vuelta a empezar

A ver, cómo lo explico, pensé que las cosas podían funcionar pero parece que miré demasiado alto. Igual siento que yo tengo la culpa de todo y ellas de nada. No sé si es normal sentirse así. A veces creo que debe ser una cuestión psicológica. Pero así fue. Y acabó todo antes de que pudiera empezar. Y acabó quizás en el momento justo, antes de que todo se hiciera más intenso. Quizás no se entienda nada de lo que escribo ahora, pero es fácil de entender si lo vemos como algo que no debió empezar nunca y que por eso no debería tener como consecuencia lógica el final. Pero sucedió, contra todo pronóstico, y también se evaporó de la manera más radical y realista que existe, mostrándote en la cara lavada que no importas un comino.

Bueno, ilusiones al tacho otra vez, y también otra vez a volver a empezar. Quizás la próxima sí tenga suerte.

Ella llegó con su bonita faldita de flores. Yo me quedé cojuda  e instantáneamente me sonrojé. Qué porquería que es la timidez, supongo que por eso he perdido mil oportunidades y aprovechado solo un par. No importa, ella llegó y obviamente la fiesta cambió, es decir mejoró. Pero en el transcurso de esta habremos bailado unas tres veces y luego me choteó olímpicamente. Yo asumí el golpe, sabía que era posible, que era complicado, que era demasiado. Y entonces la fiesta se convirtió en una tortura y no veía la hora de irme. Pero tenía que terminar mi cerveza, y además, siempre quedaba la mínima y estúpida esperanza de que algo pudiera cambiar. Pero nada cambió. Y regresé a mi casa apenada, por decir lo menos. Pero viva. Y creo que eso ya es bastante.

En la mañana del domingo, como a las 7, me llegan dos mensajes de la otra inmombrable diciéndome que me extraña, que sigue sintiendo lo mismo por mí, supongo que se refiere a que me sigue amando. Bueno, a eso solo darle otro punto seguido, quién sabe.

nuevas ilusiones

Me gusta una chica, sí, y me gusta mucho, tenemos muchas cosas en común y eso es algo que nunca he tenido con ninguna de mis parejas pasadas. Es decir, lo único que tenía en común con todas ellas, era que nada nos unía.

Luego de mi último desastre amoroso me propuse solo tener una relación con alguien que por lo menos comparta uno de mis ideales, o que sea feminista, y si es lesbiana feminista mucho mejor.

Esperemos a ver que me depara el futuro, pero tampoco es que me haga muchas ilusiones, o que ya quiera enfrascarme en otra relación duradera, no, nada de eso, tiempo al tiempo que así las cosas salen mejor. He besado demasiados sapos, ahora me toca una princesa.

Por lo menos esta chica hace que me olvide de la otra. Ni siquiera recordé que el 13 hubiéramos cumplido 2 años, lo recordé el 14 y me sentí muy bien.

Está pasando al olvido, yo me estoy sintiendo mucho mejor y siento como que la vida me da nuevas alegrías, nuevas esperanzas y nuevas oportunidades. Y qué bien se siente.

 

casi dos semanas

Supongo que cuando deje de contar el tiempo que estamos separadas ya lo habré superado. Supongo también que cuando deje de derrarmar por lo menos una sola lágrima, también (hay días en que sí sucede). Supongo que cuando deje de pensar en ella y en extrañarla también. 

Todo se reduce a un triste olvido y a ir apagando recuerdos en la mente.

Me dicen que el duelo dura aproximadamente 6 meses. Luego de eso, la cordura y la normalidad. Si no pasa es porque hay algo enfermizo en todo, una patológica ganas de sufrir y sufrir sin remedio. Estamos setiembre, los dos meses anteriores no los cuento porque aún estábamos juntas e intentando salvar lo poco que quedaba. Cuento desde el 30 de agosto para empezar el duelo y darle un fin, eso me da hasta febrero para volver a vivir con tranquilidad (realmente espero que suceda antes). Cuento desde el 2 de julio en que todo empezó.  Este martes 13 cumpliríamos 2 años. Son fechas que aún no podré olvidar.

Mientras tanto la rutina sigue siendo la misma. Ir al trabajo y luego al mhol. Leer miles de páginas de decenas de libros. El tiempo me sobra. De vez en cuando salir con las amigas a tomar algo.

Cuando me entran ganas pensar en el futuro: la tesis, otro trabajo y la maestría. Tratar de viajar en algún momento de mi vida. Regresar. 

Pienso en besos y abrazos de cientos de labios y brazos. Me gusta la libertad que tengo de hacer lo que quiero, aunque sigo pensando que no me gusta cómo me fue dada. Pero la liberad está para ser aprovechada y para ser vivida. No hay vuelta atrás.

Si tuviera que describir mi estado sería de una tranquilidad melancólica. No soy feliz pero creo que nunca lo fui. No estoy hundida en la depresión pero creo que nunca lo estuve. Estoy viviendo lo sucedido con lentitud pero calmadamente. Miro hacia adelante y me imagino situaciones bellas y apasionantes. Algo así como aventuras por doquier. Y pienso que a veces una no avanza, solo da vueltas en círculo. Siento como si estuviera volviendo a mi vida pasada llena de noches casuales con mujeres casuales. Era divertido pero sentía que faltaba algo. Cuando lo tuve lo perdí (o me perdió). Y ahora de vuelta a empezar.

Ayer estuve en el cumpleaños de una amiga a la que aprecio y lo pasé muy bien. Vi  a mucha gente conocida y me distraje. Pensaba en una chica que me gusta pero de la que tengo la ligera impresión de que no quiere nada conmigo. Así es la vida. A asumir nomás. Las cosas como vienen. Y si vienen mal que se vayan prontito. Alguien mencionó que yo era exploradora lunar. Pensé que ya nadie se acordaba de mi alias. Fue divertido y bonito saber que hay chicas que aún lo recuerdan. Y me da un poco de verguenza que lean los post anteriores. Parece el vómito de un corazón profundamente desgraciado. Los escritos de una persona espantosamente desdichada. Pero así era. Ahora la tranquilidad y la aceptación toman el lugar que antes ocupaban el dolor y la incredulidad.

Todas mis amigas me preguntan si he vuelto a las andadas. Y así es, he vuelto, y yo que pensaba que ya no volvería. La idea de envejecer al lado de una sola mujer se había incrustado en mi cerebro. Sé que aparecerá otra y volverá a incrustarse esa idea. Pero por el momento no quiero relaciones largas, tampoco relaciones cortas, no quiero en general relaciones que impliquen mucho desgaste emocional. Quiero cosas simples, efectivas y cortas. Aunque sé que lo que generalmente quiero no necesariamente se cumple.

Empiezo a sentir que me gusta esta libertad. Y que no debo lamentarme de ella. Seré feliz.