Serenidad

Ayer hubo reunión de feministas. A varias las veía por primera vez, nos conocíamos solo de Facebook o habíamos interactuado muy poco, pero era la primera que nos sentábamos a conversar y tomar algo. Estuvimos largo tiempo hablando sobre las estrategias para la marcha del 15, iríamos como feministas y visibilizaríamos las prácticas machistas en la marcha.

Luego de eso empezamos a hablar de cuestiones más personales, en general, pero había cosas que ellas me querían preguntar desde hace tiempo, o más que preguntar, comentar, o más que comentar, sacar lo que tenían dentro de varias cosas que pasaron en mi vida. No sabía que ese tema había repercutido tanto, o que les importara tanto mi vida, ya lo había escuchado en otras amigas o conocidas que me escribieron cuando eso pasó, pero de chicas a las que recién conocía era un poco más impactante.

En resumen es esto: la forma en que les impactó mi ruptura con L. Después de eso dejaron de creer en el amor (literal). Tenían que decírmelo porque realmente nos consideraban una pareja emblemática: activistas, feministas, luchadoras, de izquierda, inteligentes. Y la forma en que terminamos, diciéndonos cosas tan entrañables y amorosas simplemente les derritió el corazón y les hizo tener esperanza de que era posible un amor feminista como ese, abierto, libre, sin dolor, sin arrepentimiento.

Parece que no sabían la otra mitad de la historia, y si hubiera estado menos borracha se las contaba, pero era terminar acaparando el centro de atención, y lo que menos he querido en esta vida es acaparar algo. Igual me pareció bonito todo lo que escuché.

Luego me dijeron que cuando empecé a estar con R, todas la stalkearon para saber quién era. Y así como publicaba cosas de L (me hicieron recordar, por ejemplo, cuando decía en conferencias o charlas, “mi novia ha escrito o ha dicho esto” y ellas suspiraban y soñaban con vivir un amor igual), se preguntaron: pero qué hace con esta chica, y luego vieron que era fotógrafa y que compartía sus cosas, y que también se hacía popular, pero igual no entendían el por qué, o sea, tomaba fotos geniales pero eso no era suficiente ¿o sí?, y yo les dije que yo tampoco entendía, pero que tenía sus talentos ocultos, y se cagaron de risa porque pensaban que me refería al sexo, y luego les conté que era VQ y se quedaron sorprendidísimas y dijeron al unísono: ahora entendemos todo. Y yo ya no quise hablar más del tema.

Y luego aparecieron G y A y todo empezó a girar más rápido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s