ni tus reacciones insanas. Ya no me recostaré sobre tu pecho pensando que era el paraíso. Ya no te besaré. Ya no me amarás.

Te irás pronto y solo seremos parte del pasado. Y otro presente llegará para ti y para mí. Y todo será diferente. Y te recordaré. Y pensaré otra vez en tu olor a frutas, en tus largos dedos, en tus pechos dispuestos, en tu calor, en tu frío, en tu dolor, en mi dolor. En tus vacíos y en los míos. Y en los desesperantes intentos por llenarlos. Y en la imposibilidad de ser felices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s