17-21

La conocí hace cuatro años, tenía 17, venía con su mejor amigo de toda la vida, él era gay, ella estaba confundida, había estado con chicos pero no se sentía tan cómoda, y le gustaban las chicas. Estuvo participando en los colectivos y algunas actividades y luego los dos desaparecieron así que la dejé de ver. Luego de mucho tiempo me la encontré en una fiesta, la de No tengo miedo, nos saludamos, nos abrazamos, bailamos y de pronto estábamos besándonos. Yo no lo podía creer. Era esa misma chiquita que había conocido hace unos años, pero ahora era una mujer, un poco más alta que yo, más decidida, le pregunté su edad, me dijo 21, yo seguía pensando en ella como alguien de 17. Me sorprendí, ella vio mi rostro sorprendido y se reía más. Volvió a besarme con besos tiernitos, chiquitos, y luego más entradores, más apasionados. No sé en qué momento me fui, desaparecí, me fui y la dejé ahí, o tal vez ella se había ido antes y no me di cuenta, la cosa es que me perdí por ahí pero lo único que no perdí fue el recuerdo de sus besos, en la noche, en medio del baile, la bulla y el frenesí, mientras a nosotras nos rodeaba el silencio.

Luego hablamos un poquito por face, pero nada más, no me atreví a invitarla a salir ni nada. Además, le dije que estaba guardando “luto” y que duraba un mes. La volví a ver en las dos marchas que vinieron por la unión civil, en la primera tomamos unas cervezas pero nos fuimos temprano, no sé por qué, en la segunda pensé que no quería nada conmigo así que solo la saludé y no nos volvimos a ver. Hasta que volvió a hablarme por el face, casi un mes después, una semana antes de que se terminara el “luto”.

– Hola, qué tal las capacitaciones

– Todo copado

– Jaja un éxito entonces

– Sí, todo lo que es gratis suele ser un éxito

– ¿Y cuándo salimos?

– …

– 🙂

– … Oh, ¿en serio? Cuando quieras 🙂

– El jueves

– El martes

– El martes no puedo

– El jueves no puedo

– Ok, arreglaré todo para que el martes se pueda

– Perfecto

– Pusiste lo del Netflix

– Te dije que lo pondría cuando pasara el luto

– Era un mes, solo han pasado tres semanas

– Es cierto, se adelantó un poco el luto por variables inesperadas

– No importa, ya no quería esperar

– … oh

– Y qué vamos a hacer

– Ver películas y comer canchita en mi casa

– Ya, pero soy tímida

– Yo también

– Todo se arregla con cerveza

– Compro una caja

– Perfecto, nos vemos el martes

– Ya

– Es una cita

– Es una cita

– Porque es una cita ¿no?

– Claro

– Hace tiempo que no tengo citas *se emociona*

– Yo tampoco

– ¿Por el luto?

– No, porque soy tímida

– Ya me di cuenta

– ¿Y tú por qué no tenías citas?

– Quería estar sola, pero ahora que tengo varias cosas arregladas, que ya sé qué estudiar, acabo de inscribirme, y que la relación con mi familia está mejor, me dije que ya era momento de tener citas

– Y me escogiste a mí

– Siempre me has gustado

– ¿En serio?

– Tú no me crees nada ¿no?

– Jaja solo es que me sorprende un poco, nunca me di cuenta

– Me gustaba cuando usabas gorritos

– Los sigo usando, en invierno

– Y que te ponías rojita

– Lo sigo haciendo 😦

– Y me dije, si me gusta por cualquier cosa, cuando la conozca más me enamoraré

– Oh

– Te he estado stalkeando

– Jaja

– Sé de K, de L y de R

– Okkk

– Y ya es mi turno 🙂

– Perfecto

Me encantan las chicas de ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s