Continuo

Este blog siempre me ha servido para reflexionar y colocar cosas que no necesito que se hagan públicas, aunque algunas veces las hice públicas. Me sirvió muchísimos cuando me rompieron el corazón hace ya varios años. En las técnicas que enumeré para sobrevivir al corazón roto, creo que me olvidé de esta, de escribir, ¿o no? Ya no lo recuerdo, no sé si escribir ayude a todos, quiero creer que sí.

Hay algunas cosas que no he contado aquí, como el tema de la denuncia de mi antigua compañera, creo que no lo he contado porque siento que es un tema del cual me falta saber muchísimo más. Es un tema del cual aún desconozco todas las causas y todas las consecuencias. Es un tema que aún me complica y que quiero ir desgajando poco a poco. Supongo que siempre será un trauma para mí, a pesar de que ella crea, haya creído y siga creyendo que la que peor la pasó fue ella misma.

Fue tan traumático que hasta imagino escribir una novela con todo esto. El primer capítulo sería su denuncia. Y luego contar un poco la vida que compartimos. No lo sé muy bien, tengo que seguir pensando cómo la desarrollaría.

Fue traumático porque me describió una serie de situaciones que desconocía, un sufrimiento que para mí era inimaginable, y una toma de postura de gente que alguna vez fue mi amiga y a quien tuve que separar de mi vida, aunque creo que ellas ya se habían separado de la mía mucho antes.

Me pongo a pensar en esto, y retomarlo, porque hace poco recibí dos mensajes de personas que comentaron la denuncia en su momento y lo hicieron de una forma que me perturbó, bueno, en realidad casi todos los comentarios me perturbaron porque era demasiado evidente que no sabían nada del tema, pero colocaban ahí sus opiniones como realmente relevantes, como si hubieran vivido con nosotras, casi como si hubieran compartido nuestra cama. Estas dos personas, en su momento, escribieron y apoyaron la denuncia, estas dos personas era gente a la que yo consideraba amiga mía. A una la eliminé, al otro no lo eliminé pero sí me alejé de él.

Los mensajes que me mandaron fueron hermosos, en algún momento deben ir a la novela que escribiré. Y ya se me fue el tiempo. Esta historia continuará.