Otro

Fuimos sinceras. Ella me contó lo suyo, yo le conté lo mío. Ella se sentía en paz de por fin decirme lo que estaba viviendo hace unos meses, yo no sé si sentí paz, creo que sentí satisfacción. Creo que hubiera sido peor si ella me contaba todo y yo hubiera sido una estúpida que nunca hizo nada, que siempre confió en ella. Pero no, yo había perdido la confianza hacía mucho, desde la primera vez, a pesar de sus negativas y sus juramentos, y luego la perdí más la segunda vez, con sus cada vez más inverosímiles excusas.

Y yo puedo ser medio ingenua a veces, pero nadie es tan estúpido (creo, espero que nadie lo sea), así que dejé de confiar y abrieron mi caja de pandora, esa que guardaba con llaves para no repetir los errores del pasado, esa que me decía que no lo hiciera, que soportara, que resistiera. Se abrió como un viento fuerte y arrasó.

Y en ese arrastre se fueron muchas cosas. Ahora estoy de nuevo aquí, luego de esa turbulenta ráfaga de desamor, y ella ama a otro, o se ama más a sí misma, quién sabe, y dice amarme un poco a mí, y esa historia la he escuchado tantas veces.

Recuerdo cuando K me dijo que amaba a otra. Sentí que mi corazón se destruía (literal). Luego me dijo que la amaba a ella y también me amaba a mí. Y le creí. Así que estuvimos casi un año en ese juego malévolo de nunca terminar, de seguir viéndonos y de ser tres en una relación. Hasta que me enamoré de otra chica y todo terminó, y K casi se vuelve loca y luego se calmó y ahora somos amigas. Y en todo el tiempo que me engañaba, que fueron unos tres meses, yo no sospeché nada, o no quise sospechar, y luego comencé a atar cabos y fue la locura. Creo que ahí perdí toda la inocencia y dejé de creer en ese amor que me enseñaron a creer.

Recuerdo cuando terminé con L, debí sospechar pero nada, también estaba enamorada de otra, de alguien muy cercano a mí a diferencia de K. Luego me odió muchísimo y yo le temí mucho también. Ahora no sé nada de su vida y creo que está bien, espero que esté bien, espero que esté mejor. A pesar de todo, solo le deseo cosas bellas en su vida.

Y ahora R, completando la trilogía del terror, se enamora de otra persona y mi vida de nuevo se va al abismo.

Me pregunto si soy yo, ¿soy yo? ¿alguien podría responder eso más que yo? La gente simplemente se desenamora de mí, aunque ella dice que sigue enamorada, pero esas son mentiras que nos hacemos nosotras mismas para no perderlo todo, para no sufrir tanto, o para sufrir más tal vez porque nos gusta sufrir.

No lo sé, no sé nada, tampoco estoy tan mal, luego de enterarme y temblar como nunca había temblado en mi vida, siento melancolía y sosiego, nostalgia y tristeza, a veces unas llamitas de indignación, a veces unas de rabia, pero al fin todo se acaba. Y esta es otra historia que acaba, casi como todas mis historias, conmigo sola otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s