lecciones 2010

Creo que si una no aprende de los fracasos de las relaciones está completamente ciega o es una completa egoísta  y yo creo que de mi relación con K he aprendido demasiadas cosas que pasaré a enumerar:

  1. Es completamente necesario cuidar los detalles. Muchas veces la falta de cuidado en cosas pequeñas comienzan a crear huecos que se van a hondando y ahondando hasta ser imposible cerrarlos. No  dejar que aparezcan esos huequitos pero si aparecen tratar de arreglarlos lo más pronto posible, y para eso es necesaria…
  2. La comunicación, si ninguna de las dos habla no hay solución. Y si se habla demasiado generalmente se agravan los problemas. Tener un equilibrio es lo ideal, pero eso solo lo aprendemos con la práctica, y en temas tan álgidos como…
  3. El sexo. Para una relación el sexo es vital. Llegan momentos en que se puede compensar el sexo con el amor o la amistad. Pero si ni siquiera hay eso, o si llega alguien con quien consigues más satisfacción, ni el amor ni la amistad van a salvar la situación; por ello…
  4. La verdad por sobre todas las cosas. Así duela, así sea horrible, así te destruya. Es mejor eso a que te vean la cara de estúpida todo el tiempo. Y es preferible ser la amante a ser la novia engañada, ya que…
  5. Se puede llegar a nuevos niveles de bajeza. No es como en las películas en las que todos los personajes son estoicos que crees que esas son las reacciones naturales a la infidelidad, el engaño y la traición. De un momento a otro ellos deciden que se terminó y se terminó. En la vida real no es así, y una tiene que trabajar con su orgullo, dignidad y autoestima para pasar de un nivel a otro. Y pasar de ser la novia amada a ser la novia engañada y luego la amante inesperada no es simple. Requiere de todo un trabajo de aclimatación y de casi casi desesperación (de las dos partes) para que todo lo que hubo no se quede en el olvido. Y en algún momento puede ser muy divertido y loco, pero también tiene sus momentos duros y dolorosos, sobre todo si una aún tiene esperanzas de arreglar la situación y no te das cuenta que estás a años luz de arreglarla, porque ya no se pueden recobrar muchas cosas perdidas, como…
  6. La confianza. Llega un momento en que es imposible recuperarla, aunque por lo menos se intentó, pero en los vaivenes del deseo una no puede mandar y el deseo es más poderoso que el amor, la confianza y la verdad. Y una se deja guiar por él, arriesgándolo todo, perdiéndolo todo o ganándolo todo. Guiarse por el deseo no es fácil pero es un riesgo que muchos corren, y yo me he dejado llevar muchas veces por este deseo y he arriesgado mucho, y creo que no perdí nada hasta ahora, pero es con los golpes de la vida que una aprende que…
  7. El deseo puede controlarse, cuando, por un lado,  se ama; y por el otro, se quiere evitar el sufrimiento de otras. Antes a mí no me importaba meterme con chicas que tenían pareja, y me importaba un pepino el sufrimiento o el daño que podría estar ocasionando. Y una nunca aprende hasta que está en los zapatos de la otra, y cuando vive la misma situación en calidad de “víctima”. Es ahí cuando una entiende recién el alcance de sus acciones y las consecuencias de estas. Y que algo que al comienzo te puede resultar divertido, gracioso, pendejo pero todo eso se puede dar la vuelta y golpearte en la cara de la manera más brutal. A veces pienso que tuve que pagar todo el sufrimiento que causé de alguna forma, y que esta era la mejor forma, porque me enseñó a…
  8. Respetar. Yo antes no respetaba nada, ni a mi pareja ni a las parejas de mis amigas, ni a la pareja de nadie, y era capaz de cualquier cosa con tal de divertirme. Ahora sería incapaz de interferir en una relación. Por todo el sufrimiento que se puede generar, por todos los conflictos que puede traer a una relación que nació del dolor de otra persona, porque en el fondo siento que cuando una relación nace del sufrimiento de otra no puede nunca ser feliz, siempre va a estar la duda, la sospecha, la desconfianza, y sobre todo, a pesar de que muchas no creamos en esto, se puede aplicar la frase “el mundo da vueltas”, y quieras o no te va a tocar (me tocó), aunque también hay gente  a la que le pasa sin haber hecho nada malo, a ellos se les podría colocar la frase “así es la vida”.
  9. Y creo que también sería incapaz de ser infiel (por lo menos trataré). Yo he sido muy infiel, eso no lo puedo negar, pero la convivencia social te hace dar cuenta de que hay ciertas reglas que respetar así no nos gusten o así nos rebelemos ante ellas. O respetas o eres completamente sincera, no hay más vuelta que darle. O las dos cosas. Y si te engañan por lo menos hiciste bien las cosas y no tienes nada de qué arrepentirte. Pero si fuiste infiel de qué te quejas, porque realmente te lo mereces. Y yo me merezco muchas cosas, aunque creo que ya lo pagué todo. Ya pagué todo lo que tenía que pagar y todas las lágrimas que tenía que derramar y todo el sufrimiento, el dolor y la humillación fueron necesarios para crear a una nueva persona en mí, espero que más centrada y más madura. Y espero también que más fuerte (y menos llorona).

Entonces, este año he aprendido demasiado en lo que se refiere a relaciones amorosas. Aunque no creo que deje de aprender sobre las relaciones. Siempre hay algo nuevo bajo el sol.

Hice muchos ejercicios, bajé 10 kilos, me aficioné a determinada música torturante, leí demasiado, dejé de lado muchísimas cosas que estaba proyectadas para este año. Perdí y gané. Gané y perdí. Y así seguiré, aprendiendo, escribiendo, y quizás ayudando a otras mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s