A por todo

Cuando le dije que ella me iba a dejar, que se iba a enamorar de otra persona, que me diría adiós, que se alejaría, ella no me creyó, no me quería creer, se negaba a aceptar una realidad tan negativa. Así como yo hace muchos años, cuando era más joven, que pensaba que las cosas duraban para siempre, así también ella quería creer eso, porque todos, cada uno de nosotros, queremos creer que sí, que ya llegó, que ya está ahí el amor de nuestra vida, frente a nuestros ojos, que ya no buscaremos más, que ya no esperaremos más.

Y a pesar que lo he dicho algunas veces, a diferentes mujeres, que eran el amor de mi vida, sigo creyendo que el amor de mi vida aún no ha llegado. A veces dudo que llegue y ya no me preocupa tanto. He visto a tanta gente sola que hace su vida como quiere y es feliz que es algo a lo que ya no temo. En esta vida nos han enseñado a temerle a la soledad, pero una nunca está sola si ama los libros, las películas, el arte o las luchas por un mundo mejor. Yo no siento que esté sola, siento que estoy demasiado acompañada a veces, y eso es agradable.

Ella es un alma libre y yo también. Nadie puede controlar los sentimientos por más que lo deseemos con todo el corazón, nadie puede amarte más o menos de lo que ya te ama, de lo que puede amarte. Sufrir por eso no tiene sentido porque también nos tocará a nosotros hacer que alguien esté en la misma situación de sufrimiento y no queremos que viva lo mismo que nosotras y debemos ser un soporte a eso, debemos dar consuelo y realismo.

No estoy tranquila, los recuerdos van y vienen, pero tampoco estoy sufriendo, porque esos recuerdos no me lastiman, si la recuerdo es para recordarla sonriente y feliz, bailando, escribiendo o tomando fotos, estoy en un estado de miedo a la libertad y a la vez de mucha emoción porque esta libertad nuevamente me ha sido otorgada. Y si has sentido todo el tiempo que no eras libre, es porque ese no era el amor que buscabas, que querías, que soñabas. El amor es libertad en su máxima expresión, y es entrega, es compromiso, es solidaridad, es generosidad, es pasión, es locura, pero también paz y sosiego, confianza y sinceridad. Es todo.

No me atrevería a decirle a ella que me debe algo, no me debe nada, solo se debe a sí misma ser feliz, y espero que lo sea. No me atrevería a reclamarle nada, todo lo que hicimos lo hicimos conscientes de las consecuencias e igual nos lanzamos.

Me encanta esa sensación de no encontrar límites a las acciones humanas de los afectos, a que nada muera, a que no haya odios, a que siempre haya amor, transformado en lo que sea, en recuerdos, en memorias, en posts de blogs que nadie lee, en canciones, en calles, en comidas, en olores, en palabras. El amor está dentro de eso y de muchas cosas más. El amor no se pierde porque contamina todo lo que lo rodea y nos deja esa sensación de querer vivir siempre infectadas, siempre enfermas, siempre en agonía. Pero que esas vivencias no nos maten, que esas agonías nos hagan más fuertes, que esa enfermedad nos sirva para darle un mejor tratamiento a las cosas.

Me siento llenita de felicidad y no sé muy bien qué es. Tal vez que ahora podré estar con las chicas que quiero, a las que esperé largo tiempo, a las que les negué mi amor y hasta mi amistad. Tal vez por eso me siento tan feliz. Tal vez porque el feminismo vuelve a mí, la bicicleta vuelve a mí, los libros vuelven a mí, las películas vuelven a mí, la política vuelve a mí, hasta el vegetarianismo vuelve a mí, y eso ya es bastante. Cosas lindas que se van y cosas lindas que regresan. Y cambia, todo cambia.

Creo que todas las despedidas deben ser así, con poco dolor, con mucho de alegría por la otra que se atreve a buscar cosas diferentes en su vida, por que sea feliz, por que realice sus sueños. Sin drama, con esperanza. Siento que me ha dado muchísimos en estos nueve meses que nos conocemos, y siento que yo le he dado, no tanto, pero todo lo que pude.

No me gusta arrastrar cosas del pasado y siento que con algunas personas ese pasado no está cerrado. Con K pudimos cerrar heridas dos años después, ahora la quiero muchísimo. Con L, por lo menos para mí, es una situación que no está cerrada porque terminó muy mal, aunque parecía que iba a ser la relación que mejor terminara en mi vida, eso me demuestra que los seres humanos son inconmensurables en sus misterios, en sus dolores y en sus afectos. No me interesa retomar ninguna amistad con L, pero tampoco quiero que haya un ambiente de fastidio o pesar, eso desgasta y estresa aunque parezca que no. Con R siento que las cosas se dieron como debieron darse, hubo un tiempo en el que estuve llena de rencor, rabia, dolor, me sentía muy humillada y mi confianza quebrada, luego la volvía a ver y todo eso desaparecía, y sentir eso era genial, sentir que era incapaz de seguir guardando sentimientos feos hacia alguien me hace feliz. Solo guardo los recuerdos bonitos de ella, como los de K, como los de L, como los de todas las mujeres que pasaron por mi vida. Si algo quiero en esta vida, es una vida sin rencores, una vida en donde haya apreciado y agradecido todo lo malo y todo lo bueno, porque me sirvió, porque aprendí, porque fui feliz, porque hice feliz, y porque ahora todas tenemos en nuestras propias manos nuestros destinos, y eso es bueno.

Y ahora empieza mi nueva vida, aunque ya no pienso tanto en el poliamor, eso también desgasta un poquito, pienso en amores serenos y tranquilos, y de vez en cuando locos y llenos de pasión, o todo junto, pero pienso en amores, y eso es sensacional, antes me encerraba como un fetito envuelto en frazadas para que no le dé la luz del día, ahora me despierto temprano, hago ejercicios, bajo a la playa, avanzo mis tareas y tengo nuevas ilusiones.

Parece que he madurado, este post es completamente distinto al de cinco días atrás, estaba preocupada por un sinfín de cosas y todo se me acumulaba. Ahora me siento más despejada y con más ganas de hacer cosas, tiene que ver con que ya pasó la movida de la unión civil, con que he vuelto a preocuparme por mi bienestar físico, con que me siento libre de cosas que arrastraba en el pasado, y porque cosas lindas se presentan en mi camino. O tiene que ver con que he madurado simplemente, medio tarde pero en fin. A por todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s