los días pasan y pasan y pasan

Ayer fue uno de los días en que más pensé en ella. Quizás fue porque no tenía muchas cosas que hacer, a pesar de que realmente sí tenía muchas cosas que hacer. Es extraño, me gusta estar tan ocupada porque sé que no la extrañaré mucho o no tendré mucho tiempo para concentrarme y pensar en todo lo que vivimos juntas.

Como dije anteriormente, de los últimos días que pasamos juntas no tengo muy buenos recuerdos, es más, tengo más buenos recuerdos de mis nuevas amigas que de ella y trato un poco de aferrarme a esos breves recuerdos recientes que a los desagradables que siempre aparecen cuando pienso en ella.

En el trabajo todo está normal. Es súper tranqui como siempre. Luego salgo y hago mis correcciones de libros o voy al mhol. En eso se va mi vida. A veces, la mayoría no hago ni correcciones ni voy al mhol y me quedo en casa con Cami y nos vamos al cine o simplemente vemos tele. Pronto va a volver al colegio y la veré menos de la que ya la veo así que mejor aprovecho la última semana.

También estoy en el corre corre de inscribirla en su nuevo colegio cerca de mi casa. Ahí se están yendo todos mis ahorros pero vale la pena. Quiero que tenga una buena educación y que esté a mi lado también. Y si eso implica ciertos sacrificios los asumo, porque yo estoy acostumbrada a vivir con poco y a necesitar mucho menos. Y eso realmente es una suerte.

Además de eso, estoy postulando a una beca para una maestría, así que eso también me mantiene a la expectativa y movilizándome continuamente a la universidad.

Siento, aunque lentamente, que este año va a ser más diferente a mi vida de ahora y a la vez más parecido a mi vida anterior. A pesar de que ahora tengo más actividades y más responsabilidades, vuelvo a la rutina de hace 5 o 6 años en donde solo estudiaba o trabajaba y cuidaba de Cami y esa era toda mi vida.

Al final en mis vacaciones no pude viajar a ningún lado. Lo único a que me dediqué fue  tratar de rescatar un amor. Un amor que me negaba a dar por perdido. Y cometí demasiados errores en ese intento. Lo único bueno de todo eso es que comprendí que ya no hay nada que rescatar, que ya todo está perdido. O que ya estaba perdido hace mucho tiempo pero me negaba, y ella también se negaba, a aceptarlo, a por fin aceptar la pérdida y comenzar a realizar el duelo. Así que hice el duelo sin estar aún muy segura de si algo había muerto sin posibilidad de resucitar.

Yo pienso que si una vez nos amamos quizás podamos volver a amarnos en un futuro lejano. Y quizás también encuentre otro amor, el verdadero amor. O quizás me quede sola y también logre ser feliz así. Pueden pasar tantas cosas. Aún hay tanto por vivir así que mejor no me proyecto en el tema de establecer relaciones con la gente. Mejor me quedo tranquila y dejo de buscar emociones. Solo me quedo tranquila y esperando. Sé que llegará, que en algún lado está, que vendrá hacia mí y sin darme cuenta, como siempre, como casi siempre, algo, alguien entrará en mi vida y otra vez mi corazón volverá a soñar y construir un mundo para mí, para ella y para mi hija. Para las tres. El paquete completo. Otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s