Boy

Tengo cinco trabajos acumulados este mes, febrero ha sido un mes lleno de cosas, y no he tenido tiempo para ilusionarme más de la chica que me gusta, creo que ahora sale con un chico, lo sospecho, aunque no le he preguntado nada porque no tengo por qué preguntarle, es su vida. Me imagino mi historia como la película “nos habíamos amado tanto”, pero así me lo he imaginado con todas, qué horrible, algún día debo enamorarme “de verdad”, de esos enamoramientos locos locos, o mejor no, si no es correspondido mejor no, qué horrible debe ser vivir algo así. También se puede vivir sin amor. Supongo. Pero debe ser muy feo. Ahora un poema, como cuando es verano, hace demasiado calor y no puedo dormir.

Sentir su cuerpo, el cuerpo reflejado en el espejo de mi alma, lo suficientemente tibio para sentir que me pierdo ahí, en el filo de su piel, sin necesidad de tocarla, pero muriendo por hacerlo, sentir su cuerpo cerca, a través de las ventanas, por debajo de las puertas, en el correo que le mando a medianoche, sentirlo como cuando reviso sus fotos esperando algo nuevo, una señal, su felicidad, que de pronto se convierte en mi felicidad sin que a ella le importe, sin que a mí me importe que le importe o no, solo sentirla esperando nuevamente que el tiempo me acerque a su boca para escucharla decir a mi oído “te quiero”. Volverá.

Anuncios