Mi amor

Hace varios meses quise morir. El dolor invadió mi cuerpo por completo y no me dejaba. Se colaba por mis huesos las 24 horas y ni el sueño ni el aturdimiento me podían sacar de ese abismo en donde había caído. Creo que nunca sufrí en mi vida como en esos meses, y espero no volver a vivir algo así.

Ahora me sorprende mi ánimo tranquilo y mi felicidad. Estoy al lado de una mujer que amo y que admiro. Que admiro por ser una socióloga lesbiana feminista, de izquierda, radical, joven, activista, que me llena, que me hace querer saber más y hacer más, que me alienta, acompaña y es cómplice de mis travesuras. Que amo porque es lo que siempre quise, una mujer libre capaz de mantener una relación abierta, capaz de luchar contra todo lo que nos han metido en la cabeza sobre el amor, capaz de desprendimientos que a otras les cuesta la vida entera.

Me gusta estar a su lado, sentirme cómoda, dormir, soñar con ella. Me gusta todo el placer que somos capaces de sentir cuando estamos juntas. Me gusta pensar que valió la pena todo lo que pasó, porque la encontré a ella, a la mujer que quiero, que admiro, que lucha conmigo, que está tan loca como yo, que sueña conmigo, con la firmeza de sus 22 años. Me sorprende aún que pueda ser tan feliz conmigo, me sorprende su profundo compromiso con las lesbianas, me sorprende su militancia y su mística. Vivo en una constante sorpresa a su lado, y me gusta.

Un comentario

  1. friducha · septiembre 19, 2012

    Salud por eso, Vero y Lucero.
    Un abrazote!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s