Formas de olvidar

Existen algunas formas de olvidar un poco más rápido. O bueno, algunas situaciones que permiten distraerse y no pensar tanto en lo que sucedió en el pasado. Me refiero a cuestiones amorosas, no a otro tipo de hechos traumáticos.

Una de estas formas es el conocido “un clavo saca otro clavo”, me ayudó un buen tiempo, me distrajo, me ilusionó y pude sobrevivir. Y cuando se terminó la experiencia con el clavo no fue tan dolorosa, no suele serlo, porque sabemos que es un clavo y nada más. El problema es cuando vuelve el pasado y otra vez caes en sus brazos. Pero ese es otro cantar. A veces los clavos duran más y en algún momento, si una tiene mucha suerte, puede convertirse en tu pareja. Pero si no, seguro vendrán otros clavos.

Otra forma de superar lo que pasó es no analizar tanto, no permitirse analizar tanto, además, ya le hemos dado mil vueltas a los hechos, los hemos desmenuzado, los hemos vuelto a vivir infinitas veces segundo a segundo y cada vez que los vivíamos rememorábamos todo el dolor y las lágrimas. Así que un buen paso para sacarse todo eso del fondo oscuro en donde está metido es no permitirse seguir analizando y cada vez que vuelva un pensamiento o un recuerdo decirse mentalmente que ya basta. Es difícil, es complicado, es penoso, hasta a veces parece imposible, pero a mí me ha funcionado, claro luego de muchos meses me ha funcionado, pero si no lo hacía seguía destruyéndome la vida. Y eso tampoco iba a permitírmelo, menos en un momento tan crucial de mi vida.

Y esa es otra forma de sacarse el dolor de encima, privilegiar lo que le da un verdadero sentido a tu vida, conmigo por ejemplo, lo que me moviliza y hace que me levante de la cama todos los días, aparte de mi hija, es activar por los derechos de las lesbianas. Y en la posición en la que me encuentro, en un momento histórico como este, con un gobierno relativamente abierto a cumplir ciertas expectativas, no puedo dormirme en mis laureles y sollozar noche y día. Tengo que salir adelante sí o sí porque tengo una responsabilidad no solo conmigo y con la gente que me rodea, sino con un montón de lesbianas desconocidas que no tienen la posibilidad de vivir una vida digna.

Otra forma de olvidar, aunque parezca medio rara, es la de ver tu mismo proceso en otras personas. Y eso es lo que yo estoy viendo en dos de mis amigas más cercanas. A T yo le decía las mismas cosas que P me decía a mí. Aléjate, rompe el contacto, date un espacio y un tiempo. Y claro, yo no le hacía caso así como T no me hacía caso. Los 6 meses que yo estuve batallando para mantenerme en pie también los vivió T, porque ella también había terminado su relación con P casi al mismo tiempo que yo y casi por las mismas circunstancias, con la diferencia que a mí K me buscaba una y otra vez para volver a empezar, para arreglar las cosas y para poder estar las 3 juntas, a como dé lugar, y nunca dejó de decirme que me amaba, que me extrañaba y que lo que estaba pasando solo era un proceso, que terminaría en algún momento y volvería conmigo (floro barato, pero que suena bonito y ayuda un poco a la autoestima)

En cambio a T, la dejaron de amar y ya no le volvieron a pronunciar palabras de amor, le dijeron que todo había terminado y fin. Y luego, de vez en cuando, recibía unas cuantas migajas de amor, pero como solo eran migajas no ayudaban en nada, solo daban falsas esperanzas y le dejaban el corazón más vacío que antes.

Y claro, como yo estaba completamente concentrada y enfocada en mi dolor no tenía en cuenta lo que pasaba con T, y como yo soy tan poco comunicativa, tampoco podía refugiar todo mi dolor en T. Y las dos andábamos como almas sin rumbo mientras K y P volvían a ilusionarse, volvían a enamorarse y no podían ser capaces de ver todo lo que vivíamos nosotras, y es que la felicidad te nubla y ya no puedes pensar en nada más, supongo que es difícil ser solidaria en esas circunstancias.

Llegó un momento en que yo decidí romper el contacto, alejarme de ella y retomar mi vida. Fue duro, aún es difícil, claro que cada vez menos difícil, pero fue una decisión de la que me siento orgullosa. No feliz, aún no soy feliz, creo que me va a costar mucho volver a ser feliz, pero por lo menos estoy ecuánime, y eso ya es bastante, considerando que antes era solo un manojo de penas.

Y luego de que me decidí a retomar mi existencia a como era antes, pude ver más en perspectiva la situación de T, compré unos cuantos libros de autoayuda y volví a leer todos los lugares comunes sobre el amor y el desamor, todo lo que se supone que ya sé, y que una persona inteligente no debe leer lo leí (aunque en una perspectiva generalmente heterosexual, pero es lo que hay, quizás en algún momento se me ocurra escribir mi autoayuda para lesbianas). La autoayuda me relaja porque se toma tan poco en serio, no es esnob y, sobre todo, existe un consciente y decidido deseo de ayudar (así sea a los mismos autores que se hacen millonarios). Y para mí, eso es suficiente.

Y luego de mi decisión veo como T también decide por fin retomar las riendas de su vida y restringir el contacto, aunque para ella es más complicado porque viven en la misma casa, pero también es más fácil porque con ella el rompimiento fue más radical, no hubo una búsqueda continua de reconciliaciones absurdas, solo continuas muestras de desamor y desprecio que ella se obsesionaba en entenderlas como todo lo contrario. Por eso su situación era más triste y más fea.

Para T como para mí este año ha sido de lo peor. Pero, asimismo, fue el año en que sobrevivimos al desamor, y creo que ese, es un triunfo mayor. Las dos pasamos por nuestras relaciones lésbicas más intensas, las vivimos con mucha emoción y nos mantuvimos en pie aunque cayendo cientos de veces. Creo que ahora podríamos sobrevivir a cualquier cosa.

Ahora veo a P en la misma situación en la que estábamos T y yo. Destruida por un amor perdido, con ganas de llorar todo el día o dormir o morir. Y verla a ella me recuerda a mí hecha una bola de dolor que giraba y giraba. Lo veo tan lejano y a la vez tan cercano. Entiendo su dolor, hasta casi puedo palparlo, y eso permite que yo vea lo mío como algo más trabajado, como si el tiempo lo hubiera macerado, como un extraño dolor antiguo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s