los días pasan y pasan y pasan

Ayer fue uno de los días en que más pensé en ella. Quizás fue porque no tenía muchas cosas que hacer, a pesar de que realmente sí tenía muchas cosas que hacer. Es extraño, me gusta estar tan ocupada porque sé que no la extrañaré mucho o no tendré mucho tiempo para concentrarme y pensar en todo lo que vivimos juntas.

Como dije anteriormente, de los últimos días que pasamos juntas no tengo muy buenos recuerdos, es más, tengo más buenos recuerdos de mis nuevas amigas que de ella y trato un poco de aferrarme a esos breves recuerdos recientes que a los desagradables que siempre aparecen cuando pienso en ella.

En el trabajo todo está normal. Es súper tranqui como siempre. Luego salgo y hago mis correcciones de libros o voy al mhol. En eso se va mi vida. A veces, la mayoría no hago ni correcciones ni voy al mhol y me quedo en casa con Cami y nos vamos al cine o simplemente vemos tele. Pronto va a volver al colegio y la veré menos de la que ya la veo así que mejor aprovecho la última semana.

También estoy en el corre corre de inscribirla en su nuevo colegio cerca de mi casa. Ahí se están yendo todos mis ahorros pero vale la pena. Quiero que tenga una buena educación y que esté a mi lado también. Y si eso implica ciertos sacrificios los asumo, porque yo estoy acostumbrada a vivir con poco y a necesitar mucho menos. Y eso realmente es una suerte.

Además de eso, estoy postulando a una beca para una maestría, así que eso también me mantiene a la expectativa y movilizándome continuamente a la universidad.

Siento, aunque lentamente, que este año va a ser más diferente a mi vida de ahora y a la vez más parecido a mi vida anterior. A pesar de que ahora tengo más actividades y más responsabilidades, vuelvo a la rutina de hace 5 o 6 años en donde solo estudiaba o trabajaba y cuidaba de Cami y esa era toda mi vida.

Al final en mis vacaciones no pude viajar a ningún lado. Lo único a que me dediqué fue  tratar de rescatar un amor. Un amor que me negaba a dar por perdido. Y cometí demasiados errores en ese intento. Lo único bueno de todo eso es que comprendí que ya no hay nada que rescatar, que ya todo está perdido. O que ya estaba perdido hace mucho tiempo pero me negaba, y ella también se negaba, a aceptarlo, a por fin aceptar la pérdida y comenzar a realizar el duelo. Así que hice el duelo sin estar aún muy segura de si algo había muerto sin posibilidad de resucitar.

Yo pienso que si una vez nos amamos quizás podamos volver a amarnos en un futuro lejano. Y quizás también encuentre otro amor, el verdadero amor. O quizás me quede sola y también logre ser feliz así. Pueden pasar tantas cosas. Aún hay tanto por vivir así que mejor no me proyecto en el tema de establecer relaciones con la gente. Mejor me quedo tranquila y dejo de buscar emociones. Solo me quedo tranquila y esperando. Sé que llegará, que en algún lado está, que vendrá hacia mí y sin darme cuenta, como siempre, como casi siempre, algo, alguien entrará en mi vida y otra vez mi corazón volverá a soñar y construir un mundo para mí, para ella y para mi hija. Para las tres. El paquete completo. Otra vez.

Anuncios

8 horas

De vuelta al trabajo y a las 8 horas diarias que sirven para vivir y para morir. Por lo menos a mi me sirven para estudiar, leer, pensar, reflexionar y escribir. Me gusta mi trabajo aunque no gane mucho, porque eso se compensa con la flexibilidad y el buen trato de mis jefes.

Es raro pero me siento demasiado tranquila. Pensé que separarme de K sería más difícil pero hasta ahora lo estoy llevando bien, quizás dentro de unos días la extrañaré más, no digo que no la extrañe, sino que no la extraño tanto. Supongo que es porque me pongo a pensar en lo que es la realidad de estar a su lado y la verdad no es tan agradable como pueda parecer, generalmente era triste, por mí, por ella, por todo.

Si a su lado estoy triste prefiero estar lejos y tranquila. Me ayudará en mi estabilidad emocional también. Y me permitirá repensar las cosas. Sobre todo las cosas que se refieren a mí, a mis planes, a lo que sueño con el futuro.

Hace bastantes meses que estaba como metida dentro de un cajón que solo me llevaba al pasado y no veía ni presente ni futuro, no veía nada porque vivía sumergida en esa fantasía mezcla de recuerdos y sensaciones. Zambullida en ese mar de remembranzas que no me dejaba avanzar. Ahora siento como si el pasado se fuera borrando poco a poco, como si de un momento a otro se fuera cayendo pedazos de una ciudad en donde construiste tu vida y esa ciudad va desapareciendo lentamente.

La ciudad que construí con K va desarmándose, va perdiendo sus piezas, sus ladrillos ya se secaron demasiado tiempo al sol, ahora solo es tierra roja por donde mis pasos caminan y se alejan. Y empiezo a construir algo para mí sola en donde vivir cómodamente. Me gusta esa idea. Empiezo a construir mi ciudad. Una ciudad que también tiene recuerdos, pero recuerdos más amables, recuerdos que ya no lastiman, recuerdos que enseñan, que generan esperanza en que al fin y al cabo, las cosas pueden ir mejor aunque no lo creas, aunque pienses que el mundo se acabó en cierto momento. Las cosas van bien. A mi lado el mundo sigue girando y yo empiezo a girar con él.

su ausencia

Me gusta no verla, saber que lo nuestro ya no tiene futuro, casi tener la completa seguridad de que algo bueno me ha pasado, dejarla atrás es dejar muchas cosas, recuerdos, momentos, sentimientos, todo lo que en algún momento llenó mi vida y que ya no la llena más.

Saber que ya no llena ningún vacío, que a pesar de verla, besarla y abrazarla el vacío sigue ahí, latente, llenando las horas, sin sentido, solo genera la certeza de que esto debí hacerlo hace mucho. Y es inevitable derramar unas cuantas lágrimas, por todo lo que se ha perdido, por todo lo que no volverá, por todo lo que se olvidará.

Que no esté sola también me consuela, no me gusta verla triste, ella es de las personas que no puede estar sola, que necesita a alguien que la ame, pero que sobre todo necesita a alguien a quien amar, y quizás algún día se decida a hacerlo, y pueda ser feliz.

¿Y yo? Seguiré mi camino, todo lo que dejé atrás vuelve ahora hacia adelante, otra vez, y otra vez tengo que tomarlo, tengo que hacer como si la vida continúa, porque así no quiera continúa, el mundo sigue girando, la gente sigue andando por las calles, el trabajo sigue ahí de 7 a 3, el activismo no lo puedo dejar, no creo que pueda dejarlo, será él el que me deje a mí algún día.

No puedo negar que la extrañaré, pero tampoco puedo negar que cuando estoy con ella solo deseo irme. Supongo que es algo así como una droga, sé que me hace daño pero sigo destruyéndome a su lado. Dejar las drogas en un proceso difícil, complejo, doloroso. Estoy dejando mi droga. Te estoy dejando.

 

Otra vez

Empezar otra vez es complicado, sobre todo cuando una ha empezado y terminado tantas veces. Pero bueno, esta es una más de tantas que vendrán.

No voy a escribir sobre K, o mejor dicho, sí voy a escribir sobre ella, eso es inevitable, pero escribiré sobre su ausencia de ahora en adelante, por lo que no voy a escribir sobre los días pasados porque significaría mentir mucho y no tengo muchas ganas de mentir. Así que desde el día que no escribo hasta ayer todo lo guardaré en mi mente. Quizás algún día lo cuente.

Por el momento estamos separadas, ella por fin se dio cuenta de que necesitamos un tiempo separadas, es decir, por fin aceptó algo que yo le pedía muchas veces y no lográbamos coordinar. Es decir, por fin es por voluntad propia, no impuesto por mí, por fin es una iniciativa suya. Y eso es bueno, significa que ella tampoco puede más con tanta confusión, tanto caos y tantos problemas. 

En el interín de mis encuentros y desencuentros con K, salí todos estos fines de semana con mis amigas belgas, luego se juntaron un par de brasileras, son tan lindas y divertidas que me hacen olvidar todo lo que me pesa. Lo único malo es que todas andan en pareja, o quizás eso es lo único bueno. 

Creo que esta semana rompí un par de corazones, suena estúpido pero puede ser cierto como no, simplemente dejé de interesarme por gente que me interesó en algún momento, y supongo que eso duele, no mucho, pero un poco a la autoestima debe afectar. 

Por suerte soy de las que da punto final cuando no me gustan o cuando sé que las voy a lastimar, no me gusta jugar mucho tiempo con los sentimientos de las personas, con la única que puedo jugar y que también juega conmigo es K, por el momento sigo permitiendo que maltrate mi corazón. Seguro que en algún momento mi corazón también se cansará y por fin podrá descansar.

La sensación, por el momento, no es tan terrible, ya me estaba haciendo a la idea desde que me lo propuso hasta que lo empezamos a cumplir. Además, cada vez que nos veíamos todo era drama y tragedia, ahora todo es soledad y tranquilidad. 

Espero que continúe así, yo también necesitaba un respiro, volver a retomar mis cosas, realmente dormir conmigo misma, soñar otra vez conmigo misma, volver a pensar en mí.

O

No sé si algunas de las que leen mi blog se dieron cuenta de que O era K. Si no se dieron cuenta pues ahora lo digo, sí, era K, y seguíamos tonteando. Ahora no sé lo que tenemos. La quiero, y mucho, pero a veces no la soporto, ella tampoco me soporta, aunque también me quiere mucho. La mayoría de veces nos llevamos muy bien.

Puedo escribir esto porque le dijo la verdad a su novia, o una media verdad, pero algo es algo. Ahora están peleadas y nosotras bien, o sea, nosotras bien como amigas, porque no hemos regresado, eso es realmente muy difícil, aunque no imposible.

Supongo que la novia volverá, ella siempre vuelve, igual que yo. Aunque también supongo que la última carta que le escribí a K por fin hizo que tomara una decisión: decir la verdad. Eso es bueno. Vivir engañada es lo peor que te puede pasar. No se lo deseo a nadie. Tampoco deseo que nadie se meta en la relación de una, eso también es muy triste, porque en la vida una termina pagando esas cosas. Así que no me metí en ninguna relación, solamente seguía en mi relación pasada mientras K seguía con la que se metió en nuestra relación. Y así hasta el infinito.

No sé qué pasará de ahora en adelante. Supongo (ya van demasiadas suposiciones) que K seguirá diciendo que me ama, y que también la ama a ella. Que no puede vivir sin mí como tampoco puede vivir sin ella. Creo que la situación de ella también debe de ser difícil. Creer amar a dos personas debe ser jodido, sea como sea ese amor. A mí un amor más como amistad, como costumbre, como satisfacción intelectual y emocional, como que más maduro, más centrado, más de hacer planes y proyectarse para el futuro. A ella un amor como más nuevo, más carnal, más fresco, quizás más divertido o tierno, pero también más intrascendente, más vacío.

La vida nos pone en el camino siempre dos opciones, creo que si hubiera tres todo sería más simple, pero nos pone dos, blanco o negro, alto o bajo, ligero o pesado, ayer o mañana, pasado o futuro. Y las decisiones que tomemos hoy marcarán nuestra existencia. Yo le dije a K que ya no quería seguir así, que ya no quería seguir jugando ese juego inútil en donde siempre hay una que es más engañada que la otra. Le dije que me alejaba, que quizás algún día volveríamos a encontrarnos y podríamos empezar de nuevo, desde cero, a construir otra vez algo bonito y con sentido, algo que nos llenara a las dos y nos hiciera felices. Que en un tiempo lejano quizás podríamos ser felices y que no tuviera duda de que yo la recibiría con los brazos abiertos y con mi corazón dispuesto a entregárselo otra vez.

Le dije que si una vez nos amamos con tanta pasión podríamos volver a hacerlo, podríamos volver a enamorarnos como si no hubiera pasado nada, pero que tenía que pasar mucho tiempo, y teníamos que sanar nuestras heridas y madurar.

Como siempre no lo acepta, pero por lo menos aceptó tomarse un descanso, un mes sola para reflexionar. Aunque creerle eso es difícil, no me preocupa en estos momentos creerle o no creerle, me preocupa que esté bien. Nada más.

un viernes divertido

Este viernes fui al Vale con varias amigas. Y me divertí como nunca. A pesar de que K estaba ahí con su novia. Pero no me importó, y me sorprende que no me haya importado, me sorprende mucho que no haya sentido nada porque yo pensaba que me sentiría muy afectada o muy triste, y nada. Y sobre eso solo hay dos posibilidades: o ya no la amo o ya no tengo corazón. También pueden ser las dos.

También estaba O y también estaba con su novia. Por suerte a su novia no la conozco o no sé si la conozco, no me la han presentado. Vi a mucha gente conocida, otra mucha gente me saludó. Fui muy mal vestida porque no tuve tiempo para cambiarme. Me habían hecho una entrevista unas horas antes y no la iba a ver por estar en el tono. Y eso me estresaba mucho, el saber si lo había hecho bien o mal o cuántas de mis declaraciones estaban en el reportaje.

En medio de la fiesta, mientras tomaba con mis amigas, O se acerca de repente, me lleva hacia el fondo y me besa. Me besa un buen rato. Le pregunto en dónde está su novia. Me dice que en el baño. Luego de besarme volvemos al grupo, ella se va pero retrocede y luego me vuelve a besar, un beso más rápido y más corto. Y se va saltando como una niña que ha hecho una travesura. Porque sí ha hecho una travesura y se siente feliz por ello. Pobre la novia, tan ilusa.

Luego no volví a ver a O ni a K, unas horas después se iban tres amigas, luego se iban tres más. Antes de irse P me dice que me va a esperar afuera, que va a acompañar a dos de ellas a comprar algo para comer. Antes de irse me besa, dos veces. Yo me quedo con una chica con un vestido rojo que empieza a conversarme no me acuerdo de qué. Faltaban dos jarras. Nos la tomamos. Termino y salgo. Me encuentro con P en la esquina. Me dice que no puedo ir a mi casa en ese estado. Le digo que tengo que irme como sea. Me dice para ir a un hotel. Le digo ya. Amanezco con ella, sus brazos rodeando mi cuerpo, su cabello desordenado sobre la almohada. Y aunque la ebriedad no ayuda en estas circunstancias específicas, la otra mitad de la noche (o mejor dicho, de la mañana) también me divertí.