Su orgasmo, mi orgasmo

Yo ya lo daba por perdido y no me lamentaba mucho por ello. Es decir, me he masturbado desde que tengo 12 años aproximadamente, así que sabía muy bien lo que era un orgasmo.

Cuando tuve relaciones sexuales con chicos nunca tuve orgasmos, luego con mi ex esposo tampoco. Obviamente pensé que era yo la que tenía el problema. El sexo era bueno pero nunca estaba eso que mis amigas decían que era genial y que no podían vivir sin eso, y me miraban lamentando mi suerte.

Así estuve desde los 21 hasta los 28. Me separé de mi esposo y comencé a salir con chicas, algo que quería hacer desde hace muchísimo tiempo, pero el amor y otros demonios me lo impidieron. Ahora que no había nada que obstaculizara mi camino a un conocimiento y comprensión mejor de la vida y la sexualidad estaba dispuesta a explorar por los caminos del lesbianismo. Conocí a muchas chicas, al comienzo por el blog, luego por ser activista. Me acosté con algunas de ellas y… otra vez nada.

Entonces otra vez pensé que el problema era yo, obviamente estas chicas tenían sus orgasmos y eran felices y yo me preguntaba si mi vida sería de nuevo la misma vida sin orgasmos que había llevado hasta ahora. Al comienzo me opuse triste porque pensé que el asunto este se solucionaría si cambiaba de… como lo digo? Pareja sexual???  No lo sé. Sin embargo, creí que algo mejoraría, aunque lo único que pude comprobar fue que acostarse con mujeres era muy diferente a acostarse con hombres, lo que no era una novedad, ya me lo imaginaba, pero quería comprobarlo. Tienen tiempos distintos, formas especiales de hacer las cosas, bastante intuición, más conocimiento del cuerpo en su integridad y muy poco miedo. Pero de orgasmos, nica.

Quién pensaría que a los 30 recién tendría un orgasmo con una persona, y aún mejor, con una chica de 21 años, y mucho mejor aún, con una chica a la que quiero y deseo todos los días, que me vuelve loca de vez en cuando, pero la mayoría de las veces me da tranquilidad, comprensión y ternura, una chica que se entrega totalmente a mí y aguanta mis tonterías. En pocas palabras, mi chica.

Y sucedió así:

Al principio, cuando empezamos a salir nos acostábamos casi todas las semanas y era divertido, pero nada más, otra vez ese orgasmo huidizo que se escapaba de mis manos. Luego ella me dice que tampoco había tenido orgasmos con sus anteriores parejas. Yo me sorprendí. Al comienzo creí que era mentira, pero luego lo comprobé: tampoco tenía orgasmos conmigo.  Después de eso, terminamos.

Cuando volvimos lo intentamos otra vez y de ahí ya no me importó, otra vez a acostumbrarme nomás. Pero una noche, mientras estábamos haciéndolo ella tuvo su orgasmo por primera vez en su vida. Es decir, su primera vez con alguien, porque ella también se masturbaba de vez en cuando.

Y me pareció sensacional viendo que por fin lo había tenido y yo había sido parte importante en su realización. Entonces ella me dijo algo que pensaba que era muy difícil de lograr: te prometo que vas a tener un orgasmo.

Así seguimos, ella volvió a tener orgasmos y yo nada, hasta que una noche de un lunes de noviembre, en su casa, por fin lo tuve. Al comienzo no creía que lo que sentía era eso. Ese sentir que algo viene a tu cuerpo con fuerza y que no puedes resistirlo y tratas de controlarlo y luego se sale de control y todo tu cuerpo se ve invadido por un placer alucinante hasta que termina y piensas que fue lo máximo y que qué has estado haciendo tanto tiempo sin poder disfrutar de esto con alguien a quien quieres.

Luego volvimos a hacerlo un miércoles de esa misma semana y esa vez fue mejor, porque tuve dos orgasmos seguidos (y con eso me enteré que podía ser multiorgásmica), primero uno fuerte e intenso; unos segundos después, uno lento e integral. Fue impresionante. La última vez fue un viernes, y ahí me despedí de los orgasmos, y no sé porqué, pero hasta ahora no he vuelto a tener uno. Ella aún los tenía también, pero ahora muy de vez en cuando.

Estoy segura de que volverá en algún momento, pero si no vuelve tampoco me importa, ya lo viví, ya sé lo que es tener un orgasmo con la persona que quieres, y te quiere. Ya puedo descansar en paz.

Visita al psicóloco

Hoy fui al psicólogo, es mi segunda visita porque me está haciendo un test de personalidad. El psiquiatra me derivó a psicología para que me diera armas para enfrentarme a la fobia social, aparte de hacerme un test de personalidad y otro de cociente intelectual, así que fui. Hasta ahora no me ha dado nada. Me ha hecho varias preguntas sobre mi vida. Este es un pequeño diálogo que tuvimos:

P: ¿De qué religión eres?

Yo: Soy atea

P: ¿Eres agnóstica o atea? a ver explícame

Yo: Soy atea, no creo en Dios, creo en el ser humano, así de simple

P: ¿Y por qué decidiste ser atea?

Yo: Imagino que fue una cuestión de análisis y de reflexión personal

P: ¿Y te sientes bien?

Yo: Sí, claro

No sé si el doctor me preguntaba eso para ver si yo me molestaba y analizar mi personalidad colérica o ver si lo tomaba bien, o si me llegaba. Aunque parecía muy sincero con sus preguntas estúpidas, sobre todo la última.

Esta semana regresé y entre todas sus preguntas salió lo de la pareja.

P: ¿Me dices que tienes una hija y que estás separada?

Yo: Así es

P: ¿Por qué te separaste?

Yo: Se acabó el amor

P: ¿No fue por una cosa terrible o alguna discusión fuerte?

Yo: No, todo fue muy tranquilo, simplemente ya no nos queríamos como antes

P: ¿Y en dónde estás viviendo?

Yo: Con mi hija en la casa de él, somos muy civilizados

P: ¿Y duermen juntos?

Yo: No, dormimos separados

P: ¿Entonces están separados de cuerpos, digamos?

Yo: Sí

P: ¿Y ahora tienes alguna relación? ¿Estás saliendo con alguien?

Yo: Sí, tengo pareja

P: ¿Y te llevas bien con él?

Yo: Mi pareja es una chica

P: Ah ya, ¿estás con una chica ahora?

Yo: Sí

P: ¿Y te sientes bien?

Yo: Muy bien

P: ¿Y cómo así decidiste estar con una chica ahora?

Yo: Bueno, técnicamente sería bisexual aunque prefiero denominarme lesbiana por un asunto de valorar una palabra que no tiene porqué ser ofensiva para nadie. Pero siempre me han gustado los chicos y las chicas, me he enamorado de chicas y de chicos y creo haber sido muy feliz con ambos

P: ¿Y tienes una pareja hombre también?

Yo: No, solo chica

P: ¿Y cuándo te diste cuenta de tu opción?

Yo: No es una opción, es una orientación sexual, como la heterosexualidad y la homosexualidad

P: ¿Y por qué no es una opción?

Yo: Creo que nadie puede escoger una vida en la cual te van a despreciar, humillar, insultar, discriminar y marginar con el transcurrir del tiempo y en casi toda tu vida, y en donde tengas que estar dando explicaciones de la movilidad de tus afectos todos los días.

P: ¿Y no te importa que no puedas tener hijos?, ya sabes, mujer con mujer no pueden tener hijos

Yo: Yo no quiero tener más hijos, y no creo que sea necesario en esta vida tenerlos, no creo que sea el destino, la tarea o la misión de las mujeres el procrear, no soy un útero con patas esperando a que me fertilicen, soy una persona feliz así como estoy.

P: De acuerdo, ¿y tú pareja qué edad tiene?

Yo: 21 años

P: Es bastante joven

Yo: Si

P: ¿Y piensas casarte con ella?

Yo: No quiero casarme, además recién llevamos 6 meses y solo lo haría si es completamente vital para ella hacerlo y solo por ella lo haría porque a mí no me interesa, no creo que sea necesario para seguir siendo felices como estamos ahora

P: ¿Pero piensas vivir junto con ella?

Yo: En el futuro sería lo ideal

P: ¿Y quién es la activa en la relación?

Yo: ¿La activa?

P: Si, la que asume el rol masculino

Yo: No nos manejamos por roles, ninguna de nosotras es pasiva o activa, no creemos que sea necesaria la presencia de un rol activo o masculino para consumar una relación con una mujer y que esta necesariamente tenga que ser pasiva. Esas son ideas que nos han hecho creer para pensar siempre que es necesario que existan un hombre y una mujer en una relación afectivo-sexual y que si no es así todo lo demás serán simples imitaciones que carecen de valor.

P: ¿Y me has dicho que haces activismo?

Yo: Sí, soy voluntaria en el MHOL

P: ¿Qué es el MHOL?

Yo: El Movimiento Homosexual de Lima

P: ¿Así?, nunca había escuchado de eso

Yo: Es uno de los más antiguos de América del Sur. Este año cumple 28 años desde su fundación.

P: Qué interesante

P: No entiendo porqué han pedido un test de cociente intelectual

Yo: Yo tampoco

P: La próxima semana tiene que venir tu mamá

Yo: ¿Mi mamá?

P: Si

Yo: ¿Por qué?

P: Es necesario para terminar el test de personalidad

Yo: Está bien

Así que no sé qué hacer ahora para que mi mamá acepte ir donde el psicólogo conmigo. Creo que la sobornaré.

Casi totalmente visible

No escribo desde el 6 de enero y ya estamos 27 de febrero. He tratado de escribir todo este tiempo, pero no podía, llegaba a casa cansadísima y lo único que quería era bañarme y dormir, aunque eso resulta imposible porque Cami quiere abrazarme, conversar conmigo, contarme sus cosas y pedirme un millón de juguetes; entonces, como no la veo en todo el día, y el sentimiento de culpa es grande, me quedo conversando con ella hasta que me vence el sueño

Voy a ponerme un poco al día. Novedades conmigo, creo que ninguna excepto que ya tengo trabajo. Sigo con la misma chica (K) hace casi 6 meses, nos queremos y las cosas nos van muy bien a pesar de ser completamente diferentes, quizás ese sea el secreto. Voy y vengo de casa de mi hija a casa de ella y así estoy por el momento.

En el activismo LGTB sigo apoyando en el MHOL, voy después del trabajo, los lunes a los talleres para chicas y los viernes al cine lésbico; y el Bloque Estudiantil corre solo. Estamos pensando hacer muchas cosas para lesbianas y bisexuales, pero aún son proyectos.

Les voy a contar como fue que conseguí trabajo. Revisé los clasificados del periódico un domingo como habitualmente hago y encontré un anuncio que solicitaba un/a corrector/a de estilo. Así que mandé mi CV. A la semana me llamaron y fui a la entrevista. En la entrevista casi no dije nada porque el entrevistador hablaba y hablaba y me enseñaba las oficinas y me preguntaba si me gustaría trabajar con ellos. Le dije que sí y me dijo que vuelva al día siguiente para una prueba. Volví al día siguiente y conmigo dieron la prueba dos chicas y dos chicos más. En total éramos cinco corrigiendo un texto legal. Cuando terminamos dijeron que si aprobábamos nos llamarían, a los dos días me llaman y me dicen que aprobé y que les gustaría que trabaje con ellos.

Acepté y me aparecí el 1 de febrero en mi nuevo trabajo. Me ofrecieron entrar a planilla directamente, tengo seguro, CTS, gratificaciones, utilidades y estoy afiliada a una AFP, además de una asignación familiar por mi hija, así que firmé un contrato por 11 meses. No es el trabajo ideal, pero por el momento estoy bien. He encontrado a varios compañeros de la universidad de otras bases y nos llevamos muy bien porque hemos compartido los mismos profesores y experiencias en general.

Al principio iba con ropa formal, ahora voy más relajada con jeans, polo y zapatillas. Es en Miraflores así que desde San Juan de Lurigancho se hace una eternidad llegar, lo que empeora por las obras en las pistas que retrasan aún más el tráfico. He tenido que cambiar de ruta y ahora voy por Abancay. Me levanto temprano para preparar mi almuerzo, porque ahí el menú se llevaría todo mi sueldo, aunque cuando me quedo en casa de K, ella prepara mi almuerzo.

El primer día yo le comenté a una compañera que tenía una hija. Salió de la conversación y supuso que estaba casada y todo porque no me hizo más preguntas. Luego vino otra compañera y me preguntó si tenía amado, le dije que no; ¿amada?, sí. Las dos se estremecieron en sus asientos. La otra dijo: Tu hija. Y yo solo atiné a contestar: ajá.

Pero me sentí mal, estuve pensando y reflexionando y me dije a mí misma que no iba a seguir ocultando una parte importante de mi vida, así que si me volvían a preguntar algo iba a ser sincera y les respondería la verdad, no quería verme en el espejo y no verme reflejada.

Un día mi compañera me pregunta si voy a almorzar en la empresa o en la calle. Le dije que iba a venir una amiga y que íbamos a comer juntas. Ah, me dice, una amiga, ¿también es lingüista? No, le respondo. Y estoy a punto de irme, pero me volteo y le digo: en realidad no es mi amiga, es mi novia. Ah, tu novia, me dice, ¿y desde cuándo están juntas? Hace cinco meses. Qué bien, qué chévere. Y me fui.

Luego mis compañeros también me preguntaron si tenía pareja o enamorado y les dije que sí, que tengo novia, que se llamaba K y que nos iba bien. Al principio se sorprendieron obviamente, nadie espera una respuesta así. Ahora lo toman de lo más normal y hacemos bromas todo el tiempo de eso. Creo que me juzgarían más si yo fuese medio bruta o más masculina. Pero como no soy ninguna de las dos cosas lo consideran aceptable. La discriminación es mayor mientras menos cosas favorables tengamos en la imagen que damos según los cánones estéticos, económicos, sociales y culturales occidentales.

Las semanas siguientes repartí revistas EsD’Les y Visibles, les dije que soy activista del MHOL y ahora mis compañeras quieren ir a conocer. Algún día las llevaré, cuando realmente tengan tiempo.

Hace un tiempo tuve una discusión muy triste con K cuando fuimos a Chosica. Me reencontré con algunos amigos que no veía hacía mucho tiempo. Ellos administran un bar y ahí estuvimos. Nunca les dije a mis amigos que era lesbiana o bisexual, porque cuando los conocí tenía una vida heterosexual y no me interesaba cambiarla. Esa noche estuvimos de lo más normal, pero K y yo actuamos como si fuésemos solo buenas amigas. Y eso entristeció a K. Cuando me lo dijo me sentí juzgada y me puse muy triste. Ella se disculpó ya que en ciertos ambientes y con ciertos amigos hace lo mismo. Es decir, actuamos como si fuéramos buenas amigas porque nadie sabe que es lesbiana. Me pareció injusto que se molestara por eso y como había tomado me puse muy sensible y estuve llorando todo el camino.

Hoy en el msn encontré a uno de mis amigos de esa noche. Le dije que ella ahora salía con chicas y él me dijo que ya lo sabía, que no era una novedad, de ahí me dijo que vaya a visitarlo y lo tomó todo muy bien. Él se va a encargar de que todos mis amigos en Chosica lo sepan, así que ya no tengo de qué preocuparme.

Ahora solo falta hablar seriamente con mi madre y con mi hermana, porque nis hermanos ya lo saben, y yo creo que ellas también, pero simplemente no lo quieren aceptar. Es más, a mi madre se lo he dicho un montón de veces y nunca me ha dejado continuar. Mi hermana me ha visto con una chica y hasta me he acostado en el cuarto contiguo al suyo con ella y hemos hecho un ruido espantoso teniendo relaciones y ella sigue sin comentarlo y como si no pasara nada.

Así que estoy devuelta en el blog, ojalá pueda escribir continuamente.

revelaciones

Fui con K y Cami a pasear hace unos días, estuvimos toda la tarde juntas y luego cansadas regresábamos a casa para dejar Cami y acompañar a k a la suya. En el camino Cami estaba adelante jugando y yo con K detrás conversando. De un momento a otro me dieron ganas de besar a k y lo hice, justo en ese momento a Cami se le ocurre voltear y nos ve. Nos separamos rápidamente, Cami se acerca a mí y me abraza pero no me dice nada.

Al día siguiente me pregunta qué estaba haciendo con K cuando ella volteó. Le dije que estábamos hablando cerca y chocamos. No me atrevía aún a decirle que es mi pareja o algo así y que nos estábamos besando. Cami me miró, no me dijo nada, se fue y siguió jugando.

Al día siguiente estábamos viendo Mi  novia Polly en donde aparece un personaje gay que dice que tiene novio. Cuando escucha eso me pregunta:

C: ¿es gay?

V: Si

C: ¿y tiene novio?

V: Ajá… uhmmm ehhhhh y yo tengo novia.

C: ¡¡¡¡¡¿Tú tienes novia?!!!!!

V: ¡Así es!

C: ¿Cómo se llama?

V: K

C: Ohhh, con razón se estaban besando…

V: (plop)

Luego de un rato comienza a molestarme

C: tienes novia, tienes novia, le das besito, le das besito

V: tú también tienes novia

C: yo no tengo novia ni novio

V: pero yo sé quién te gusta, yo sé quién te gusta,

C: ¿quién?

V: Jossie

Se queda estupefacta mirándome

C: ¡¡¡¡¡mamá, has leído mi diario!!!!!

V: ¿¿¿Ah???

C: ¡¡¡¡¡has leído mi diario!!!!!

V: noooo, ni siquiera sabía que tenías diario

C: ¿¿¿entonces cómo sabes????

V: es fácil de adivinar, dices que es tu mejor amiga, pero en el salón nunca te le acercas, la miras, y esperas a que ella venga y te jale de un lado a otro

Cami me mira, aún no cree que no haya leído su diario, va a buscarlo en donde lo ha escondido, lo encuentra, lo vuelve a esconder. Yo sigo sorprendida de que una niña de 6 años tenga un diario, sorprendida solamente de que escriba en él, sorprendida totalmente de que escriba.

Por último me pregunta

C: ¿¿K va a ser mi mamá??

V: si tú quieres, si no quieres no

C: sí quiero

 

Amistad erótica

Comenzó así, ese era nuestro acuerdo cuando decidimos volver a salir luego de terminar. Habíamos cumplido un mes y mi eterna desazón e insatisfacción completó el tiempo límite que estoy con alguien y decidí terminar.

Lo hice el mismo día que se supone debíamos celebrar. La lastimé (luego lo supe). Pero ella lo tomó tan bien esa noche, conversamos, se rió, bailó como nunca, nos besamos como nunca y nos acostamos como nunca. Todo fue espectacular. Era el mejor rompimiento que tenía en mi vida, sin rencores, sin reclamos, sin lágrimas, sin dramas. Me sorprendió, pensé que nunca me quiso, pensé que yo tampoco la quería. Pensé demasiadas cosas. Hicimos todo lo que no teníamos que hacer.

Sus amigas me recomendaron que no la volviera a ver para poder superar nuestra relación y tratar de ser amigas. Traté de hacerlo pero no pude, sus amigas eran mis amigas, estábamos siempre en los mismos grupos, era inevitable vernos, ir a los mismos sitios, salir con la misma gente. Lo intentamos, tratamos un tiempo de ser amigas. No se pudo. Algo nos jalaba a estar juntas a pesar de que yo trataba de que no pasara nada.

Ella persistió, fue tenaz, admiro a la gente que hace cosas locas por amor, porque yo soy incapaz de hacerlo, yo me rindo a la primera muestra de desamor, simplemente no lo soporto, no puedo, me declaro vencida.

Ella estaba siempre en donde yo estaba, me miraba, me cuidaba, soportaba mis estupideces, mis malos tratos, mis desaires, mi orgullo, mis temores, me tenía paciencia, me comprendía, escuchaba tiernamente mis monólogos de ebria, mis aires de grandeza, mi vanidad, mi autosuficiencia. Sabía perfectamente que esa no era yo. Ella me había visto con el alma abierta, vulnerable, triste. Ella sabía cómo era yo desnuda de máscaras, de caretas, de falsedades. Conocía mis locuras, mis ansiedades, mi desolación. Ella me había visto toda y me amaba así, tal como era.

El trato era salir juntas, sin compromiso alguno, conocernos, usarnos, dejarnos. No saber nada la una de la otra al día siguiente, ser libres. Recordé un libro que me marcó cuando era muy joven, la insoportable levedad del ser, me sentí demasiado leve, sin pesos, me sentí bien, y así como el protagonista soñé en la posibilidad de las amistades eróticas, aquellas amistades tan completas que nunca terminan, solo evolucionan, se hacen más ricas, más nutritivas, más apasionantes, más completas, más satisfactorias. Las amistades que se recuerdan siempre, a las que una siempre les dedica una sonrisa en los momentos menos pensados.

Ese era el trato. Empezamos dos semanas después de terminar. Seguimos juntas hasta ahora.

Terminó la U, termina el año

Ayer terminaron las clases para mí, imagino que para otros aún continúan. Yo siento que han terminado porque creo haber aprobado todo aunque eso recién lo verificaré cuando vea mis notas publicadas, puede que algún profesor cagón me haya jalado aunque no creo (eso espero).

Fueron 5 años, y no voy a decir que pasaron volando, porque cada uno me parecio más lento que el otro. Los dos últimos años fueron los más complicados. En medio de mis estudios universitarios me separo de mi esposo, me voy de casa, consigo un buen trabajo, casi pierdo un ciclo por este buen trabajo, renuncio, regreso a casa, voy al mhol, me identifico como lesbiana, cuestiono todo, me siento más cercana a lo queer y comienzo el activismo.

Mi vida da un giro total. Y nada vuelve a ser lo mismo.

Por ejemplo, en las relaciones de pareja, al comienzo estaba con chicas supercaletas, que tenían que ocultar que eran lesbianas a todo el mundo, me refiero al mundo heterosexual. Ahora no resistiría estar con una chica clóset, aunque respetaría sus elecciones siento que todo mi ser se revelaría ante ello.

En mi carrera (lingüística) me alejé de todo lo abstracto que me gustaba tanto (fonética, fonología, sintaxis) para acercarme a cuestiones que están entrelazadas con lo social (semántica, pragmática) y al final quedarme con el análisis crítico del discurso, algo que ya jamás dejaré, porque es lo que más me llena.

En la relación con mi familia y amigas me convertí en una persona más sincera, y aunque me alejé mucho de mis amigos heteros y de mi familia en general, porque sentía (y aún siento) que sus intereses nunca serán los míos, será inevitable no pensar en todos ellos con cariño.

Con mi hija todo ha mejorado, somos más unidas, me interesa un crecimiento más íntegro y más ético en ella que la educación para el éxito y la satisfacción material que nos inculcan. Y que conmigo no funcionó y que espero, tampoco funcione con ella.

En el activismo, sigo siendo parte del MHOL que me dio un espacio en donde sentirme acogida, un lugar en el cual podía construir una identidad lésbica sana, libre y feliz, me dio el valor de ir por las calles visibilizando mi amor con orgullo y sin temores, me otorgó la posibilidad de hacer de mi vida una vida más habitable y digna, me facilitó los medios para hacer de su lucha por nuestros derechos también mi lucha, y me sigue dando la oportunidad de ayudar y ver en otras chicas el mismo proceso de identificación y de orgullo, de compromiso y de libertad que siento ahora.

Me siento orgullosa de formar parte del grupo Versiones UNMSM, el único grupo abiertamente lésbico-gay-bisexual de mi universidad. Las ilusiones de todos mis compañeros me llenan de ilusiones a mí también.

Me siento contenta de haber concretado un sueño que tenía junto con O de formar una gran organización de estudiantes LGTBI en donde pudieran confluir todos los grupos de diversidad sexual de las diferentes universidades de Lima y luego del Perú. Esta organización ahora se llama Bloque Estudiantil LGTBI-Perú y está compuesta por GPUC-GUDS, Versiones UNMSM, Derecho LGTB-USMP, Acción Crítica-PUCP, Rune Aeri-U de Lima y La Mestiza Colectiva-UNMSM, además de varios miembros independientes.

Me siento satisfecha de haber apoyado a la ULBMHOL en los Talleres de los lunes para lesbianas y bisexuales, con el programa por internet EsD’Les, con el blog lesbianasmhol.blogspot.com y con el facebook que nos ha permitido llegar a cientos de lesbianas y bisexuales de aquí y de todo el mundo, y de haber logrado avanzar en la consecución de diversos proyectos como la Escuela de Formación de Activistas, el Círculo de Lectura,  los Talleres de Lesbianismo Básico y la revista EsD’Les, que ya va en su segundo número.El próximo año se abre con nuevos proyectos como el espacio de cine, y nuestro propio programa por Internet.

Con Versiones y el Bloque Estudiantil también se perfilan diversas actividades a concretarse. Se han creado espacios en los cuales crear y transformar el mundo se han convertido en posibilidades reales de vida y de lucha por cambiar el mundo.

También formo parte de una colectiva completamente zafada, radical, transgresora y loca, en donde he conocido a personas completamente comprometidas con sus ideales, tanto  sí que  arriesgan lo que muchos no se arriesgarían a perder solo por modificar formas represivas y opresivas de controlar los cuerpos y las vidas de las mujeres. Activistas totales capaces de sacrificar sus vidad por sus sueños, no pude dejar de sentirme atraída por ellos y de sentirme a gusto con sus ideas, tan alejadas del pensamiento heterosexual patriarcal y del feminismo conformista engarzado al sistema.

Por todo esto, que ya parece un balance de mis pasos este año, me siento realmente feliz. Mi balance sale azul.

 

 

 

Volver a vivir

Me obligo a escribir porque no tengo ganas, siento que debo colgar algo por aquí ya que hace tiempo no escribo, pero tampoco es válido escribir cuando no se tienen ganas.  

Debe ser la música que estoy escuchando que es bastante triste, o que se acerca el final de este año y que siento la necesidad de hacer un balance de todo lo que hice y lo que no hice.

Los balances me dan miedo, siempre salgo perdiendo en algo. Me dan la sensación de una falta, de una ausencia. Sé que debo sentirme orgullosa de algo y no encuentro ese algo que me haga sentirme orgullosa.

Hace poco me hicieron una entrevista. En una pregunta sobre el activismo comenté que cuando me sienta muy cansada, muy hastiada de lo que hago, no ocurrirá que yo deje el activismo, sino que el activismo hace tiempo me habrá dejado a mí.

Y yo me convertiré en un alma deshabitada, vacía, sola. Volveré a una vida “normal”.  

Espero que el activismo nunca me deje. Espero seguir en esto toda mi vida.

Otra motivación era mi hija, pero no por el hecho de ser madre, sino porque ella representa mi infancia, la infancia que siempre quise, una infancia libre y sin verguenza. Ella representa la posibilidad de más niñas y niños raros felices. Y esa posibilidad me llena de esperanza y alegría. 

Otra motivación es ver a chicas jóvenes, que estuvieron como yo alguna vez, sintiendo que ya no podían más, sintiendo que no vivían una vida plena. El ver a estas chicas activando, involucrándose con otras personas como nosotras es quizás lo que me hace sentir mejor. Lo que me hace sentir bien hoy.